Tras apenas un día de descanso desde los primeros entrenamientos del año realizados en el Circuit de Catalunya, Marc Márquez ha vuelto hoy al trabajo en el trazado valenciano. Los entrenamientos, que durarán hasta el sábado, permitirán a Márquez seguir con su proceso de adaptación a Moto2 en un nuevo circuito mundialista.

A pesar de las bajas temperaturas -apenas 14ºC-, el piloto Repsol ha podido aprovechar la soleada jornada de hoy en Valencia para completar más de 200 kilómetros, tras realizar 52 vueltas. No ha salido a pista hasta pasadas las doce del mediodía, cuando el asfalto ha alcanzado una temperatura cercana a los 20ºC que permitía rodar con suficientes garantías, y ha empezado a tomar nuevas referencias en el circuito valenciano.

Con un mejor tiempo de 1 minuto, 37 segundos y 18 centésimas, Márquez se ha centrado nuevamente en continuar adaptándose a las exigencias de su nueva moto, que al ser mucho más pesada resulta bastante más exigente físicamente que la del octavo de litro, especialmente en trazados técnicos como el de Valencia. Al final del día, el piloto Repsol ha podido probar algunos ajustes distintos en la puesta a punto con los que empezar a conocer las posibilidades de su nueva moto y, aunque ha terminado satisfecho, es consciente de que queda mucho trabajo por delante.

Trabajo que continuará los dos próximos días, en los que deberá seguir puliendo los aspectos que más dedicación requieren en comparación con la moto de 125cc., como son la frenada o el paso por curva.

Comunicado Repsol Honda

Suscríbete a nuestro boletín de noticias