Foto:worldsbk.com

Con la resaca a cuestas del doblete de Carlos Checha en el circuito de Miller, Misano acoge la sexta prueba del Campeonato del Mundo de Superbikes, cuarta en el caso de Supersport y tercera ronda de las categorías de Superstock.

Nadie duda de la capacidad de Checha para hacerse con el título, su dominio incontestable y su regularidad en las pruebas disputadas le colocan en el primer peldaño de los candidatos al mundial. Misano le favorece, y llegar como líder a Motorland convertirá el circuito de Alcañiz en una fiesta, como la que sus paisanos le organizaron la pasada semana.

Si a su regularidad unimos la irregularidad de los rivales, sus posibilidades continúan en aumento.

Biaggi consiguió el doblete en Misano el año pasado, este importante detalle y que corre en casa le convierten también en aspirante a las victorias, al igual que Marco Melandri, un poco perdido tras su prometedor inicio.

En franca mejoría está su compañero Laverty, quien ya venció en este circuito el año pasado en Supersport, y este año no se puede quejar de como le han ido las cosas en Italia, venció las dos rondas en Monza.

Regresa el Campeonato del Mundo de Supersport con la importante baja del piloto local Luca Scassa, sancionado por rodar en Misano dentro de los plazos no permitidos por la organización, el hecho de que lo hiciera dentro de unas tandas amateurs da un toque de surrealismo al asunto pero, en cualquier caso, el co-líder del campeonato es baja.

Esto deja vía libre a su compañero Chaz Davies, en un año dominado absolutamente por la potente Yamaha R6. Tal vez Sam Lowes, recuperado de las lesiones sufridas en Assen, o quizá David Salom, ¡ojalá! o su compañero Parkes, puedan apretar un poco las tuercas al británico, pero sobre el papel, es el claro favorito a la victoria final.

 

[publicidad]

Suscríbete a nuestro boletín de noticias