Marc Marquez da un paso de gigante en su camino hacia el mundial en una desconcertante carrera

Desconcertante, emocionante, sorprendente y extraña. Así ha sido la carrera de 125cc del Gran Premio de Portugal celebrada esta tarde en Estoril.

Nico Terol dominó la primera parte de la carrera junto a Marc Marquez hasta que la lluvia provocó que se suspendiese la carrera. Dirección de carrera declaró finalmente la reanudación en seco, pues la lluvia cesó. Prácticamente todos los pilotos salieron con neumáticos de seco, excepto Pol Espargaró que se arriesgó a montar neumáticos de lluvia.

Marc Marquez dejó el box camino de parrilla, pero en la vuelta de formación cayó inexplicablemente provocando desperfectos en la cúpula y el carenado de su moto. Regresó a boxes ante el asombro de su equipo para tratar de reponer piezas pero, al intentar regresar a la parrilla el pit lane estaba cerrado, por lo que tuvo que salir en la segunda carrera desde la última plaza. Esta segunda manga se disputó a nueve vueltas.

Nico Terol se situó de nuevo primero tras la nueva salida, pero Marc Marquez realizó una salida legendaria para situarse cuarto y posteriormente segundo y mantenerse tras Nico Terol y por delante de Bradley Smith, que realizó una brillante labor tratando de ayudar a su compañero de equipo.

Así se mantuvieron durante toda la carrera, mientras Pol Espargaró perdía posiciones paulatinamente debido a sus neumáticos.

Finalmente, en la última vuelta, Marquez rebasaba a Terol y se anotaba una épica victoria en una carrera que deja a Marquez a un pasito del título, pues la ventaja sobre Terol es de 17 puntos a falta de una carrera, la semana que viene en Cheste.

Pol Espargaró fue finalmente décimo, con lo que perdió sus opciones de título matemáticamente.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias