Comunicado y Foto: Racing Tolua

El Mundial de MotoGP aterriza este fin de semana en el circuito de Montmeló, donde se disputará el GP Catalunya, quinta cita del campeonato. La categoría de 125cc se presenta sumamente abierta e igualada. Un panorama del que puede sacar partido Efrén Vázquez, que viene de subir al cajón en Le Mans. El piloto vizcaíno reconoce que el Circuit es un trazado que “se me suele atragantar”, pero está convencido de poder “hacer valer el plus de confianza” con el que afronta esta carrera.

Al margen del crédito adquirido, Efrén entiende que ese podio no debe significar ningún cambio en la metodología de trabajo empleada hasta el momento. “La labor que veníamos realizando era positiva y los resultados tenían que llegar. El tercer puesto en el GP Francia nos reafirma en ese convencimiento. Vamos a seguir sin marcarnos metas concretas a corto plazo. De ese modo podremos salir adelante en un circuito que nunca ha sido talismán para mí”.

El piloto del Ajo Motorsport cree que la anterior carrera abrió una perspectiva diferente a la hora de valorar el campeonato. El de Rekalde opina que “se demostró que no hay nadie imbatible y que las fuerzas están más parejas de lo que parece”. El hecho de que en cada carrera haya un amplio grupo de pilotos con opciones de podio plantea un escenario interesante para Vázquez; “con tanta igualdad hay que hilar muy fino para gestionar correctamente cada situación y nosotros somos capaces de hacerlo”.

El pupilo de Torrontegui define Montmeló como un trazado “exigente” y con “mucha miga”. En ese sentido Efrén advierte que “es muy fácil ceder tiempo si se pierde la concentración; hay que ser muy regular”. En su opinión los puntos claves del circuito son “la chicane de final de recta y los dos últimos giros rápidos de derecha”. La puesta a punto del chasis, la respuesta de los neumáticos y la resistencia física del piloto serán también determinantes.

[publicidad]

Suscríbete a nuestro boletín de noticias