Ariane2, una oportunidad mundial

No es nueva mi admiración y el cariño especial que tengo a la Ariane2, esa pieza de ingeniería surgida en Catalunya y que la pasada temporada se proclamó ganadora del CEV pilotada por Román Ramos bajo el soporte del Team Stratos. Previamente, en 2012, habían ganado el título reservado a constructores.

Probada la solvencia y la competitividad de la moto, queda pendiente el siguiente paso, el que permitirá medirse al prototipo frente a las dominadoras del mundial, territorio Kalex y Suter después de la primera temporada ganada por Moriwaki.

Y aquí se topan con la realidad del campeonato. Equipos que, por inercia, quieren el material ganador, que es el conocido y por el que los patrocinadores apuestan, sin caer en que la producción de unidades nuevas es limitada y, posiblemente, sean modelos anteriores o modelos sin soporte oficial, teniendo que aportar dinero extra para acceder a las ultimas mejoras.

Salvo Speed Up con tres pilotos, y TSR (ex MotoBi) con tan solo una unidad, y algunas apariciones esporádicas de modelos en desarrollo, como próximamente hará en Silverstone la Carbon 2 de Brough Superior, el resto de la parrilla está copada por las motos suizas y alemanas.

Lejano parece 2010 cuando estaban en pista la RSV, la Bimota o la ya citada Moriwaki. Otra marca española AJR, estuvo en pista de la mano del equipo AGR, aunque permanece en el CEV.

Con este panorama, y viendo que el Mundial es cosa de, a lo sumo, dos equipos, que otros dos pueden optar regularmente a la victoria y que otros tantos no están cumpliendo sus objetivos, no sería mala opción apostar por la Ariane como máquina, tanto para la segunda parte de la temporada, como apuesta para la próxima.

La apuesta conlleva riesgos, pero en este caso puede que no tanto. Sin estar calzada con los Dunlop ni propulsada por ningún motor oficial del Campeonato, la Ariane 2013 ha superado en tiempos a muchas de las motos de la parrilla del mundial en las pistas en las que hasta el momento se han disputado carreras del Mundial donde se celebran pruebas del CEV, Jerez y Montmeló.

En manos de un buen equipo, que tenga la paciencia y el compromiso de desarrollar la adaptación de la moto a los motores y a los neumáticos oficiales, la Ariane2 aspiraría, muy probablemente, a entrar en la zona de puntos con asiduidad.

Y no olvidemos, en tiempos de crisis, invertir en I+D es la mejor opción, la verdadera marca España.

Un comentario