Foto: David Asencio Padilla

¡Que no cunda el pánico! No ocurre absolutamente nada. A pesar de la caída en la primera carrera, Carlos Checa conserva el liderato del mundial y una ventaja que le permite asumir con cautela el resto del campeonato. Aun así, su actitud ganadora y positiva aun nos deparará grandes momentos a lo largo del certamen.

Tanto Biaggi como Melandri han respirado y han aliviado un poco la sensación de impotencia con la que habían afrontado las carreras precedentes.

Melandri quiso jugar con Biaggi al más puro estilo Rossi, ponerse tras el romano y esperar el fallo. Funcionó en la primera, pero no en la segunda, donde fue el propio Melandri quien casi acaba por los suelos.

Ellos dos son los únicos que en este momento podrían hacer sombra a Checa porque, el resto de pilotos, están a años luz.

Sensacional actuación de Lascorz, que cada día esta mejor y no sería de extrañar que a lo largo de las carreras que restan nos regale algún pódium.

Lástima de la lesión de Corser, en un equipo oficial BMW que no encuentra el camino correcto. Lástima igualmente del mal fin de semana de Rubén Xaus, lastrado por la poca competitividad de la Fireblade.

Un aplauso para David Salom, que subió en el pódium en Supersport, que puede saber a poco tras su gran fin de semana, pero que será el impulso para aspirar a retos mayores en próximas carreras. Ese pódium aliviaba a su equipo, que vio como Parkes perdía la carrera y el liderato a pocas vueltas del final cuando marchaba primero. Yamaha recupera el liderato con Chaz Davies, pero ve como Scassa de aleja del título al hacer su segundo cero consecutivo.

Y quiero reconocer el papel de Nacho Calero en la carrera de Superstock 600, una bandera roja en entrenamientos le privó de luchar por la pole. Hizo una salida esplendida en carrera, luchaba por el pódium en inferioridad de condiciones, pero el verse obligado a forzar, provocó que cayera.

[publicidad]

Suscríbete a nuestro boletín de noticias