worldsbk.com
Pocas horas antes de que Carlos Checa se proclamase Campeón del Mundo de Superbikes, el equipo Althea recibió la primera gran alegría de la temporada. Davide Giugliano, uno de los dos pilotos de la escudería en Superstock 1000, se proclamó campeón del campeonato.

El piloto italiano, que llegó a Magny Cours con una holgada ventaja sobre sus rivales, no quiso arriesgar más de la cuenta,  y reservó fuerzas para asegurar la quinta plaza que le otorgó el título de manera anticipada a falta de una carrera.

El propio Giugliano comenzó mandando pero, en vista de la pelea que se formó en un grupo con Petrucci, Zannetti, Barrier y Canepa, prefirió seguir su camino en solitario.

Danilo Petrucci se zafó del resto de pilotos del cuarteto y consiguió vencer la carrera, por delante de las BMW de Zanetti y Barrier, quedando Canepa fuera del pódium.

Dani Rivas terminó en décimo octava posición su segunda carrera de la temporada.

Davide Giugliano recoge el testigo de Ayrton Badovini, vencedor en 2010, y actual piloto de BMW Italia en el Mundial de Superbikes.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias