Manolo Fernández aporta su visión de lo acontecido durante el Gran Premio de San Marino

Dpto. Prensa MotoGp

Llevo varios GGPP observando algo que pasaba tiempo ha pero que se está volviendo irritantemente normalizado (al menos para el abajo firmante) en los últimos tiempos. Tenía miedo a que la llegada de un medio en exclusiva con medios destinados y tiempo de emisión a la  baja con respecto a los predecesores pudiera conllevar una pérdida de información para el aficionado (porque de los envíados especiales a los circuitos ya se sabe que no podemos esperar más que lo que la misma DAZN emite), pudiera convertirse en un embudo regulador de la información que sale de los circuitos para que a la afición sólo llegara la parte bonita, comercial o la interesante para un público al que no le gustan las motos que, al fin y al cabo, a los que les gusta esto ya le hemos vendido el pack. Y me pregunto si no es algo que se haya convertido en realidad desde ya mismo.

Como si nos encontraramos en el ficcionado Londres de 1984 o en cualquier medio generalista de España de 2019 la información que no se da no existe, y como no existe no se puede opinar de ella. Y por lo tanto, sólo se puede opinar de lo que se informa. Y se informa de lo que puede atraer la necesaria atención de los clientes a los que no les gustan las carreras de motos por ellas mismas sino los que les gusta las grandes estrellas. Y entonces, cualquier mindundi como el abajo firmante no necesita más que una cuenta de twitter e invertir algo de dinero en un video pass o en suscribirse a DAZN y cacarear y cacarear lo que nos quieren enseñar para llamarse periodista en un modelo que, por ser el que hoy por hoy da difusión, parece empeñado seguir aquellos periodistas de verdad, los que tienen contactos, los que ven las cosas en directo, los que nos cuentan que en el próximo GGPP, tal o cual piloto saldrá a darlo todo y ya he escrito mi artículo del día sin mojarme ni calentarme la cabeza.

Cuando no había exceso de información, había más información. Llevo varios GGPP practicando cierto tipo de arqueología en la red para enterarme de qué puede haber pasado en KTM, en Aprilia o a pilotos de Moto2 o Moto3 que no hayan subido al podio, y al final, tras investigar y buscar, lo único que encuentro, en la época de la información, es que en el próximo GGPP saldremos a darlo todo.

Cuando no había exceso de información, había más información. Comprabas una revista y te enterabas, más o menos, qué se había roto en qué moto, qué novedades traían, qué piloto elegía esas novedades y por qué. Y siempre con ese mamoneo de no ir haciendo enemigos, siempre con un más o menos para no ofender a anunciantes, y aún así, más que ahora.

Y me parece triste que un deporte con tantos y tan bellos matices se base en unas declaraciones del macarrilla de turno, que al final es lo que son la mayoría de los pilotos. Es lo que se difunde, y me causa impotencia que cada vez me cueste más encontrar una información que me pueda iluminar lo que veo y no entiendo, y me cuesta cada vez más poder aportar algo que no sean chascarrillos en estos mis #SuggestedMappings.

Michelin Motorsport

Mapping 20: Asomando la patita y mostrando una realidad que no se quiere admitir. Fabio Quartararo ha hecho, por fin, la carrera que estabámos esperando y reabre aún más las heridas que nadie quiere admitir. Fabio enseñó la patita y mucho aguantando la presión de Marc Márquez y entrándole al trapo en la última vuelta, y por favor, tomémonos un tiempo para asimilar qué puede significar liderar una carrera de MotoGP hasta la última vuelta con Marc pegado a tí y con las ganas de disputarle la carrera (ante un Marc muy muy listo, me dió la sensación de que le hizo un primer adelantamiento esperando la respuesta de Fabio para, quizá, ¿confiarlo?). Y mentalidad, mucha mentalidad, capacidad de concentración y de aguantar presión, y capacidad y ganas de echarse la presión de tutear a Marc. Ésa es la patita que en realidad ha mostrado Fabio al menos en Misano, una ambición y un talento acordes y que no sabemos dónde ni por qué lo tenía guardado en Moto2 (lo que hace estar motivado, lo que hace oler sangre).

Una sangre que quizá empiece por el resto de Yamaha. La irupción de Quartararo y toda la ambición mostrada por el francés quizá esté por encima de las posibilidades actuales del resto de pilotos Yamaha. Y de igual manera que la falta de ambición de los pilotos pueda ser el mayor problema que tenga Ducati en los cambios de giro, el exceso de ambición de Quartararo pueda ser el mayor motivo de la falta de grip de las Yamaha oficiales. Porque ya no me creo que con la gira asiática a la vuelta de la esquina, que las Yamaha oficiales vayan peor que la satélite, empieza a ser infumable.

Y justo eso parece, o creo que estamos de acuerdo en gran parte, es lo que pueda estar pasando en Honda con lo de Marc y el resto. Una ambición y talento que está por encima de todo rival. Algo que, esperemos, marque el duelo en el futuro con Quartararo y una ambición que esperemos haga regresar a Jorge Lorenzo ahí delante (porque no será ni el gimnasio, ni la concentración ni la ausencia de dolor, será la ambición lo que haga que Lorenzo vuelva a estar delante o no, a superar los hándicaps o no). Una ambición que le hace tener el octavo título practicámente en el bolsillo y una ambición que supera a las posibilidades de la propia Honda haciendo motos aptas “para todos los públicos”. Una ambición y un talento por encima de cualquier consideración, unas posibilidades encima de la moto que hacen absolutamente innecesarias y de mal gusto las dedicatoria velada a Rossi tras la carrera. No la necesitas para ganar y menos contra un piloto en horas medias (y si queréis que escribo que está en horas altas, eso no le hará subir al podio). Así que lo diré tal y como lo siento, el abajo firmante, que prefirió defender un hastag a promover los piques en un gran medio, se ha sentido profundamente decepcionado por ver cómo Marc promueve y remueve un pique que no le aporta nada en pista y contra un piloto al que sólo se encuentra en entrenos.

Un pique que podría haberse evitado si Dirección de Carrera no se cagara en los pantalones cuando los pilotos que hay que sancionar son los oficiales de MotoGP. Llevamos todo el santo año viendo como en las clasificaciones de MotoGP se hacen “cosas” que en otras categorías se sancionan. En Silverstone vimos a tres pilotos practicámente parados en pista esperándose unos a otros, y en Misano vimos a un piloto que podemos decirle de todo menos inexperto cruzarse sin querer en el sitio menos oportuno.

Viva el espectáculo que nos daís, que promovéis y que no denunciamos. Ya sabemos que en el próximo GGPP saldremos a darlo todo.

Dpto. Prensa MotoGp

Podría hablar de Augusto Fernández y la similitud de su ambición con la de Quartararo en Moto2. Augusto mostró en la última vuelta y vuelta de honor un hachazo y colleja que, me váis a perdonar, me recordó a la malísima sangre que tenía Doohan encima de la moto y gracias a la evolución que está teniendo muy “in crescendo” nos va a brindar una situación muy análoga a la de Moto3, con dos pilotos separados por unos veintitantos puntos a cara de perro en lo que queda el resto de temporada. Pues ya hemos visto la cara de perro de Augusto y bien vista, Alex Márquez va a tener que trabajar mucho la suya en lo que queda de año y el que viene. Igual podría hablar de Lorenzo Dalla Porta, que en Moto3 me parece más sólido que Alex en Moto2. La irregularidad de Arón Canet contrasta con la evolución de Augusto en Moto2, pero la situación similar la podemos tener con Tony Arbolino, cuya hoja de resultados en los últimos seis GGPP (5 podios, dos terceros dos segundo y una victoria) puede hacer replantearnos cúal es, en realidad, el piloto más sólido de Moto3.

Y qué más da, a quién le importa. El próximo GGPP, a darlo todo.

No olviden vitaminarse ni mineralizarse. Nos vemos tras el GP de Aragón.

Manolo Fernández.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias