Crónica del Gran Premio de la República Checa de MotoGp

Cal Crutchlow - Foto: © Team LCR
Cal Crutchlow – Foto: © Team LCR

Cal Crutchlow se ha cobrado la deuda que el motociclismo tenía pendiente con él. Uno de los pilotos más queridos por la afición, uno de los pocos representantes de la vieja escuela británica que preferirían quitar cualquier atisbo de electrónica a las motos y hacerlo todo a base de puño, y uno de los pilotos más sinceros y directos de la parrilla, ha logrado al fin su primera victoria en el Campeonato del Mundo de MotoGp.

Llegó al paddock de MotoGp en 2011 procedente del Superbike, después de una brillante temporada en la categoría reina tras haber sido Campeón del Mundo de Supersport en 2009.

Estuvo tres temporadas con la Yamaha Tech3, donde brilló como una estrella en ciernes antes de dar el salto a Ducati, donde las cosas no fueron como esperaban y de la que se marchó, a pesar de haber firmado la renovación, a Honda junto a Lucio Ceccinello la pasada temporada.

Discretos resultados, pero siempre con la valentía como premisa hasta que hoy ha logrado consagrarse y escribir su nombre en el palmarés de vencedores de, al menos, un Gran Premio.

Lo hace 35 años después (curioso, como su dorsal) de que un británico, el legendario Barry Sheene, lo hiciera por última vez en la clase reina y, además, es la primera victoria de su equipo, el LCR. En una temporada de cambios, es la segunda victoria de un equipo satélite, después de la conseguida por Jack Miller, ausente hoy por lesión.

Antes del comienzo de la carrera cesó la lluvia, pero la carrera se declaró en mojado y con posibilidad de flag to flag. Crutchlow montó duros tanto delante como detrás, en una apuesta al todo o nada que se decidió a su favor.

Rodaba por debajo del top-10 durante el tramo inicial de la carrera, dominado insultantemente por las Ducati, con Iannone, Redding, Dovizioso y las Avintia mandando y con Márquez como único oficial asomando la cabeza mínimamente por delante.

Pero la pista se fue secando y ahí los duros de Crutchlow comenzaron a funcionar mucho mejor que los que rodaban por delante, y comenzó una remontada épica, acompasada con la de Valentino Rossi, quien también andaba sufriendo más de lo normal.

El británico no tardó en ponerse a mandar una vez llegó a la cabeza de carrera, al tiempo que las Ducati comenzaban a sentir los efectos de unos blandos desgastados.

Crutchlow primero, Rossi segundo y Márquez tercero fue el resultado final de la carrera. Con las Avintia salvando los muebles de Ducati con Baz por delante de su compañero en la cuarta plaza y con otras dos satélites, las de Laverty y Petrucci por delante de la oficial de Iannone, octavo después de haber mandado buena parte de la prueba. Dovizioso tuvo que abandonar por problemas mecánicos.

Maverick Viñales y Tito Rabat completaron un top-10 en el que no estaban ni Dani Pedrosa ni Jorge Lorenzo.

Pedrosa sumó los puntos de la décimo segunda posición, y Lorenzo ni eso. El mallorquín se hizo de nuevo un lío bajo el agua y fue 17º o, lo que es lo mismo, el último de los que terminaron la carrera, fijando un nuevo cero a su casillero (y van tres) con el que se ha visto obligado a ceder la segunda plaza de la general a su compañero Valentino Rossi.

Rossi ha logrado recortar cinco puntos respecto a un inteligente Márquez, quien sigue dominando claramente la general con 53 puntos de ventaja sobre el italiano.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias