Fuente: Repsol Media

Después de dos largos meses en los que el reglamento prohíbe entrenar con las motos del Mundial, Marc Márquez ha vuelto a enfundarse hoy el mono para continuar con su proceso de adaptación a Moto2. El piloto Repsol ha aprovechado una soleada jornada en el Circuit de Catalunya para retomar las sensaciones sobre su moto, a la que no se había subido desde el pasado mes de noviembre.

El vigente Campeón del Mundo de 125cc ha completado hoy 54 vueltas al trazado catalán siguiendo con el plan elaborado por su equipo de adaptación a la categoría intermedia. El piloto Repsol ha salido a pista minutos después de las doce del mediodía, cuando el asfalto del Circuit ha cogido una temperatura suficiente -que ha llegado a alcanzar los 24ºC- y que ha permitido rodar con seguridad en un día no demasiado frío – 17ºC-, para ser invierno.

Sin realizar grandes cambios en su moto, Márquez se ha centrado en tomar nuevas referencias en el trazado catalán, y adaptarse a las exigencias de una moto mucho más grande y pesada. Después de dos meses alejado de los circuitos, centrado en el trabajo en el gimnasio, con la bicicleta y algunas jornadas de motocross –para mantener el contacto con la velocidad-, Marc Márquez ha concluido esta primera jornada satisfecho con su rendimiento en la pista, en la que mañana completará una segunda y última sesión de entrenamientos. Posteriormente, el equipo pondrá rumbo a Valencia para proseguir con los siguientes entrenamientos, previstos para el jueves, viernes y sábado de esta misma semana.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias