Foto:Hm Plant Honda

La quinta ronda del British Superbike se disputa este fin de semana en el circuito de Knockhill. El año pasado Michael Rutter venció la única carrera celebrada, pues se suspendió la segunda debido a la lluvia y fue trasladada a la siguiente ronda, en la cual se celebraron tres carreras.

Shakey Byrne es el líder del campeonato, merced a su regularidad y a actuaciones impresionantes como la que realizó en la primera carrera en Thruxton, donde fue segundo saliendo desde las últimas plazas en una remontada memorable.

Su compañero y campeón en título, Ryuichi Kiyonari no acaba de encontrar las primeras posiciones, a pesar de haber cosechado buenos resultados en las primeras carreras.

En la misma situación que Kiyonari se encuentran Rutter y Josh Brookes, quienes no están respondiendo del todo a su condición de favorito. Rutter porque es palpable que su Ducati no es de las mejores de la parrilla, y Brookes aun necesita tiempo para coger el truco a la Suzuki.

Quien sí tiene bien cogido el punto a la Suzuki es John Hopkins, que continua en línea ascendente en el campeonato, y cuya regularidad le convierte en la principal amenaza para Byrne.

Los pilotos de Yamaha están con un punto extra de motivación, según se desprende de sus declaraciones esta semana. Tommy Hill está plenamente recuperado de su lesión en Oulton Park y Michael Laverty ganó la primera carrera en Thruxton.

Alex Lowes tuvo un debut sensacional sobre la Kawasaki de Easton, pero su sorprendente pole no fue confirmada en carrera, pero seguro que dará otra demostración de su espectacular pilotaje.

[publicidad]

 

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias