Kawasaki Press

Román Ramos dio un gran salto adelante en Misano. Por primera vez, el cántabro logró pasar el corte y clasificarse para la Q2, la sesión definitiva de calificación.

La falta de experiencia con los neumáticos específicos de calificación, que se usan en esa tanda, pasó factura al piloto del Team Go Eleven, que logró la décimo segunda plaza en la parrilla de salida.

A pesar de las altas temperaturas, Ramos logró una sobresaliente octava plaza, que afianza al piloto dentro del top-10 de la categoría.

Este resultado le otorgaba el derecho, gracias al nuevo reglamento de parrilla de salida en la segunda manga, de salir desde la quinta plaza.

El fin de semana, que hasta entonces estaba siendo sobresaliente, terminó de forma prematura, cuando el motor de su Kawasaki se rompió, obligando a Román Ramos a abandonar la carrera, hecho que no empaña un notable fin de semana.

Román Ramos:Cuando el asfalto está por encima de cuarenta grados, nuestra moto se vuelve complicada de pilotar, se pierde confianza en el tren delantero y se vuelve más nerviosa. El equipo trabajó mucho para ayudarme y logramos una buena puesta a punto. Fue importante terminar y afianzarnos en el top-10. En la segunda manga dimos otro paso adelante, y me hubiera gustado luchar por estar entre los seis primeros, algo impensable en pretemporada, pero el motor se rompió y el sueño se esfumó. Estamos con mucha confianza de cara a Laguna Seca. Quiero dar las gracias a mi equipo.”

Suscríbete a nuestro boletín de noticias