Gomez
Patrice Aubert

Juan Eric Gómez comenzó su andadura en su país de nacimiento, Francia, primero en motocross en 1986 y posteriormente en velocidad en 1989. Llegó a ser subcampeón del Mundial de Resistencia en 1994 y 1997, cuatro veces campeón de Francia, además de cuatro veces subcampeón de Francia. En cambio, hace ya más de diez años que organizó un equipo en el FIM CEV Repsol, JEG Racing, del que es Team Principal, llegando incluso a comenzar de cero con su familia en España.

 

• ¿Qué encontraste en este campeonato que te hizo emprender una nueva vida?
A finales de 2004 estaba ya cansado del Mundial y coincidió que el equipo RPM Expert, capitaneado por Nitu Serra, me propuso correr con ellos en el CEV, que ya por entonces gozaba de fama y un buen nivel. Mi primera carrera en el CEV fue en 2001, en Cheste, y me encantó. Si no lo hice antes fue porque mis contratos en vigor no me lo permitían. Así que en cuanto Nitu de RPM Expert me llamó, aproveché la oportunidad. Comencé en 2005 en la categoría Fórmula Extreme a mandos de una Suzuki y, ya en 2006, me convertí en el piloto oficial de Suzuki España.

 

• Siendo uno de los equipos veteranos en el FIM CEV Repsol, ¿cómo has vivido su evolución? ¿Crees que ha habido cambios sustanciales?
Es cierto que somos uno de los equipos más antiguos en el campeonato. JEG Racing nació en Francia en 1999 y se asentó en España en 2010. Nuestro único objetivo ha sido siempre ser los mejores. La evolución de este campeonato para nosotros ha sido buena en la categoría de 1000cc y 600cc. En los inicios, los costes de Fórmula Extreme o 600cc eran altos pero los cambios de reglamento han aminorado los costes para las motos, pilotos y equipos. Y eso es muy importante.

 

En 2015, vimos con buenos ojos el paso a ser un campeonato europeo y el acuerdo con Michelin para ser neumático único. El nuevo formato de reglamento asegura a todos los pilotos tener lo mismo, sin olvidar la ventaja de los premios. Pienso que, en el futuro, el FIM CEV Repsol llegará a ser un campeonato europeo de verdad, con carreras en otros países. El reglamento del motor (superstock) también está muy bien, con bomba de freno y radiadores más grande autorizados, eso permite a los equipos trabajar y a los pilotos poder llegar al Mundial de Superbike con motos que conocen.

 

• Encontramos pocos jóvenes franceses en el FIM CEV Repsol, ¿por qué crees que es así?
Por diferentes razones. Primero, por tema de presupuesto. En Moto3™ son altísimos, en Moto2™ y Superbike, más o menos, son normales. En Francia, a los pilotos oficiales se les paga y si quisieran venir aquí, no. Además, hay que pensar que el apoyo que reciben de sus patrocinadores en Francia dejaría de existir si compitieran aquí. Conozco a muchos pilotos franceses que les gustarían luchar en el FIM CEV Repsol pero el presupuesto es muy complicado, sin olvidar los pilotos oficiales que tienen contrato y no les permiten tomar parte aquí. En Francia, hay nivel, pero muy arraigado en la cultura de la resistencia. Por mi parte, lucharemos para que nuestro equipo traiga más pilotos franceses al FIM CEV Repsol.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias