Gran Premio de Italia: La Contra-Crónica de Josonen

¡Muy buenas a todos!

Llegamos a Mugello, la madre de todos los circuitos, la pista entre las pistas junto con Philip Island, y éste nos correspondió con muy buenas carreras como suele ser habitual por allí.

También como suele ser habitual por allí, forofos porque lo de aficionados no les pega mucho, decía que forofos ciegos de fiebre amarilla, pitaron, abuchearon se cagaron en todo lo cagable y se acordaron de las madres de dos tipos que nos deleitaron con una última vuelta para enmarcar jugándose los huevos a 350 kms/h.

Claro que para entonces el Profeta, ese que decide que es blanco y que es negro, el mismo que en una huida hacia delante sin freno que nos trae hasta aquí con todo este ambiente futbolero, asqueroso y pandillero de “lucha de bandos”, ese mismo que montó una Teoría de la Conspiración para tapar sus vergüenzas en una acción que será recordada para los que tenemos memoria y ojos en vez de antifaces, como una de las más antideportivas de la Historia de este deporte, ese mismo, ya no estaba en carrera.

Jorge Lorenzo y Valentino Rossi durante el Gran Premio de Italia

Foto: Yamaha MotoGp

Y mira que pintaba todo de color de rosa, perdón de amarillo, para que los fieles y su Dios en la Tierra tuviesen juntos una liturgia celestial en Domingo italiano. Pero la caprichosa mecánica les privó de una lucha que para TODOS, y ahí me incluyo, hubiese sido ÉPICA.

Y sumándose a todo esto, Lorenzo, el que cada vez que busca culpables de una mala clasificación abre la bocaza para que toda la prensa se frote las manos con titulares de lo más contundentes. Ese Jorge confabulador que en vez de centrarse en lo que hace de coña que es dar gas y ganar carreras, ve fantasmas y habla JUSTO lo mismo de lo que se queja.

Vamos que si para él lo de Valentino y su acusación todavía firme y persistente de que Marc y él se compincharon para robarle el Título es un gilipollez, igual de ridícula es la teoría por la cual un tipo como Viñales se empeña este año, porque le acusa no sólo por Mugello, en que Rossi clasifique mejor que nadie.

Y ya para rematar, se pone a hacer el chorra como el que copia un examen cuando gana un carrerón como el que se llevó para su zurrón. ¡Amos, no me jodas!.

¿Pero esto qué cojones es?:¿primero de Pre-escolar?

“Señorita, señorita, que al de la moto azul le están chivando desde la fila de atrás”

¡De verdad, que vaya show de mis narices…!

Será mejor que lo dejemos y pasemos a comentar lo que vimos en la Toscana, porque si no me veo soltando improperios sin parar y la carrera que disfrutamos no lo merece.

¡Ah, por cierto!: MOTO2 Y MOTO3 también existen y nos lo demostraron con sendos carrerones…(mea culpa)

AL LÍO….

MotoGp

YAMAHA-FACTORY

Nadie dudaba que Mugello era una cita marcada a fuego en el duelo que se vive en el Box Azul. Es la Meca, el lugar de peregrinaje donde se reúnen la mayor cantidad de seguidores del 46 en todo el Mundo. Y es también, curiosamente, un circuito donde Jorge suele brillar con luz propia.

Lo que poco esperábamos es, no ya tanto el hecho de que el Subcampeón consiguiese la pole, ya lo había hecho en Jerez, sino ver a Lorenzo en segunda fila. Claro que para todo eso había una explicación según el balear de la cual ya he dado mi opinión en el prólogo.

Centrándonos en el aspecto puramente deportivo, a Jorge, por h o por b, no se le vio con el ritmo triturante marca de la casa en Italia. Sin grandes quejas sobre los neumáticos, el histórico chivo expiatorio de cualquier piloto, y con un compañero de equipo que sí encontraba décimas y vueltas como para ponerse en modo gran Favorito para la carrera, la preocupación era palpable entre Forcada y los suyos.

Si además le sumas a todo esto que en el Warm-Up al Campeón se le rompe la moto, no es que fuesen muy halagüeñas las previsiones para carrera.

Pero como ha demostrado muchas veces durante su carrera, la determinación y el afán competitivo es algo cosustancial a la forma de correr de Jorge. Con lo que verle hacerse con el primer puesto después de una salida fulgurante y luchar como lo hizo para ganar, le honra como piloto y le da un plus de motivación y confianza enorme para acometer al asalto a su ansiado cuarto Título de MOTOGP. Sin duda, el más complicado de todos.

En el otro lado del box, desilusión absoluta y no es para menos. Pocas veces en los últimos años habíamos visto tan preparado y trabajado el asalto a la victoria por parte del piloto de Tavullia. Hasta que su motor dijo basta, estaba claro que era el máximo favorito para la victoria, aún cuando en San Donato tuvo un par de coladas de esas que parecen inevitables.

El marrón es ahora para YAMAHA. Dos motores rotos en el mismo fin de semana y sin saber a ciencia cierta todavía la causa. Desde luego, no parece algo tranquilizante de cara al futuro más inmediato.

Treinta y siete puntos separan a ambos en la Tabla de Clasificación: no es nada insalvable dada la altura del año a la que nos encontramos, pero es más de una carrera de distancia.

Significativa sí que parece…

Jorge Lorenzo y Marc Márquez en la llegada del Gran Premio de Italia de MotoGp

Foto: Dpto. Prensa MotoGp

HONDA-HRC

Te puede gustar más o menos. Los que ya peinamos alguna cana, ese estilo salvaje Oeste puede que no sea de lo más ortodoxo posible. Pero lo que hay que reconocer y AGRADECER de manera unánime son los huevos y el coraje con el que lucha Marc a nada que ve la posibilidad de hacerse con una victoria.

Tiene una moto que no va. Es así de sencillo. No puede trasmitir potencia al asfalto, tiene problemas de grip, en cuanto sube la temperatura se come las gomas, y en velocidad punta, una de las armas históricas de cualquier HONDA, no sale bien parada.

Pero todo esto da igual si tienes pilotándola a un Animal como el de Cervera. Increíble el espectáculo que nos brindó en Mugello para acabar “muriendo en la orilla”, después de una última vuelta de esas que verás unas cuantas veces en casa antes de que acabe el año.

Eso sí, que una YAMAHA fusile a una HONDA por rebufo en MOTOGP era de lo poco que me quedaba por ver. Si Sichiro Honda levantase la cabeza, del susto se volvería al hoyo.

Dani a lo suyo. Entrenos de esos que no dicen nada, carrera de menos a más que parece ser táctica para evitar triturar gomas en las primeras vueltas, y una lucha decente con Iannone por el tercer lugar del podio.

Ver como su equipo le felicitaba casi como si hubiese ganado la carrera deja ver lo terrenales de los objetivos ahora mismo para Pedrosa y los suyos. Lo de Título suena a chiste directamente.

Lo mejor que se pudo llevar de Italia, fuera parte de unas cuantas buenas vueltas contra una DUCATI, fue su renovación con HONDA. Al final, toda una vida junto a la marca más grande del Mundo, supongo que es algo para recordar cuando ya no compita.

Por lo demás, el año sigue su curso.

DUCATI

Siempre que llegamos a Mugello y nos acordamos de su inmensa recta, pensamos que este año sí, que ya toca, que por fin, una moto roja fabricada en Bolonia aunque tenga capital alemán, será capaz de ganar la carrera. Y otro año más que esto no sucede.

Aunque esta parecía una Temporada especial para ellos habida cuenta del tremendo desempeño en entrenamientos del “otro” Andrea, el que se pira, o mejor dicho, al que no renuevan.

Pero una salida desastrosa frustró desde el comienzo cualquier intento de lucha por la victoria. Claro que para entonces, el otro Andrea, el que se queda, hizo lo que viene siendo también una constante este año. Salir muy atrás en parrilla y llegar muy delante en la primera vuelta.

Andrea Iannone durante el Gran Premio de Italia en Mugello

Foto: Dpto. Prensa MotoGp

Luego se encargó de mandarlo todo a paseo en su duelo son Iannone yéndose largo y finiquitando, de esta forma, cualquier posibilidad de podio.

La decisión final de DUCATI CORSE en cuanto a quién debe ser el compañero de Jorge el año que viene, estaba cantada. Si juegas y apuestas fuerte todo al Campeón, lo que no quieres es cerca de él a un tipo impulsivo, racial y temperamental como Iannone que aunque te pueda dar algún buen resultado, su imprevisible carácter te pueda costar más de un disgusto.

No pones doce kilos encima de la mesa para que a “The Maniac” se le crucen un día los cables y se lleve por delante a tu jefe de filas como hizo con Dovi en Argentina.

¿Qué es una decisión cuestionable deportivamente hablando?. Por supuesto que sí. Pero desde el punto de vista práctico-empresarial, tiene todo el sentido del mundo.

Veremos cómo le va en SUZUKI. Y hablando de Hammatsu…

SUZUKI AND REST OF THE WORLD

Fuera aparte del Profeta, el otro gran protagonista del fin de semana fue Maverick Viñales. Estelar en los entrenamientos, confirmado por YAMAHA como apuesta de futuro y al que se le escapó la pole por una ridícula diferencia de menos de 1 centésima.

Su compañero de equipo, al que le haremos un “aparte” porque se lo ha ganado a pulso, también consiguió en un sprint final de aúpa, encaramarse hasta la sexta posición en parrilla, lo que, en un circuito del nivel de exigencia que tiene Mugello, deja ver que las motos azules de SUZUKI progresan más que adecuadamente.

Carrera ya es otra cosa, y aunque Mack tuvo problemas electrónicos que hicieron que le saltase un limitador en la salida que le llevó a las catacumbas del pelotón, la firma ya está echada.

Y donde NO está dicha firma es en la renovación de Aleix con la gente de Brivio. Y para que TODO el mundo lo supiésemos y VIÉSEMOS lo injusta que es la vida con él (y con su hermano también, otro que cuando habla sube el pan), nos dio todo un dechado de razones por las que estaba muy enfadado con la fábrica. A saber.

-Que ÉL, Aleix Espargaró, que por mucho que se empreñe no ha empatado con nadie, tiene que saber quien ficha su marca por la prensa.

-Que él, un buen piloto, pero NO un Megacrack de esto como ha dejado más que en evidencia el talento de Viñales, desechó TODA una HONDA satélite de Cechinello por una moto como la Susi que se rompía y era poco más que un desecho.(¡te cagas!)

– Que él, tiene unas ofertas cojonudas y que en este Campeonato no se acaba el mundo.

Llegados a este punto, sí que le voy a dar la razón. En MOTOGP no se acaba el mundo, pero con la Santa rajada que se metió, que para eso los japos lo anotan todo en FOSFORITO, ya se puede dar por jodido salvo sorpresa mayúscula en el que es ahora mismo su equipo.

No se puede “ganar” uno una renovación piando como un pollo cuando, además, sabes que NO tienes la sartén por el mango. Con la casi confirmación de Rins como nuevo piloto para SUZUKI, no tengo ni idea de donde hay un hueco para el Crack de Aleix.

Con lo bien que estaba calladito, haciendo su trabajo y dejando que su representante haga el suyo.

En fin, que la incontinencia verbal les viene de familia a esta gente.

En cuanto a los demás, buen séptimo de Smith que CONTRASTA de forma ultra-llamativa con el decimoquinto y anteúltimo lugar de su compañero de equipo, también decente para Petrucci su octavo lugar y nuestro Tito se rompió la clavícula.

Dice el Dr Mir que es una fractura fea con complicaciones adicionales a la altura del esternón, así que otra china más en el duro camino de Rabat este año. La verdad es que le está resultando más complicado de lo que se preveía.

MOTO2

A estos pobres les pasa de todo este año. En Qatar un semáforo de aquellos vacilones deja fuera media parrilla y una cámara con la mirada algo sucia, sanciona a unos sí pero a otros no.

Llegamos a Mugello y cuando estábamos la mar de entretenidos con una muy buena carrera y Rins metido en la pomada, un air fence roto (¡vaya hostión que se dio Vierge!, menos mal que no le pasó nada), lo para todo y nos mete de lleno en un nuevo protocolo que fue un auténtico desastre.

“Ahora sí desde el pit lane, mejor no que sois muchos, vosotros atrás que ya estaba cerrado el semáforo, espera que salimos otra vez…”

¡JODER qué follón!.

Principal damnificado: Rins, sin duda. Salir el veinticinco cuando había hecho una remontada muy seria y estaba en el grupo cabecero, no es plato de buen gusto. Menos mal que tiró de oficio con esa sangre fría que le caracteriza, consiguiendo al final minimizar los daños con su séptimo puesto final.

Johan Zarco celebra su victoria en el Gran Premio de Italia

Foto: Dpto. Prensa MotoGp

Otro de los destacados con un fin de semana de matrícula fue Axel. Y va sin ninguna coña oculta. Cuarto en parrilla, se le vio bastante disparado en los primeros compases de carrera, pero supo domar los nervios y firmó un sexto final que yo lo doy por más que bueno.

Entre los megafavoritos de la Categoría tuvimos a un Zarco volviendo por donde se presupone que tiene que estar, esto es, luchando por la victoria (precioso el duelo con Baldasarri), Lowes dejando también su impronta y con hechuras de ser aspirante hasta el final y un muy buen Takeshi que nos hizo sonreír al verle luchar por la cabeza de carrera.

Lo de Márquez cayéndose junto a Luca Marini (Hermanísimo Vs Hermanísimo) en la primera carrera, ya de no creer.

Al final nos quedamos con Álex y Álex (Rins y Lowes) como líderes de la Categoría separados por sólo dos puntos, con Zarco metiéndose de lleno en la pomada, ya que está a menos de una carrera de distancia, y Luthi justo entre todos.

En Montmeló seguirá la lucha.

MOTO3

¡Y con ellos llegó el escándalo.! Frase ya manida y manoseada en la Contra, pero no por ello menos cierta cuando somos testigos de un carrerón de infarto como el que nos depararon los cachorros.

Once pilotos distintos a liderar la carrera, un tipo con apellido de cura franciscano Di Giannantonio, convertido en protagonista cuando no le conocía ni el Tato, Fenati fuera confirmando su más que probada Teoría llamada EsteFindeSí-EsteFindeNo, y los nuestros con muy mala fortuna ya que a la caída de Navarro con Guevara tuvimos que sumar la del imberbe y descarado Canet, cuando luchaba con la jauría para firmar posiciones adelantadas.

Brad Binder durante el Gran Premio de Italia

Foto: Dpto. Prensa MotoGp

También vimos por fin a los del Leopard delante, donde se les supone que deben estar por presupuesto, talento y equipo técnico, (ya sabéis, Contra-azuzando-Piloto- Resucitando), y un Binder que al igual que Oliveira el año pasado, una vez destapado el frasco de las victorias, el tío no para de acapararlas.

Vaya ojo que tiene Ajo ¿eh? (chiste de mi Editor, las quejas al mail de pcmoto). No hay año que no tenga algún pupilo en la pomada, y salvo el estrepitoso fracaso de Hanika, más por el piloto que por cualquier otro motivo, es un manager que sabe muy bien lo que hace y con quien lo hace.

Vamos que lo pasamos en grande con hasta veinte pilotos jugándose los cuartos y metiéndose hachazos sin parar. Con los cinco primeros entrando en setenta y siete milésimas, y los nueve primeros en un segundo y medio, la de Mugello fue, probablemente la mejor carrera en lo que llevamos de año.

Y esto es todo amigos.

Próxima parada: Circuit de Catalunya.

¡Saludos cordiales!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias