Nuestro compañero Josonen nos aporta su visión del pasado Gran Premio de Gran Bretaña

Con un retraso de una semana sobre nuestro encuentro habitual por razones personales (todos tenemos derecho a unas vacaciones aunque sean escasas…), os pasamos a comentar los aspectos que más me llamaron la atención durante el pasado GGPP de Silverstone.

Tenemos suerte este año, y es que en las tres categorías, fin de semana sí y al otro también, podemos presenciar auténticos carrerones y, afortunadamente, el Gran Premio de Gran Bretaña no fue una excepción.

Lorenzo-Marquez

MotoGp.com

MOTOGP. Vivimos una época excepcional en cuanto a la calidad y cantidad de pilotos punteros en la categoría reina. Como les pasó a los americanos en los finales 80 y principios de los 90, con los Lawson, Schwantz y Rainey pero con una diferencia: nuestros pilotos sí son reconocidos en un país en el que el Motociclismo de Velocidad es un deporte de masas.

Disfrutar como lo estamos haciendo de estos tres fueras de serie como son Jorge, Marc y Dani es todo un lujo para una afición que parecía, no hace mucho tiempo, abocada a celebrar títulos sólo en cilindradas pequeñas.

Lo hago simplemente a modo de recordatorio, ya que la vorágine y la velocidad a la que se desarrollan los acontecimientos hace que perdamos la perspectiva de lo GRANDE que es TODO lo que estamos viendo esta temporada. Temporada, que, por otra parte, es de las más competidas, reñidas y sufridas desde hace mucho, pero que muuuuuchooooo tiempo.

En Inglaterra vimos una de las mejores carreras del año entre un Marc tocado por su caída en el warm up, pero suficientemente entero como para pelear la victoria hasta el final, y un Lorenzo decidido a luchar contra el destino, su moto y la potente escuadra HRC.

Hablando de motos, Cuanto menos curiosa, o más bien preocupante diría yo, la involución o falta de evolución de la M1 de YAMAHA, en contra del avance continuo de la RCV de Honda. La que otrora fuese referencia absoluta de la categoría y “culpable” en buena parte de los títulos de Jorge, se ha convertido por deméritos de unos (Iwata) y méritos de otros (Hamamatsu) en una moto que NO puede darle a un piloto de la talla de Jorge, las armas necesarias para luchar de igual a igual contra este “Mozart” de MOTOGP que es Márquez.

Ya ni siquiera la ventaja en todo lo referente a la parte ciclo, y en ello incluimos la frenada, es tal,ya que la Honda ha mejorado una barbaridad en ese aspecto y ahora mismo yo diría que es la mejor en ese apartado.

Históricamente siempre ha sido así. Los pilotos Yamaha quejándose de falta de potencia y los de Honda de exceso de ella y su dificultad para aplicarla al asfalto. Pero el trabajo en HRC ha sido excepcional, y si ya la moto del año pasado era muy buena, la evolución de la de este año está siendo magnífica.

Por contra tenemos a una fábrica que todavía casi dos años después no tiene preparado su cambio seamless, y por el camino ve como sus clásicos puntos fuertes están siendo igualados, y en algún caso, superados.

Y contra TODO ESTO, Lorenzo. Un piloto que, como demostró en Silverstone, no se conforma, no se rinde y lucha contra todo y contra todos con lo que mejor sabe hacer: PILOTAR. Pienso que probablemente se encuentre en el mejor momento de su carrera deportiva y está respondiendo al desafío de este año dándolo absolutamente todo. De hecho, las diferencias que saca a sus compañeros de marca, así lo evidencian.

En el otro lado, Marc y su capacidad de seguir asombrando a propios y extraños. Su pilotaje no da lugar a dudas. Es SALVAJE. Todos tenemos en la retina su forma de encarar la curva antes de meta y su clasificación, seguramente una de las mejores en años por su lucha a cara de perro con Jorge. Lo mejor del caso es que cuando se le pregunta, el tío dice que se encuentra cómodo en la moto y que ahora se ve plenamente integrado en ella. Sin comentarios.

O si…. Dentro de mucho tiempo, cuando pase a los libros de Historia del Mundial, los que estamos teniendo el privilegio de verle en acción, contaremos sus hazañas igual que ahora los más viejos del lugar nos hablan de Ago, Hailwood, o Kenny Roberts. Es un piloto entre un millón y somos unos afortunados al poder ser testigos de un piloto tocado por la varita de los más grandes.

Y como último contendiente, y no por ello menos importante, Dani. Escarmentado por sus años de penurias y lesiones, de las que tampoco se ha podido librar este año, parece un pasito por detrás de estos dos gigantes y además ha perdido una de sus principales ventajas: las salidas. Esto lo penalizó, y de que manera en Silverstone, ya que cuando pudo reaccionar, sus neumáticos se habían quedado por el camino. Será rival hasta el final, pero ni puede ni debe dejar pasar una sola oportunidad más o será un invitado de lujo en la lucha a muerte entre Jorge y Marc. Se estará acordando de Brno todavía, eso seguro.

En el ya habitual pelotón de la “segunda unidad”, las batallas entre Vale y Álvaro, van camino de convertirse en un clásico. Aunque claro está que con diferentes lecturas. Lo que para uno supone una constatación de su avance con su Honda “alternativa”, para el otro no es más que la cruda realidad de que su tiempo de reinado en la categoría ha llegado a su fin.  Como no, podrá seguir ganando alguna carrera cuando las condiciones le sean propicias, pero su ausencia continuada del podio, hacen ver claramente que su edad, sumada al tremendo nivel de exigencia de los tres de delante, no se lo van a poner fácil para que recupere ese áurea de piloto invencible. No creo que Rossi esté por la labor de seguir conformándose con cuartos puestos, a un mundo de la cabeza de carrera y, si de verdad, como dijo hace poco, quiere seguir en MOTOGP hasta 2016, o cambia el chip, o puede embarrar la historia de uno de los pilotos más grandes que jamás hayan existido.

MOTO2. Como un soplo de aire fresco, la irrupción de gente que estaba llamada a dar gran batalla en la lucha por el título como Nakagami o Luthi, contrasta con la bajada de rendimiento que está teniendo Pol. Esto nos lleva también a otra reflexión de como han cambiado los tiempos en el Mundial. Ahora parece que es casi obligatorio subir de categoría casi por decreto.  ¿Que pensarán Grandes Campeones de las cilindradas intermedias como Biaggi, cuatro veces del Mundo, Luca Cadalora, bicampeón igual que nuestro Sito?, ¿Qué pasa, que ahora hay que ser cola de león sí o sí?, ¿Me puede explicar alguien que han hecho Bradley Smith, Iannone o el mismo Pol para estar en MOTOGP?, ¿Hay algún problema en ser varias veces Campeón en MOTO2? ¿O será quizás que los muchos ceros que suelen ir aparejados a un contrato de MOTOGP importan más a los pilotos que ser competitivos en una categoría?

A mí llamadme viejo si queréis, pero no lo veo justo, ni razonable.

El que sí me parece que tendrá futuro en la clase reina será Scott Redding, un tipo que por su forma de pilotar y su evolución creo que en poco tiempo podrá revivir batallas con su otrora archienemigo en MOTO2, Marc Márquez, aunque para entonces éste ya será pluricampeón. En Silverstone y con una presión bestial sobre sus hombros, supo demostrar que el “nuevo Scott” puede con ella y además, como hacen los grandes, ganando.

Curioso también el baile de pilotos que ha dejado la cita inglesa, con la renovación de Jordi Torres con Aspar, y las siete vidas de Sito Pons que de un plumazo ha pasado de tener un auténtico “marrón” al quedarse sin sus 2 pilotos, a conseguir reunir en su equipo a la pareja más cotizada de MOTO3. Como maneje a esos 2 volcanes en erupción es algo que me muero por comprobar.

MOTO3. Otro carrerón más en la cilindrada pequeña con la salvedad de que el que se mostró más fuerte en todos el fin de semana se quedó fuera del podio. Viñales se quejó de una bajada alarmante del rendimiento de su KTM a partir de la séptima vuelta, lo que unido a que su moto no es, normalmente, la que más brille en términos de velocidad punta, no deja en muy buen lugar a su equipo técnico que digamos. Y ya sabemos lo que le pasa a Maverick cuando su moto no es de las punteras.

El que está intratable es Salom. Con un equipo como el de Aki Ajo que, por cierto, acaba de confirmar a Jack Miller para el año que viene y lucha por tener a Rins con él, y sus dotes en plenitud, este Mundial tiene su nombre y apellidos a poco que le respeten las lesiones y siga teniendo la cabeza fría en carrera como está haciendo.

Los chicos de Alzamora esta vez juntos pero no revueltos, completaron un podio más de los nuestros en MOTO3.

Por cierto, que hablando de MOTO3, Honda parece decidida a que sus monturas dejen de ser el patito feo de la categoría y promete una revolución para el 2014. Aunque para equipos como Gresini esto llega tarde y han firmado por KTM con Antonelli e Isaac Viñales como pilotos.

Si a esto le unimos que Mahindra pondrá 5 motos en pista, podemos asegurar que MOTO3, el año próximo, será una cita ineludible para todos aquellos que disfrutamos con carreras en grupo y hachazos por doquier.

Bueno amigos, pues esta fue mi visión del Gran Premio de Inglaterra junto con los últimos movimientos del mercado, lo que nos prepara para un final de temporada que se prevé, sencillamente, ¡APASIONANTE!

 

Un abrazo y nos vemos en Misano!!!!!!!!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias