David Asencio analiza lo sucedido en la ronda holandesa del WorldSBK

Vaya fin de semana hemos pasado con carreras, ¿eh? Apenas damos abasto para poder ver todo, más teniendo en cuenta lo poco que duran las carreras alojadas en las plataformas (algunas) que ofrecen este contenido.

Ducati Press

La efimeridad de los archivos completos es tanta, casi, como la de la categoría que damos (no todos) a los pilotos. En años pasados, Jonathan Rea era “el jefe”, todo un prodigio de pilotaje que dominaba con mano de hierro la categoría reina del WSBK, pero ahora todo parece haber cambiado. Uno tiene que leer comentarios en redes que rozan, en ocasiones, lo irrespetuoso y no me parece que sea el caso. Puede que el problema sea que no nos hemos enterado todavía que un deporte como este es de equipo, un equipo enorme, que empieza desde los ingenieros que trabajan en fábrica sentados frente a algún programa de CAD hasta el piloto que se monta en la moto. Es por eso que valoro tanto este mundillo. Cuando voy al circuito me doy cuenta de lo “peculiar” de todo lo que se monta durante el fin de semana y la singular vida que se genera entorno a las motos. Todos trabajando en un objetivo común, ser los mejores.

Las comparaciones que se hacían con Rea, las simulaciones montándolo en una MotoGP, ahora se han tornado en comentarios, en muchas ocasiones, despectivos y no estoy para nada de acuerdo. Rea tiene un pilotaje soberbio, lo tenía y lo sigue teniendo, pero la aparición de Álvaro y la nueva Ducati ha instaurado un nuevo estándar de calidad que ha pillado a la mayoría en fuera de juego. Tanto es así, que a menudo pienso en BMW, una moto nueva que ha corrido con el motor completamente de serie en las primeras carreras pero que no sabemos si llega al nivel de “especialización” que ha marcado Ducati y con una V4 que se puede comprar en un concesionario. La pillería del número mínimo de unidades que han de ponerse en venta para considerarlas “moto de serie” en este caso no vale, pues a pesar de no estar al alcance de mi bolsillo, sin ir más lejos, no resulta tan cara como, por ejemplo, una HP4. No deja de ser curioso que de todas ellas, sea la más laureada la más económica.

Bardahl Evan Bros Racing

Uno de los aspectos que más me atraen de este campeonato es cómo van a reaccionar las diferentes marcas a este nuevo estándar impuesto por Ducati. Para colmo, Davies parece que empieza a cogerle el aire y ya se le ve en los puestos de cabeza. Sea como fuere, Álvaro ha sabido solventar con creces la interrogante que se abría al llegar a un circuito en el que el estilo “stop&go” no funcionaba y en el que enlazar curvas a alta velocidad es la clave. Parece ser que en ese terreno, incluso necesitando mejoras para lograr más estabilidad, tal y como ha expresado Álvaro, el binomio piloto/moto es lo suficientemente competitivo como para llevarse las dos carreras disputadas. En la que no pudo hacer nada, ni él ni nadie, fue en la que o salían con motos de nieve o no se corría; al final fue la segunda opción.

Ese dominio que se percibe en Superbikes no es tal en WSSP600. Esta vez ha sido Caricasulo el que se ha llevado la victoria. Espero mucho de este piloto, que lleva ya varios años en la categoría y que ha ido apagando una fogosidad desmedida en los comienzos para ganar en experiencia. Quizás, a mi juicio, esa sea la clave que le va a permitir luchar por el título. Entretanto, Krummenacher, Cluzel, De Rosa, Viñales y los que van llegando, Gradinger, Mahias, Okubo… configuran una de las categorías más disputadas y emocionantes de todo el panorama motociclista. Para colmo, me causa mucha curiosidad ver la evolución de María Herrera, que como una valiente está disputando esta categoría con resultados más que interesantes y de la que espero una evolución constante de aquí al final de la temporada. Lo iremos viendo.

Parking Go

En WSSP300, Manu González lleva dos de dos. Las carreras son frenéticas y la llegada a línea de meta fue de infarto, pero supo jugar sus cartas y de nuevo consiguió la victoria. Esta categoría, si aún no la habéis visto, tiene muchos ingredientes para seguirla, entre ellos la cantidad de pilotos españoles con opciones. Ana Carrasco estuvo a un “plis” de meterse en el pódium, pero el más mínimo error te hacía retroceder un montón de puestos en el numeroso grupo, pero está ahí, sigue ahí. Marc García, primer Campeón del Mundo del WSSP300 también va progresando y ya se le ha podido ver en el grupo de cabeza. Que a los dos Campeones del Mundo les esté costando es síntoma de lo competida de la categoría. En el equipo Maranga volvieron a tener problemas, esta vez de temperatura en el motor con el consiguiente descenso en el rendimiento, algo vital para tener opciones en motos con una potencia limitada como tienen estas pequeñas 400. Mika Pérez y Borja Sánchez tienen calidad para estar luchando por la victoria y espero verles en la siguiente cita con esos problemas resueltos y que nada tienen que ver con su pilotaje.

La categoría parece un “calcetín vuelto del revés” y pilotos que el año pasado estaban delante este año están sufriendo para conseguir entrar en los puntos. Pilotos como Loureiro o Schotman era asiduos a pelear por los puestos de cabeza y este año están sufriendo, aunque claro, teniendo en cuenta que desde el ganador, Manugass, hasta el 19º, la diferencia final fue de tan solo 2,3 segundos… Si la dinámica sigue siendo así, que pinta que sí, conseguir el campeonato va a ser una tarea realmente complicada y auguro carreras tremendamente competidas. Seguid la categoría, no os defraudará.

La próxima en Ímola, con casi un mes de por medio. Tiempo para sacar conclusiones y tomar decisiones, sin duda.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias