Ricard Cardús, Carmelo Morales, Kev Coghlan Foto:QMMF Team

Hay campeonato. Es un alivio pensar que todavía queda más de la mitad del mundial por celebrarse y no todo está decidido, como parecía tras el Gran Premio de Inglaterra, aunque en algunos casos haya habido lesiones por medio.

Una lástima la lesión de Nico Terol en los entrenamientos oficiales. Su mano dañada le obligó a volver a Barcelona para operarse sin poder disputar la carrera de 125cc. Una pena porque no formó parte de un espectáculo soberbio, sobre todo en las primeras vueltas. Sin el líder aparecieron hasta siete aspirantes a la victoria que hicieron disfrutar de lo lindo.

Al final ganó Viñales, que va a dar mucha, muchísima guerra en lo que queda de campeonato. Sensacional primer pódium para Luis Salom en casa de su equipo, y Gadea regresa al pódium. Romero, Jové y toda su estructura están haciendo un trabajo extraordinario que está ofreciendo grandes resultados, como los de Tito Rabat en Moto2.

Terol puede consolarse con el hecho de que Folger, segundo de la general, no estuvo en los puestos de cabeza, y no recortó en exceso su desventaja en la general.

Marc Márquez va para estrella, si no lo es ya. Optó por no meterse en líos y esperar el momento para dar el tirón final que lo llevase a la victoria. Falló Bradl, su exceso de prudencia le jugó una mala pasada en forma de caída cuando había recuperado puestos. Por momentos rozó la zona fuera de los puntos. Por fín Sofuoglu subió al pódium, el segundo puesto es un gran resultado para el turco, necesitado de demostrar su valía tras el incidente con Simón. Assen lo conoce bien Sofuoglu, ha corrido muchs veces en Superbikes y Supersport y, además, en esta categoría competía con Ten Kate, equipo holandés. Bradley Smith cerró un pódium al que parece acostumbrarse el británico. Lo mejor de Moto2 es el hecho de que puede haber seis o siete aspirantes a la victoria en cada carrera. Bravo por Tito Rabat que ya es un habitual en el Top 10 con una FTR, a la que no todo el mundo está sabiendo sacar rendimiento.

En MotoGp saltó de nuevo la polémica. La caída de Simoncelli, que arrastró a Lorenzo, ha escrito un capítulo más en la historia de errores del italiano. Cada vez más voces piden medidas contra él, porque sus errores están condicionando, mucho, el campeonato. Al menos Lorenzo demostró que tenía ritmo para luchar por la victoria, como demostró Ben Spies, amo y señor de la pista desde el principio hasta el final, ganando a lo grande en el circuito con más solera de todos.

En unos días, Mugello, donde esperemos que esté Terol, que regrese Pedrosa y sea el último que se pierda Julián Simón.

[publicidad]

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias