El Circuito de Laguna Seca es uno de los mas espectaculares de la actualidad, las carreras que en él se disputan se convierten en las mas seguidas de la temporada. El sacacorchos es la curva mas famosa de todo el campeonato y quien allí gana se gana el respeto y la admiración de la afición.

A finales de los años ochenta, concretamente en 1988, se celebró la primera carrera mundialista en el circuito californiano, hasta que dejó de disputarse en 1994 para retomarlo en 2005.

Poco interés despertaban las carreras del Campeonato del Mundo en Estados Unidos, a pesar de ser dominadores de la categoría reina, por eso se llevó hasta allí una prueba del mundial.En 1989 se disputaba la tercera ronda del mundial, Rayney, Schwantz, Lawson, Spencer, Mamola…todas las estrellas del motociclismo norteamericano estaban presentes. Ellos, acostumbrados a los circuitos peligrosos y al dirt track no daban suficiente importancia a las pocas condiciones de seguridad del circuito.

Los pilotos y los organizadores comenzaban a exigir seguridad en los circuitos y, con el paso de los años, consiguieron no competir en trazados como Anderstop, Salzburgring o Rijeka.

Aquella carrera produjo escenas espectaculares, todos los pasos por el sacacorchos lo son, pero también se vieron escenas lamentables.

Surrealista imagen de una ambulancia en medio de la pista, ¡No pararon la carrera!

Wayne Gardner, Campeón del Mundo de 1987, cayó en las primeras vueltas rompiéndose una pierna. Las imágenes de la ambulancia yendo a buscarlo sin parar la carrera en medio de corredores en pista eran simplemente…

Ver a los comisarios retirar los sidecares que volcaban en el sacacorchos (si, ¡En Laguna Seca corrían sidecares!) ponía los pelos de punta, pero la gota que colmó el vaso de aquella nefasta carrera fue una negligencia de otro piloto.

Wayne Rayney ganó aquella carrera, seguido de Schwant y Lawson. Kevin Magee fue cuarto tras un bonito duelo con Eddie Lawson y quiso celebrarlo con el público haciendo burnouts en el centro de la pista provocando una nube de humo que impidió a Bubba Shobert ver al piloto australiano con quien impactó de forma brutal.

Magee sufrió la rotura de una pierna, pero Shobert quedó tendido en el suelo inconsciente, con heridas de las que tardó meses en curarse. No volvió a competir.

En primer plano, Kevin Magee. Al fondo un comisario y Eddie Lawson atienden a Bubba Shobert

Afortunadamente ahora Laguna Seca es otra cosa, con una organización mucho mejor desde su retorno en 2005 y nos ha ofrecido imágenes inolvidables como el Gran Premio de 2008.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias