Nos hemos equivocado

Nos hemos equivocado. Creíamos que la historia nos apoyaba, pero no es cierto, la realidad y el presente no conoce pasado alguno, el presente no reconoce a nada ni a nadie más que a sí mismo. Nos hemos equivocado, creíamos que éramos parte del motociclismo, pero ya no lo somos. Creíamos que gracias a nuestra fidelidad, creíamos que gracias a ser los únicos que apoyamos el motociclismo durante la sequía de los noventa creíamos a que gracias a permitir al motociclismo sobrevivir en España durante esos años dándole nuestra atención y audiencia en esa época podríamos tener algo que decir, pero nos hemos equivocado.

Elias

Creíamos que las imágenes que suponían un icono eran los abrazos tras las caídas, los pilotos empujando por coraje su moto para terminar, creíamos que los iconos de nuestra afición tenía nombre de circuito, categoría y año (Jerez 2007 250, Estoril 2006 MotoGP, Cheste 2012 Moto2, Assen 2014 MotoGP, Assen 2012 MotoGP), pero nuevamente, nos hemos equivocado. Ahora los iconos son diseñados dorsales reproducidos en cualquier tipo de objeto comercializable.

 

Creíamos que existían varias categorías en liza. Creíamos que era heroico que un piloto pudiera entrar en el top ten de la categoría reína con una máquina inferior, creíamos que todos los pilotos contaban, y sí, creíamos que íbamos a ver una carreras fantásticas porque son todos buenísimos, pero nos hemos vuelto a equivocar, ni son todos buenísimos ni se llega por méritos deportivos a ningún sitio, sólo la pasta y cuatro pilotos son los que cuentan en la categoría reina, y no siempre.

 

Creíamos a un consecuente Kenny Roberts cuando dijo que lo dejaba porque otros estaban dispuestos a jugársela más que él.

Roberts2Yamaha

Creíamos que el valor de las victorias residía en la grandeza de los rivales y no en el desprecio a los triunfos de los otros, creíamos que la motivación de un piloto era vencer al resto en la pista, creíamos que el motociclismo aún estaba por encima de los pilotos, pero nos hemos equivocado, los pilotos, los patrocinadores, las marcas, están muy por encima del deporte. Creíamos que un equipo no recurriría una sanción que ni le favorece ni le beneficia, creíamos que las televisiones invirtieran dinero en el motociclismo traería una nueva era de esplendor como la vivida con las tabacaleras.

La audiencia decide que los árbitros no aprendan del error del 2012, en el que Marc Márquez consiguió burlar a Dirección de Carrera tras Montmeló, y deide que Dirección de Carrera sancione nuevamente dejando esa puerta abierta conocedores de esa posiblidad. Creíamos que tener a un tramposo en sus filas, que fue campeón del mundo por tirar a otro rival, nunca le devolvería el favor no mancillando el interés de la audiencia amonestando sólo a los pilotos poco mediáticos durante años ya.

Los pilotos ya no forman parte de este deporte, este deporte se ha convertido en la plataforma que sirve a la promoción de los pilotos porque resulta más rentable, el público llega atraído por los deportistas y no por el deporte, lo que engorda las audiencias de las televisiones, televisiones que por cierto, pagan a Dorna, y Dorna paga a los equipos. No hay más preguntas señoría.

Pero no, lo que ha traído es prioridad a la audiencia. Como en Gran Hermano, la audiencia decide.

Rossi-PrensaDpto. Prensa MotoGp

Creíamos saber qué noticias interesan, pero no, nuevamente nos equivocamos. La audiencia decide que las noticias que le interesan no tienen que ver con las motos, con la técnica, con las otras categorías ni tan siquiera con el resultado del mundial. La audiencia ha decidido que lo que le interesa, lo que quiere ver y oir es cómo todo dios opina sobre si es justa o no una sanción, quiere oir como se termina culpando a la “victima”, y no, no quiere oír ni saber que un piloto español puede ganar el mejor Campeonato de MotoGP (no 500, MotoGP) que hayamos tenido la posibilidad de pagar por ver. La audiencia ha decidido que quiere ver cómo tres tipos asaltan la casa de un piloto, tres tipos pagados por la misma cadena de televisión que le paga cuantiosos derechos de retransmisión a Dorna. Y Dorna, como buen comerciante, sabe que el cliente siempre tiene razón.

Fores-DelAmor

La audiencia ha decidido que le importa más los pilotos que el deporte, la audiencia ha decidido que los rivales de sus pilotos son para despreciarlos, la audiencia ha decidido que sólo quiere consumir toda esa información que conlleve dividir el deporte en dos o tres bandos. Y la audiencia paga, y las televisiones pagan, y el promotor cobra. Así que sí, nos hemos equivocado al creer que los moteros teníamos sitio en este circo, y los que nos llaman plañideras cuando expresamos que esto no nos gusta sólo cabe darles la razón, lloramos por algo que ya no existe, por algo que ya no tiene cabida en la prensa ni en la televisión. Ya no tenemos cabida, y para nuestra desgracia hemos de reconocer que tienen razón, que el cliente siempre tiene la razón.

 

Nos hemos equivocado porque no estábamos apoyando el deporte que amábamos.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias