Wayne Gardner, El salvaje de Wollongong.

11-10-1959, Wollongong, Australia.

GardnerHRC
Wayne Gardner, “Cocodrilo” Gardner, es uno de los pilotos más queridos por la afición. Una auténtico animal de carreras. De esos pilotos que suplían con coraje y determinación cualquier imprevisto que se les produjese en una carrera. Todo valor y fuerza, míticas son sus actuaciones dándolo todo en la pista, como en Australia 90, cuando con el carenado de su NSR 500 colgando y con las gomas en las últimas, consigue ganar una carrera increíble a su “archienemigo” y compatriota Mick Doohan.

Wayne nació en Wollongong, Australia, ciudad conocida por su producción de acero, de hecho, los mas “brutos” del lugar afirman que “las pelotas” de Gardner estan hechas de ese material.

Siempre fue un apasionado del motor, primero con los karts hasta que a los 14 años descubre su pasión, y lo que se acabaría convirtiendo en su profesión: piloto de motos. Monta en una minimoto hecha un desastre que consigue en un jardín por 5$ y empieza a hacer sus pinitos.

Con 17, y ya habiendo competido en Dirt Track, escuela que sería fundamental para su dominio de las bestiales 500cc de 2T con las que competiría más adelante, se decide a dar el salto a la velocidad con una TZ 250.

Rápidamente se hace con un nombre en las pistas australianas, aunque ve que su país natal se le queda pequeño si quiere demostrar al mundo todo su potencial. Y la oportunidad le llega en 1980. Mamoru Moriwaki, el mítico preparador japonés, viene a ver la última carrera de un célebre campeonato que se celebraba en Australia, mientras era invierno en la Vieja Europa. Las Swan Series se llamaban. Moriwaki buscaba piloto para Daytona y allí estaba Wayne.

Carrera en condiciones de lluvía, y Gardner convencido de que su Superbike podría con las 2T en tan difíciles circunstancias. Dicho y hecho, gana la carrera y Moriwaki se le lleva a los USA.

Gardner2Mediawiki/Riquita
Luego seguiría su carrera en Gran Bretaña ganándose el respeto de sus competidores e intentando hacerse un hueco en el Mundial. Años difíciles de mucha lucha, poca recompensa económica y dificultades para un aussie muy lejos de su casa. Por fin en el 83, cumple su sueño de debutar en el Mundial, pero la mala suerte hace que en esa temporada sea tristemente famoso en todo el Mundo no por su pilotaje, sino por el tremendo accidente con Franco Uncini, que está a punto de acabar con la vida de este último.

Como ha declarado en multitud de ocasiones, le costó muchas lágrimas, muchas visitas al Hospital para ver a Franco, y casi le lleva a dejar las carreras. Afortunadamente para los apasionados de la Velocidad, Wayne se repondría de tan duro golpe, y ya en el año 1985, llega su gran oportunidad al firmar por Honda HRC Rothmans, y lo hace como compañero de equipo, nada más y nada menos, que del gran Freddie Spencer.

En su primer año como piloto oficial, ya firma 4 podios y un 4º en la General que son un anticipo de su determinación para hacerse un hueco entre los grandes de la categoría.

Ya en el 86, queda Subcampeón del Mundo con 3 victorias y 8 podios, hasta que llega su gran año.

Gardner3Mediawiki/Riquita
1987: Campeón del Mundo arrasando con 7 victorias y sólo 2 veces fuera del podio de las 15 pruebas que formaban el Campeonato aquel año. Parecía que ese primer Campeonato sería sólo el comienzo de un largo y duradero reinado, pero su ímpetu y su coraje a la hora de afrontar la competición le hacían ser víctima demasiado a menudo de fuertes caídas, casi siempre, con resultados dolorosos para Wayne.

Era un piloto de todo o nada, no un gran técnico como Lawson, o un don innato y fino como Spencer. Era todo fuerza, lucha, entrega hasta más allá de los límites, y esto le costó numerosas caídas y no pocos huesos rotos.

Por eso Gardner es tan querido entre la afición. Nunca se rendía y llevaba a los espectadores al delirio cuando ganaba una carrera porque sabían, a ciencia cierta, que no se había dejado nada por el camino hasta conseguirla.

Gardner4Gary Watson
Aunque en el 88 queda de nuevo Subcampeón en un Campeonato apasionante contra el Gran Eddie Lawson venciendo en 4 carreras, a partir de ese momento, la carrera de Gardner comienza un leve pero continuo declive, por culpa muchas veces de las lesiones, que le harían abandonar el Mundial de Motociclismo en el año 1992.

Ganador también 4 veces de las míticas 8 Horas de Suzuka y piloto fiel a Honda durante toda su carrera, el empuje de un compatriota ambicioso y sumamente competitivo como era Mick Dooohan, con el que nunca tuvo una buena relación, le hicieron decantarse por la competición automovilística, donde corrió desde el año 93 hasta el 2002.

Actualmente instalado en nuestro país, ya que su hijo Remy disputará el CEV en la estructura del equipo Laglisse, Wayne Gardner será, para siempre, uno de los pilotos más admirados, respetados y queridos por la afición a este maravilloso deporte que llamamos Motociclismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.