Antes de que empiece MotoGP....

Carta abierta a Josonen

The Fucking Master One – Foto: © Es un selfie…by josonen

Querido amigo Josonen, ahora que va a empezar la temporada 2017 quiero dirigirme a ti desde las páginas por las que te conocí, por tu puñetera Contra que, créeme, muchos añoran (añoramos).

Entiendo perfectamente que hubiera un momento que dijeras “hasta aquí”. Por suerte, entre nosotros nos entendemos y todos sabemos el tiempo y esfuerzo que cuesta escribir cuatro letras en condiciones y todos sabemos que no es sólo el tiempo de estar delante del ordenador, el borrador mental, ver las carreras puntualmente, estar atento a los detalles de entre semana…. Evidentemente no voy a comparar todo este trabajo de “opinólogo” con estar al pie del cañón como hace Pipe o como hacen otros amigos de otras webs (sin entrar en nombres) cubriendo detalles que la mayoría de medios desprecian o simplemente cortan y pegan, incluso los más profesionales. No sé cuantas entrevistas a pilotos de Moto3 habremos leído estos días, por ejemplo.

Efectivamente, sólo esas.

Pero no pretendo compararnos con éstos medios de referencia, al fin y al cabo somos lo que somos: opinólogos en su casa, (muy) atentos a lo que vemos y sobre lo que aplicamos lo que creemos saber, desde nuestro particular sentido común, y desde el respeto que ser de esos que creen intuir lo jodido que es llevar una moto porque conducimos las nuestras propias. Resumiendo, que si contamos algo es porque lo hemos visto y creemos que es así, y tanto lo creemos que lo defendemos públicamente sin importarnos ni cuanta gente lo lea ni a quién le siente bien ni le siente mal: lo hemos visto de una manera y así lo decimos.

Que tú no escribas es una pérdida. Aunque los tiempos empiecen a cambiar y MotoGP sea hoy un poco más asequible y más gente pueda ver las carreras en directo, que gente como tú no cuente lo que ve sencillamente me jod… irrita porque los que siguen haciendo ruido acabarán teniendo la razón por incomparecencia de los que dicen que han visto una cosa sin importar que le joda al fanático de turno. Que gente como tú no escriba simplemente me parece darle la razón a…

Darle la razón a aquellos que son capaces de defender que su piloto favorito es físicamente no apto para MotoGP (verás cuando se entere el fabricante que le contrata) por su peso, por su falta de palanca o por lo que sea antes de reconocer que rinde como se le espera en todos las citas. Es como si en los tiempos de la igualdad la postura oficial de un país sobre una infanta sea la de hacerla tonta antes que responsable de sus actos.

Darle la razón a aquellos que dudan de Maverick Viñales y no recuerdan, no quieren recordar o sencillamente no vieron cómo Mack jugaba al gato y al ratón con Nico Terol, a aquellos que no recuerdan la última curva de Cheste 2013 dónde se proclamó Campeón del Mundo por sangre fría, a aquellos que no recuerdan que Mack siguió compitiendo por el campeonato de Moto2 en su primer año mientras se cerraba su paso a MotoGP, algo que ni Rins, ni Bautista, ni Simoncelli, ni Rabat ni muchos otros pudieron soportar.

Darle la razón a aquellos que creen que las carreras comienzan a las dos de la tarde.

Darle la razón a aquellos que se dan golpes de pecho por la seguridad de los pilotos pero son incapaces de criticar a la organización, dirección de carrera o de reproducir las palabras de Rossi durante el sábado del pasado GP de Catalunya reconociendo que se sabía que podía pasar lo que pasó y que durante años no se hizo nada, darle la razón a aquellos que pretenden cobrarnos 3 euros por una revista que sencillamente ocultó estas declaraciones. Vamos, como dar por bueno que la tierra es plana y cobrar por contarlo.

Darle la razón a aquellos que creen que los pilotos están por encima de los ingenieros.

Darle la razón a aquellos que no creen que los pilotos que están por encima de las motos tienen un gran equipo de ingenieros a la sombra trabajando en reciprocidad con el piloto.

Darle la razón a aquellos que dicen que son todos buenísimos y que no existen los pilotos de relleno.

A aquellos para los que Stoner nunca existió.

Darle la razón a aquellos que hacen de las caídas parte del espectáculo.

Darle la razón a los que no se quieren enterar que tras el odio al rival sólo existe admiración por lo que cuesta ganar al rival, y que todo lo demás no es más que mercadería de playa.

Darle la razón a aquellos que no quieren entender que si contamos cosas es porque las vemos, aún desde nuestro sofá, y si las vemos es que pasan aunque nos equivoquemos en nuestras conclusiones.

Hagas lo que hagas, no olvides nunca mineralizarte y vitaminarte. Y sobre todo, no olvides en creer más en lo que ves que en lo que nos cuentan y en las cervezas que me debes.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias