Marc Márquez terminó tercer el Gran Premio de Australia tras salir el último en parrilla

Repsol Media
Marc Márquez llegó al Gran Premio de Australia como líder del Campeonato del Mundo de Moto2 después de haber recortado la enorme diferencia que Stefan Bradl había conseguido en la primera mitad de la temporada.

En la primera sesión de entrenamientos libres Márquez se fue al suelo, perdiéndose prácticamente toda la tanda. Regresó en los instantes finales y, con el cronómetro parado, no pudo evitar impactar contra el tailandés Wilairot.

Resultado, Wilairot lesionado y Márquez sancionado con un minuto a sumar a su tiempo en los entrenamientos oficiales, lo que obligaba al piloto de Suter a salir desde la última posición de la parrilla.

La carrera fue emocionante. De Angelis y Bradl luchaban por la victoria, pero la actuación de Márquez fue soberbia. En la primera vuelta ya había adelantado a dieciséis pilotos, y se fue deshaciendo del resto de pilotos que le precedían, entrando en meta en tercera posición tras una actuación antológica.

Perdió el liderato, quedando a tres puntos de Bradl, pero dejó patente su enorme calidad y que, sin duda, era el piloto más en forma de cuantos formaban la parrilla de moto2.

Finalmente Márquez no pudo hacerse con el título, tras perderse las dos últimas pruebas del calendario tras un desafortunado accidente en Sepang, pero en 2012 volverá como el gran favorito.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias