Lee Hardy Racing
Terminado el TT de la Isla de Man, el Campeonato nacional Británico de Superbikes, BSB, retomó su actividad, en esta ocasión desde el circuito escocés de Knockhill.

Ya en los entrenamientos libres del viernes, tres de los pilotos más en forma quedaron en fuera de juego por caída. El líder Leon Haslam, el piloto de Ducati Glenn Irwin y Christian Iddon.

Del mismo modo, durante el fin de semana se conoció de noticia del abandono del campeonato por parte de Davide Giugliano, que se había convertido en uno de sus grandes alicientes, pero llevaba en el dique seco por lesión desde la segunda ronda.

Esta tesitura favorecía la recuperación de Shane Byrne, que tenía una gran oportunidad para recortar distancias, pero los verdaderos protagonistas fueron dos representantes de la nueva generación de pilotos británicos.

Luke Mossey, que había logrado las dos victorias en Brands Hatch se hizo con la pole position, pero en carrera emergió la figura de Jake Dixon, piloto del equipo Lee Hardy Racing, patrocinado por la RAF, fuerza aérea británica.

Dixon se impuso en ambas mangas, en la primera con holgura respecto a Mossey y Byrne, y en la segunda con tan solo medio segundo de ventaja sobre James Ellison.

Mossey se convierte en el nuevo lider de la clasificación general, con una ventaja de treinta puntos sobre su compañero de equipo, Leon Haslam.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias