Nuestro colaborador Josonen opina sobre el futuro de Valentino Rossi

Aprovecho la resaca post-Cheste para opinar sobre lo que se le viene encima a Vale para el año que viene… Todo un reto, sin duda alguna, que ha empezado de la una manera muy torpe en cuanto a las formas se refiere, con la salida de Jeremy Burguess de su equipo.

Rossi
Yamaha Factory Racing
Porque, está bien, aceptamos pulpo como animal de compañía y que el técnico más laureado de todos los que pisan el paddock, es una rémora del pasado que no le da ningún empuje adicional a la carrera de Rossi. Bien, si él lo ve así, pues cojo####.

Pero las FORMAS han sido irrespetuosas, chabacanas y desde luego para nada acordes a todo lo que Burguess ha aportado a la carrera del piloto italiano…

No obstante, todo esto ya lo comentamos en la contra-crónica de Valencia.

Lo que pretendo hacer en estas líneas es dar unas cuantas claves, y porque no decirlo también, plantear muchas incógnitas sobre lo que se le presenta para la temporada venidera al otrora Rey de la Categoría Reina.

Creo que salvo los muy fans del astro italiano, que en nuestro país por cierto, son legión, casi nadie contaba con Vale como firme candidato al título. Dos años de penuria con las motos de Borgo Panigale, que se encargó de hacer-rehacer-volver a rehacer, hasta conseguir que las motos rojas de Bolonia no dejen de ser una burda copia de sus rivales japonesas, tuvieron un efecto demoledor en las prestaciones de Vale en pista.

El salto a YAMAHA, la vuelta a casa del hijo pródigo con su ahora denostado Crew Chief al frente, devolvían de un plumazo las ilusiones y la motivación a un Rossi empeñado en cerrar su andadura en las motos con resultados acordes a su nivel de pilotaje.

Y, ¿ qué ha pasado? ¿Dónde quedó el amor? ¿Se nos rompió de tanto usarlo? ¿Está Rossi mayor para competir con los Spaniards? ¿Volverá algún día a luchar domingo tras domingo por ser el vencedor?

Igual, soterradamente, la respuesta la dio Burguess en lo poco que dijo que sonó a carga de profundidad durante la lamentable rueda de prensa que organizaron en su “honor”.

Hemos estado cuatro años “chasing rainbows”.O sea, que han estado los últimos cuatro años persiguiendo arco iris, como en busca del Nirvana, del Santo Grial, del Monstruo del Lago Ness, o vaya usted a saber.

Pero estos aussies son muy suyos y no tiran, jamás, puntada sin hilo. ¿Os acordáis también de otra frase muy célebre de un compatriota suyo, no? Aquello de “tu ambición es mayor que….”

Vamos, que Jeremy está diciendo que estos cuatro años sin título mundial están buscando y rebuscando algo efímero, ¿una ilusión? ¿un retorno al pasado imposible? Yo creo que a buen entendedor, con pocas palabras bastan….

Varios son los aspectos que desde fuera y, obviamente sin tener todos los datos en la mano, se antojan como claves en el discurrir de Vale en esta temporada recién terminada y la que está por llegar.

A saber…

MOTO: LA M1, ya NO es suya. Es de un tipo que tiene al lado, Bicampeón del Mundo, que mientras él se peleaba con la gente de las motos rojas, fue puliendo a su antojo una moto que ya era mítica cuando Rossi la dejó. Porque la Yamaha, esa misma que nos hacen creer casi cada año que es un carrito de polos, ha sido la gran dominadora del Mundial en los últimos años. Y está hecha al gusto de Jorge. Así que Vale se tira todo el año diciendo que la moto no le permite pilotar como a él le gusta, que le cuesta horrores seguir el ritmo de los españoles en las primeras vueltas, que con depósito lleno no puede ir rápido, que los neumáticos fríos le afectan más. Y ¿quién es el tío que más corre en esas circunstancias? Coño, Jorge Lorenzo, que lleva, efectivamente, una Yamaha M1. Curioso, ¿eh?

LA EDAD. Nos guste o no, 34 años cuando llevas en el Mundial desde el año 96, tienen que pesar a la fuerza, y más cuando la “aventura Ducati” se saldaba fin de semana sí y al otro, también con revolcones. La confianza, la capacidad de empujar cuando ves el límite cerca, cuando la moto te está avisando y con otra edad te pasabas esos avisos por el forro para seguir apretando como un poseso, no es igual.

EL ENTORNO.. Y aquí no hablamos de Uccio and Company. Hablamos del entorno competitivo, el que marcan tres españoles que han llevado el nivel de exigencia, sobretodo con la llegada de Marc, a otro nivel en MOTOGP. Siempre ha existido una corriente “marginal” pero con su peso de razón que afirma que gran parte de los Mundiales que ha ganado ROSSI en MOTOGP se deben a que nunca tuvo competidores de su altura. Sin ser del todo cierto, dudo que los competidores que ha tenido Vale este año tengan parangón con algo parecido en su carrera, dado el excepcional estado de forma de Marc, Jorge y Dani.

Y con todo esto, ¿Cómo se presenta 2014 para Valentino? Complicado, muy complicado.

Eso sí, lo que si hay que concederle y aplaudirle es algo que ya todos sabíamos. Es un competidor, así con mayúsculas. No se rinde. Podía haberlo mandado todo al carajo hace tiempo, pero no lo hace. Tiene amor propio y un ego que alimentar a base de victorias. Pero claro, con eso sólo no basta. No con estos 3 bestias.

Dicho lo cual, que Vale acepte el reto ya es, para nosotros como aficionados, una excelente noticia. Porque en una parrilla en la que esté Rossi, siempre se puede esperar algo especial.

Para terminar, no deja de ser curioso que las últimas declaraciones de Rossi sobre su “nuevo fichaje”, Silvano Galbusera, es que le conoció cuando probó la R1 de SBK en 2010, y éste se ha limitado a decir que lo primero que tiene que hacer es conocer la moto, porque no la conoce.

Pues sí que va a ser todo un reto, PERO CON MAYÚSCULAS, el del 2014 para Rossi y “su” equipo.

Esperemos acontecimientos.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias