Valentino y la búsqueda de la felicidad

motogp.com
Podríamos decir que Valentino Rossi ha tocado fondo. Su caída ayer en Laguna Seca escenifica claramente sus sensaciones con Ducati. Impotencia.

La impotencia de una leyenda del motociclismo que se sabe con fuerzas para seguir aspirando a lo más alto y no puede. Ayer rodaba octavo cuando cayó. Rodaba solo, en tierra de nadie, en un circuito donde hace años consiguió un triunfo épico.

Ducati le ha puesto encima de la mesa un par de cosas. La primera, 17 millones de euros, cantidad que asusta en estos tiempos duros que vivimos. La segunda, un ultimátum para que decida lo antes posible.

Y ahora Valentino debe decidir dónde va a buscar la felicidad.

Debe elegir entre la felicidad que puede darle esa impresionante cantidad de dinero que Ducati-Audi le ha escrito en un cheque, arriesgándose a cumplir su tercera temporada en blanco luchando por rozar la quinta plaza.

O puede elegir regresar a Yamaha, la casa donde consiguió la felicidad en forma de victorias, batallas legendarias y campeonatos del mundo.

Ahí la llevas Valentino, pero que conste que tienes cuerda para rato y el campeonato te necesita.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias