Segunda ronda del Campeonato del Mundo de Superbikes. En Phillip Island me quedé con las ganas de ver un mano a mano entre Max Biaggi y Carlos Checa. Biaggi tiene un cohete en forma de Aprilia y Checa pone la clase a bordo de su Ducati, aunque arriesgar en exceso no trae buenas consecuencias.

Imola es un circuito propicio para Carlos, donde ha ganado tres de las cuatro últimas carreras, y en la restante fue tercero, números que invitan al optimismo.

Melandri sorprendió por haber sabido sacar rendimiento a la difícil BMW oficial, y con Leon Haslam recuperado pueden optar al triunfo.

Jonathan Rea tiene una espina clavada de la segunda carrera del año pasado, donde rompió el motor en la última vuelta cuando lideraba la carrera en solitario. El rendimiento de la Fireblade 2012 es una incógnita, pues parece venirse abajo en la segunda mitad de la carrera.

Debutará John Hopkins tras su accidentada pretemporada. Sufrió la amputación de un dedo primero, y una fuerte caída en Phillip Island durante unos test previos. En Imola Hopkins podrá subirse al fin a la Suzuki y demostrar su enorme calidad, como demostró en el British del año pasado.

Si alguien está destacando, ese es Tom Sykes. El británico realizó unos sorprendentes test en Aragón junto a Joan Lascorz, demostrando que la Kawasaki cada vez está más cerca de luchar por la victoria con asiduidad.

Otra Kawasaki, del equipo Pedercini, lleva David Salom, muy recuperado de su lesión y que quiere entrar en los puntos.

Atención a las Ducati del equipo Liberty, cuatro motos en pista con la incorporación de McCormick. El rendimiento de Berger, Guintoly y Smrz en Australia fue excelente, por lo que hay que tenerlos en cuenta.

En Supersport genera dudas el rendimiento de Sofuoglu tras su reciente caída en unos test. El turco regresó por la puerta grande al campeonato ganando en Phillip Island, y lidera la batalla de Kawasaki frente al potencial de Honda con Cluzel, Lowes, Parkes, etc. Sofuoglu protagonizó una de las carreras más espectaculares y de final inesperado en 2010 en Imola, cuando luchaba con Eugene Laverty por el título mundial.

Comienzan los campeonatos de Superstock. En la categoría 1000 destaca la presencia de kev Coghlan, que pilotará una Panigale que simultaneará con su participación en el British Supersport y la incorporación definitiva de Federico Sandi con el equipo Althea Ducati tras verse fuera del equipo Liberty hace pocas semanas.

Con Giugliano y Canepa en Superbikes, y Petrucci en MotoGp, el abanico de favoritos se abre, destacando habituales en cabeza el año pasado como Barrier, Baroni, Loris Baz o las Kawasaki del equipo Pedercini, en manos de Guarnoni y Staring.

En Superstock 600 ocurre lo mismo. Los pilotos punteros de 2011 han dado el salto a 1000 o a Supersport, permaneciendo en la categoría jóvenes promesas como Egea, Russo, Cocco o el español Nacho Calero, enrolado en el equipo Trasimeno Yamaha.

 

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias