Josonen nos da sus claves del Gran Premio de San Marino

Y llegados a este punto del Campeonato, aterrizamos este pasado fin de semana a Misano, un circuito en el que, desafortunadamente, todos nos acordamos y mucho de los que no están, caso de Shoya y Simoncelli, o de los que sí están entre nosotros pero no del modo que nos gustaría, como pasa con el Gran tricampeón de los 500cc Wayne Rainey.

Vayamos por partes….

Lorenzo-pc-sm

Yamaha Factory Racing
MOTOGP

LORENZO, SEAMLESS, ROSSI Y DEMÁS HISTORIAS YAMAHA: Pues como el título de la peli aquella de “Mentiras, sexo y cintas de vídeo”, muchos frentes tenían abiertos los de Iwata, eso sí, “oscurecidos” todos por el flamante estreno del cambio seamless dos años después de que Honda le estrenase en su RCV. Como dijo Jorge, el cambio sobretodo les aporta más comodidad a la hora de pilotar, aunque él mismo aseguraba que la diferencia de prestaciones no era tan exagerada.

Sea por una cosa o por otra, Lorenzo está demostrando ahora mismo, y con creces, porque es el actual Campeón de la Categoría Reina. Rebelado contra un destino que hasta hace muy poco le tenía reservado un asiento en primera fila para contemplar la irrupción del “huracán Márquez” y la evolución sin fin de la Honda, está sacando lo mejor de sí mismo para, cuando menos, ponerle las cosas complicadas al “Animal de Cervera”.

No es casual que el recuerdo de Rainey nos venga a todos a la memoria cada vez que vemos pilotar a Jorge. Esa capacidad casi inhumana de abstraerse de todo y de todos para triturar el crono sin parar desde la vuelta de formación, su coraje para no dar su brazo a torcer aún cuando su estrategia, clara en toda la temporada de tirar a muerte desde la primera vuelta, le obliga a meterse en la lucha cuerpo a cuerpo como le pasó en Silverstone con Marc, son claramente reconocibles en cuanto echamos la vista atrás y nos deleitamos con algunas de las carreras ganadas por ese mito de los 500cc que es Wayne Rainey.

Y si Lorenzo es la cara de la moneda en el “box azul”, la cruz es Rossi. Dio más vueltas que nadie en los libres. Se veía claramente que para él ésta no era una carrera más, nunca lo ha sido. Preparó muy a conciencia la carrera del Domingo para acabar haciendo, otra vez, un cuarto puesto.

Según comenta Jeremy Burguess, Vale tiene serios problemas en el tren delantero y no le permiten frenar como a él le gusta, ni pilotar suelto a su estilo la Yamaha. Esto nos lleva a otra reflexión bastante clara. Durante el tiempo que pasó en Ducati, Yamaha y Jorge siguieron evolucionando la moto, y cuando Rossi ha vuelto, ha encontrado una moto reconocible, pero que no es la misma que él mismo ayudo a crear. Y es que si nos fijamos en los dos estilos de pilotaje, no pueden ser más dispares. Jorge dejando correr la moto en las curvas (el mismo Crutchlow dice que sólo Lorenzo es capaz de mantener una velocidad de paso por curva tan elevado), haciendo trazadas redondas, como dibujando las trayectorias y, sin embargo Rossi es un piloto de apuradas fuertes, anclar bien el tren delantero, para girar rápido y abrir gas cuanto antes.

Bueno, pues a estas alturas del año ya se tendría que haber dado cuenta el bueno de Vale que eso no le funciona ya con esta “Lorenzo-Yamaha”. O dicho de otro modo, le podría funcionar si no se encontrase compitiendo en uno de los Mundiales más competidos en años, y donde cada detalle, por muy nimio que parezca, cuenta y va sumando en un goteo incesante de décimas por vuelta que hace que acabes 4º, pero eso sí a 15 segundos de la cabeza de carrera.

Tiempos complicado para el Emperador.

Y sin cambiar de marca, un Crutchlow renacido ligeramente de sus cenizas, o más bien, de sus magulladuras de Silverstone. Hizo unos entrenamientos bastante normalitos, y unos libres, directamente mediocres, en carrera se pegó con Bradl por la particular batalla que llevan a cabo, con Bati de por medio, para ver quien es el mejor del segundo pelotón. Eso sí, honestidad absoluta. Cuando vio sus primeros tiempos del viernes dijo que, desde Alemania, no estaba pilotando una “p… mierda” Genio y figura el inglés.

HONDA HRC: MÁRQUEZ Y DANI.

Pues aquí si que hemos tenido una cuestión curiosa. La forma en la que Márc consiguió la pole, hizo creer a unos cuantos, que Márquez volvería a machacar a sus rivales. Pero fíjate por donde y confirmado por él mismo, su tiempo a una vuelta no se correspondía con su ritmo real de carrera, cuestión que Jorge y su equipo se encargaron de apuntalar en el warm up. Vamos, que hasta la imbatible Honda tiene sus puntos débiles y eso en Misano se llamó depósito lleno.

No obstante, Márquez también hizo que nuestra memoria se pusiese a trabajar a marchas forzadas al ver su duelo con Pedrosa. Y como muy acertadamente comentó el maestro Noyes, recuerda a Doohan en una cosa: su impaciencia. No espera, no especula, si le pasas no se queda vueltas y vueltas estudiándote. Te va a pasar cuanto antes, como si le molestase que nadie le toque su parcela. La verdad es que este chico tiene muchas cosas de grandes pilotos de todos los tiempos, lo que unido a su excepcional talento hacen un mix realmente espectacular.

Y por otro lado Dani. Sus declaraciones post carrera dan una clara muestra de hasta donde se está esforzando este tramo de temporada. Escarmentado por las oportunidades perdidas en Silverstone y Brno (como sabía yo que esa carrera la iba a llevar clavada como una cruz), en los libres dio muestras de encontrarse medianamente cómodo. Sin embargo, en los clasificatorios echaba humo después de tres tandas de neumáticos sin agarre. Ya en carrera, intentó que Jorge no se escapase y luego tuvo una lucha interesante aunque corta con Márquez. Dicen que el que da todo lo que tiene no está obligado a más, y eso pareció pasar en el caso de Pedrosa en Misano, pero está claro que ahora mismo con eso no le llega. Necesita más que nunca el 110% de él y de su montura, y Motorland puede ser un buen escenario para esa victoria que necesita más que nadie de los tres de delante, veremos.

Entre los “otros” parece que Bradl, o “el cachorro” como le llama cariñosamente Óscar Haro, vuelve a reencontrarse después de un par de carreras algo flojas, puesto que alterna con Álvaro que en carrera no anduvo muy suelto que digamos.

Y por último el caso de Aleix Espargaró. Un piloto que tuvo los dos reversos de la moneda en el mismo fin de semana. Directamente sensacional en el plano deportivo, todo quedó eclipsado por su relación contractual con Aspar y sus deseos de irse a Forward para subirse a una de esas “Yamahas grado 3” para la próxima temporada. Sin entrar en discusiones metafísicas sobre cual de las dos opciones sería más adecuada a sus intereses, aquí y en la China, cuando firmas un contrato es para cumplirlo, y si no quieres, te vas a la cláusula que aparece en dicho contrato, pones los 600.000 euros, y tan felices.

Y mejor no sigo que me caliento, sin más.

MOTO2

El resurgir de Pol justo cuando más lo necesitaba, la constatación de que Nakagami es un piloto con un futuro esplendoroso en MotoGp de aquí a poco tiempo de la mano de un tipo con tanto predicamento en HRC como Taddy Okada, y el bajón de rendimiento de Redding justo después de, en teoría, haber dejado atrás dudas sobre sus prestaciones con su victoria en casa, hacen que Moto2 vuelva a recobrar interés en la parte alta de la Clasificación.

Si a esto le sumamos el gran fin de semana de Tito, y que “el pelotón de los chiflados”, ese que no va a ganar el Mundial, pero que se le puede jo.. a más de uno, los Zarco, Aergetter, Luthi y demás están en plena subida de rendimiento, tenemos la categoría más ajustada del Mundial.

Falta un pasito más para la escudería de Aspar, ya que Torres y Terol, aunque no suelen hacer malas clasificaciones, no aparecen luego en carrera en las posiciones que deberían por calidad y material. Luego entraríamos a discutir si las Suter son tan fiables en su rendimiento como las Kalex, pero con 4 de ellas entre las 10 primeras, incluida la de Terol, igual es una cuestión más de puesta a punto que de la moto en sí.

Lo que está claro es que Espargaró ha sacado petróleo de su visita a Italia, y esos 15 puntos que le ha recortado a Scott tienen que darle un extra de motivación grande para intentar el asalto definitivo a un título que todo el mundo le daba por adjudicado en pre-temporada, pero que se está demostrando, como siempre en el deporte, que donde hay que ganarlo es en la competición.

MOTO3

Pues en el CEV que se ha convertido Moto3, con los cuatro españoles metidos constantemente entre los cuatro primeros, el que Folger diese un paso adelante consiguiendo la pole fue como un soplo de aire no tan fresco, pero aire al fin y al cabo. La caída de Salom que le dejó bastante tocado para carrera, la verdad es que fue muy fuerte el talegazo que se metió Luis, le descartaba para la lucha por la victoria.

Entre eso, y que Folger tuvo otra en carrera de esas que te hacen daño hasta sentado en el sofá de tu casa, nos quedamos con un duelo al Sol entre Rins y Viñales, que se lo llevó el más listo de la clase. Y cada cual que lo entienda como quiera.

Gran chaval este Rins y pedazo de piloto que es. Para mí, además, excelente la noticia de su renovación junto al “hermanísimo” Márquez con el Estrella Galicia, lo que les dará la continuidad necesaria en un equipo que dispone de todo lo necesario para lograr las más altas metas.

Por otro lado, Miller y Antonelli demostraron que lo de Silverstone no fue un brindis al sol, y que por lo menos sus Honda pueden luchar por ser las primeras “de las otras” junto con la Mahindra de Oliveira. Bien también por Isaac Viñales, que consiguió un 8º en parrilla, aunque luego en carrera sólo pudo acabar 14º. Parece que su progresión es estable y constante y su firma con Gressini para el año próximo, así lo confirma.

Bueno chicos, pues hasta aquí lo que dio de sí este Gran Premio de San Marino.

La próxima cita en Motorland en 15 días, sumará un capítulo más a este libro sin acabar que es el Mundial de Motociclismo 2013.

¡Saludos!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias