Manolo Fernández, firma invitada en PcMoto.net

“La joven vive, el viejo muere. Me parece justo” fue la sentencia de pura muerte con la que Hartigan, achinando los ojos, justificaba su sacrificio por la vida de la joven Nancy Callahan al final de la fantástica Sin City, sentencia que debió retumbar en la mente de más de uno el pasado sábado en Le Mans durante la presentación oficial del Team MH6, en el que María Herrera disputará el resto del Mundial y del que cualquier recuerdo del Team LaGlisse desaparece.

Mh6
motogp.com

El Team LaGlisse se va del Mundial de Moto3 con un parco y triste comunicado en el que dice abandonar el mundial por “discrepancias con las personas que dirigen la carrera de María Herrera” y en el que no recuerda que lo cierto y verdad es que el Team LaGlisse ya anunciaba en febrero que no podría afrontar esta temporada por falta de presupuesto. Un presupuesto que, casi milagrosamente, el entorno de su piloto María Herrera fue capaz de reunir en poco menos de un mes para poder iniciar el Mundial. Cuatro citas después, con el artífice del milagro económico a la cabeza del equipo (y hablo de Antonio Herrera, padre de la piloto) el Team LaGlisse anuncia (de nuevo y definitivamente) su marcha para centrarse en el antiguo Campeonato de España (actual Mundial Junior) alegando “discrepancias con las personas que gestionan la carrera de María Herrera”. Ni un mal recuerdo a la situación del equipo en febrero. El MH6 nace oficialmente a partir de las frías cenizas del LaGlisse. Bien pudiera parecer que los Herrera han vampirizado a Fernández-Avilés, bien podría decirse que si Fernández-Avilés seguía en el Mundial era gracias a los Herrera.

Mirando la imagen de María Herrera apoyada en su moto azul cobalto de su propio equipo, viendo el logotipo de la piloto pintado sobre el carenado de su KTM (porque la ha pagado ella) uno pensaría que algo ha cambiado desde Dorna hacía LaGlisse, desapareciendo la protección de la plaza que Fernández Avilés poseía dentro del Mundial para concederle esa plaza al ahora denominado Team MH6, pues en febrero la única posibilidad para que María Herrera accediera al mundial era, según los términos que ha utilizado Dorna, a través de la intermediación del Team LaGlisse.

La intermediación del mismo LaGlisse que se apropió ilegalmente con un camión propiedad de Luis D’Antin simulando su compra con facturas falsas (o al menos eso dictaminaba la sentencia del juzgado), el mismo LaGlisse que no quería montar piezas competitivas en la moto de Efrén Vázquez “por si se rompían” (al menos así lo declaró Pablo Nieto en Tele5), el mismo LaGlisse que le pidió a Ana Carrasco 400.000 euros para completar una temporada mientras la acusaban de no querer competir con ellos, el mismo LaGlisse que bajó a Isaac Viñales a media temporada para subir a Lorenzo Dalla Porta (según el propio Viñales por motivos económicos, es decir, porque Dalla Porta pagó para subirse en la moto por la que Viñales ya había pagado anteriormente), el mismo LaGlisse que era incapaz de mantener su propia infraestructura en febrero y que, año tras año, contaba con la confianza de Dorna para mantener dos plazas en Moto3. Si uno fuera mal pensado (y ninguno de nosotros lo somos) uno pensaría que el encargado de conceder las plazas del Mundial ha dejado de confiar repentinamente en LaGlisse, o quien sabe, también podría pensar que en Dorna han tenido que acceder a las exigencias del Sr. Herrera de ser él mismo quien gestionara la plaza que paga antes que dejarla en blanco, dejando a un lado a aquellos gestores que a un mes del inicio del mundial se dan cuentan de no tener dinero y lo comunican a sus pilotos a través de un comunicado de prensa.

Mirando nuevamente la imagen de María Herrera apoyada cariñosamente sobre el depósito de su KTM azul cobalto, con el orgullo de la autogestión en la mirada de su padre y la apuesta de tener una plaza en el mundial concedida a varios años, uno recuerda a Bruce Willis y su gesto de antihéroe cansado por los años, ése que intento imitar 53 veces al día achinando los ojos, y pienso “la piloto sigue, el gestor cambia. Me parece justo”.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias