dapmotard.com
David Asencio Padilla.- Toni ha vuelto. La categoría donde consiguió el ansiado título de Campeón del Mundo ve cómo regresa con las mismas ganas de siempre pero con la madurez que se adquiere con el tiempo y la solidez que dan los malos momentos a la psique.

Hablamos con Toni justo después de acabar la tercera jornada de entrenamientos IRTA.

En los primeros IRTA parecía en pista que la misión principal era cogerle el aire a la moto, ¿Cómo van las cosas en estos segundos entrenamientos?

Bien, me costó al inicio, algo habitual. La puesta a punto no era la correcta. Estuvimos en Valencia y aquí previamente y cada día hemos sacado algo de tiempo, especialmente aquí. Los últimos seis días hemos sacado medio segundo cada día. Hoy estamos bastante cerca de los mejores. No estamos aun ahí porque estamos al 85%, pero lo más importante es que esta progresión nos ha servido para encontrar la dirección a seguir, solucionar algún problema con la parte delantera de la moto y me voy muy contento porque tenemos margen de mejora. Ahora hay que continuar el camino y acabaremos llegando.

¿Qué podemos esperar esta temporada de ti?

Ahora mismo es una incógnita. Hasta que no esté todo en el sitio prefiero no decir nada. Me voy contento porque me voy entero… El año que gané me fui de aquí con un par de dedos y un tobillo rotos. Sufrí mucho en Qatar y ahora llego al 100% y preparado para la carrera. El Campeonato será largo y lo más importante será la constancia. Si todo está en el sitio, a final de año terminaremos luchando por el mundial.

Fuiste campeón con Moriwaki, ahora vas con Suter, ¿cuáles son las virtudes de cada una?

La verdad es que son totalmente diferentes. Una cosa buena de la Suter es que es muy rígida. Esto hasta ahora me ha dado problemas, porque cuando no tienes sensación con los neumáticos se hace complicado, pero cuando encuentras el camino encuentras sensaciones y una moto rígida te permite ir mucho más rápido, y creo que nos vamos a llevar bien.

Hace dos años te proclamaste campeón de mundo. Entonces, cuando Moto2 era una incógnita,  las comparaban con las supersport y con otros campeonatos, ¿Se nota la evolución de las motos, sientes que realmente son ahora prototipos de competición?

Ha evolucionado mucho. Ya era mejor en cuanto a chasis que supersport, pero con mucha menos potencia. La potencia sigue siendo poca, pero es increíble cómo han mejorado los chasis. Al estar un año fuera me ha costado un poco más, pero ahora que empiezo a llegar, realmente estamos yendo muy deprisa. Tecnológicamente ha mejorado, los neumáticos son mejores y se ha mejorado más de un segundo y medio.

Durante estos entrenamientos Kalex ha copado los primeros puestos de la clasificación,  ¿Es el bálsamo perfecto? Hay pilotos que se suben a una Kalex y parecen otros…

La verdad es que a primera vista se ve que Kalex ha hecho un gran trabajo. Cualquier piloto que se sube a una va rápido, siempre dentro de los doce primeros. Una cosa que nos ha tranquilizado es ver a Luthi y a Márquez delante con la Suter. Esto significa que la moto tiene potencial y que solo tenemos que trabajar para llegar allí. A Márquez no lo conozco mucho y a Luthi le gané en 2010 por lo tanto, hay que llegar a él. Tengo una experiencia, veo cosas que fallan y no van bien. Lo hemos transmitido a Suter y espero que mi ayuda dé sus frutos en cuanto llegue el nuevo material.

 

Con el palmarés que tienes, habiendo logrado victorias en todas las categorías, siendo el primer campeón del mundo de moto2 y con una carrera tan extensa a pesar de tu juventud, parece que siempre estás obligado a demostrar cada año tu valía, ¿crees que es así o no?

dapmotard.com
Bueno sí… Cada año hay que demostrar y es una obligación hacerlo bien. El año pasado fue el primero que no pude y fue frustrante, aunque me ayudó personalmente, he madurado y he crecido.

Es una demostración continua. Me toca bajar de MotoGp y lo acepto bien. Me tomo las cosas muy en serio, soy muy exigente conmigo mismo y con todo mi equipo y trabajaré y les haré trabajar hasta llegar arriba. ¡Tenemos que volver a ganar como sea!

El año pasado probaste una BMW de Superbikes, ¿Realmente pensaste en cambiar de aires? ¿Hasta qué punto llegó a tomar forma la idea?

Nunca he pensado en irme de aquí, pero surgió la oportunidad en un momento en que de cara al campeonato no me jugaba nada. Era una buena oportunidad para saber qué es lo que es. Mi intención es estar aquí por mucho tiempo. No me gustó mucho lo que fue la moto. En la categoría tengo amigos y hay pilotos muy rápidos y muy buenos y me merece todo el respeto. La moto que probé me pareció bastante complicada.

Empezamos a saber de ti sobre todo cuando entraste en el Movistar Junior Team, junto con Dani Pedrosa, Joan Olivé y Raúl Jara, ¿Qué recuerdos tienes de esa época?

Muy bonitos, éramos cuatro que íbamos juntos a todas partes. Entrenábamos juntos, compartíamos habitación en el hotel, era un pack de cuatro. Nos llevábamos muy bien. Me gusta recordarlo porque a veces la rivalidad y los años estropean esta buena relación que había. Ahora hay un respeto. Con Joan tengo mucha amistad, con Raúl coincido a veces, está vinculado al mundial. Con Dani hay respeto, ha habido un cambio porque conocí al Dani joven y ahora por cuestiones de rivalidad y propias de la carrera nos hemos separado un poquito, es de entender pero es una lástima.

¿Sigues el CEV?

Sí, porque tengo amigos que corren. Hay un chico que se llama Josep Rodríguez que en las últimas carreras del año lo hizo muy bien, y a veces entrenamos juntos y lo sigo siempre.

125cc, 250cc, Moto2, MotoGp, Honda, Aprilia, Ducati, Yamaha, Moriwaki, ¿Con cuál te quedas?

Siempre te quedas con las que mejor resultado te han dado, eso significa que tienes una confianza bestial con la moto, transmite sensaciones que marcan. Diría que la Moriwaki es una de las que más sensaciones me ha traído. La Yamaha me dio muy buenas sensaciones. Hubo un año que tenía un feeling extremadamente bestia con la moto, era el 2007. Con una moto que no corría mucho, la primera Honda 800cc, ¡con el chasis tocaba hasta de culo en el suelo en las curvas!. El nivel de grip y de tracción era bestial, hasta que me caí y me lesioné el fémur y se me complicó todo yendo cuarto del mundial. Es la moto con la que más he disfrutado, pero siempre que he tenido buenos resultados, acabas teniendo buen feeling con todas.

Tu moto es una de las más “llamativas” en la pista, con unos colores que recuerdan al estilo Acid, ¿Cómo la ves?, ¿Te gusta?

No esperaba que el equipo y los sponsors decidieran estos colores. Anteriormente era un rojo muy clásico, bonito pero clásico. Yo soy de colores más modernos y chillones, me parece una moto muy bonita. El blanco le da elegancia, pero el verde y el rojo fluor le da mucho carácter y me gusta mucho.

En tu casco y en el mono siempre aparece la estrella como motivo constante, ¿Tiene algún significado en concreto?

Es una tradición familiar. Mi padre y mi tío cuando corrían usaban distintos diseños pero nunca faltaban las dos estrellas, a la izquierda y a la derecha. Cuando me compraron el primer caso le pusieron las estrellas. Lo he usado en todos mis cascos y ahí estarán hasta que me retire.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias