Freddie Spencer, “Fast” Freddie

Shreveport, Louisiana, (USA). 20-12-1961.

Spencer-2HRC
Después de dos campeones “atípicos”, como fueron Marco “Lucky” Luchinelli y Franco Uncini, nos encontramos de nuevo en esta sección, con uno de esos pilotos que ponen a toda la afición de acuerdo. Un grande entre los grandes, el mítico “Fast” Freddie Spencer.

Un dato fundamental a modo de “aperitivo” de cómo era Spencer, aún conserva el récord de precocidad al conquistar su primer Campeonato del Mundo de 500cc a la edad de 21 años.

Freddie fue un “niño prodigio” desde su más tierna infancia. Ya a la corta edad de 4 años corría en Dirt Track cerca de Shreveport, su localidad natal. Con sólo 17 años se proclama Campeón Nacional en USA en la categoría de 250cc.

Spencer-3HRC
Inmediatamente, Honda USA le ficha para su equipo de SBK. Ya en el año 1980, con 19 añitos, deja a todo el mundo boquiabierto al ganar dos mangas de un prestigioso encuentro transatlántico, USA-GBR, batiendo, nada más y nada menos, que a un tal Kenny Roberts y a otro “desconocido”, Barry Sheene.

1981 es un año de transición para Spencer, ya que alterna su presencia en el AMA SBK, con el desarrollo de una moto mítica, aunque maldita, como fue la NR500 de pistones ovales. Más conocida por Never Ready (Nunca Lista), montura que fue todo un derroche tecnológico por parte de Honda, aunque nunca obtuvo resultados destacados.

Llega 1982: Honda decide que se olvide de la NR y comience a luchar con la NS500 tricilíndrica, una moto que sería clave en sus éxitos y en los de la firma nipona. Dos victorias y cuatro podios en total hacen ver que Spencer será un rival temible para los “jefes” de la categoría, Roberts, Sheene, etc.

Spencer-1HRC
Y en 1983, a la temprana edad de 21 años, con seis victorias, sólo dos “fallos, un cuarto en Alemania y un cero en la carrera de Austria, lucha a muerte por el Campeonato con el gran Kenny Roberts. Como explicamos en la entrada dedicada a Roberts, la antepenúltima cita en Suecia fue la clave para el devenir de la temporada e hizo inútil la victoria de Kenny en la última prueba de aquel año, San Marino.

Así, Freddie “Fast” Spencer, su Honda NS500 y su estilo fino, elegante y endiabladamente rápido, se proclaman Campeones del Mundo de 500cc. ¡Impresionante!

No sólo eso, sino que además, consigue coronarse como el Campeón más joven de la Historia en la Categoría Reina, sucediendo de esta forma, a otro auténtico mito de las dos ruedas: el Gran Mike “The Bike” Hailwood.

En 1984 Honda desarrolla una nueva NSR 500 con motor V4, configuración que ha sido desde entonces seña de identidad del gigante de Hamamtsu, y alterna sus apariciones con la NS500 tricilíndrica que le llevó a la victoria en el 83. Varios incidentes mecánicos con la “tetra”, sumado a algunas lesiones fruto de sus caídas, lo postergan a un 4º puesto en la clasificación Mundial de aquel año, que ganó otro mito de los 500cc, Eddie Lawson.

Llega la temporada de 1985 y Spencer tiene ante sí un reto enorme, conseguir hacer doblete en el cuarto de litro y en el medio litro con su escuadra, la archiconocida HRC Rothmans y su técnico “estrella”, Erv Kanemoto, persona clave en todos los éxitos de Spencer y, en general, de Honda en su devenir en el Mundial de Motociclismo.

Spencer-4HRC
Y comienza a lo grande ganando la Daytona 200 en 3 categorías el mismo año, siendo el único piloto en conseguirlo. En el Mundial consigue el doblete con unos números increíbles: siete victorias en cada una de las categorías. A estas alturas de su carrera, el límite era el cielo, y Spencer ya era considerado, por méritos propios, una de las estrellas más brillantes que habían surgido jamás en el Campeonato del Mundo.

No obstante, y como pasó más adelante a otros grandes campeones, como Kevin Schwantz, o Álex Crivillé, su propia presión por ir más allá de los límites en busca siempre del “más difícil todavía”, y la agotadora temporada de 1985, con una tremenda demanda de todos sus recursos, tanto técnicos como físicos, hacen que Spencer acuse de forma muy severa lo que algunos especialistas denominan “stress competitivo”, causante de sus caídas posteriores y una pérdida de confianza en sus propias capacidades, que hacen que nunca más consiga una victoria en Mundial.

Freddie se retiraría del Mundial en 1988, aunque protagonizó dos frustrados retornos, en 1989 y 1993. En los años noventa, volvió a disputar el AMA Superbikes, con tres victorias parciales, quedando octavo en el 91, séptimo en el 92, y tomando parte también a finales del año 1995 del Mundial de Superbikes con Ducati.

No obstante, no había ni rastro, en su pilotaje ni en sus resultados, de aquel talento precoz que asombró a todo el Mundial y que hace que todavía se le considere uno de los pilotos más grandes de la Era Moderna.

Siempre presente en la memoria de todos los aficionados el Gran Fast Freddie junto a su Honda Rothmans.

Victoria En La Daytona 200 de 1985

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.