Las órdenes de equipo a Lorenzo...

Agarrarse a un mapping ardiendo

...o cómo hacer leña del árbol que no ha caído

dovizioso-silverstoneDucati Press

Lo he pensado muchas veces y lo sigo pensando. Viendo la reacción de la prensa italiana y de parte de la afición tras el GP de Valencia 2017 creo que, en términos de gestión deportiva, una de las peores cosas que han sucedido en Ducati fue el fichaje de Casey Stoner.
Casey StonerStoner fue, probablemente, uno de los pilotos peor asesorados en sus declaraciones (eso si alguna vez alguien le asesoró), cosa que unida a ser uno de los más bocazas seguramente le haya privado volver a competir en MotoGP, bien como Wild Card o como sustituto de algún piloto, como ocurrió con Pedrosa en HRC. Pero sobre todo, y mal que les pese a muchos, Casey Stoner era el mejor y más talentoso piloto del mundo mientras compitió en MotoGP, un título que el abajo firmante le otorga cualitativamente y las estadísticas cuantitativamente.

¿Qué trajo de malo Stoner a Ducati? La mala costumbre de ganar, bien un título o numerosos Grandes Premios durante su estancia. Stoner hizo de Ducati una marca ganadora cuando aún no lo era y que con su marcha a Honda en 2011 obligó a Ducati a seguir ganando sin él en un anhelado proyecto que se ha reinventado y adaptado a las circunstancias de la marca.

Diría que cuando Ducati osó llegar a MotoGP animada por los nuevos motores de 4 tiempos su objetivo era el que el Ingeniero Taglioni le contó a Dennis Noyes según ha escrito éste último en twitter: “no podemos ganar a los japoneses de tú a tú, pero les sorprendemos en una emboscada de vez en cuando”.

Preziosi

Y para esto mismo llegaron a un acuerdo con Bridgestone. Un único ingeniero, el señor Filippo Preziosi, buscando una solución imposible para conseguir que Loris Capirossi, ese ex piloto a una camisa de Dorna pegado, ganara en aquellos circuitos en los que Michelin no podía demostrar todo su poderío por problemas de logística naciendo los circuitos Bridgestone (en los que ganaba Capirossi) y los Michelin (en los que ganaba Rossi). Luego llegó el piloto australiano y los convirtió todos en circuitos Stoner, lo que llegó a provocar un cambio de reglamento sobre la forma de proveer los neumáticos y hasta muros en el box de Yamaha.

Oh sí, todo esto hizo Stoner con sus victorias desde Ducati. Hizo tanto desde Ducati que aún hoy persiguen satisfacer todas las necesidades que su marcha dejó en la fábrica: ganar títulos.

Y en 2017 han estado a punto de hacerlo corregido y aumentado, un esperadísimo sueño por el que un italiano fuera Campeón del Mundo con Ducati, aunque fuera Dovizioso, se podía imaginar y casi palpar con las manos. Sólo se necesitaba un milagro que provocara el fiasco de Márquez y “tan sólo” la victoria de Dovizioso en Cheste. Todo una utopía tras los fiascos post Stoner en los que la delicada situación financiera de una marca en venta también influyeron y bastante (es imposible estar escribiendo de este tema y no acordarme de Giorgio Manziana).

Cuando ví que Ducati lanzaba el mismo mensaje que en Malasia al cuadro de mandos de Lorenzo lo primero que pensé fue “no creo que sean tan tontos de mandar el mismo mensaje con el mismo significado dos Grandes Premios seguidos en una competición en que lo último que se hace es dar la mínima pista al rival, así que supongo que le están pidiendo a Lorenzo que haga su carrera y deje de remolcar a Dovizioso”. De verdad que así lo pensé, porque era lo único que tenía sentido para mí. Dovi no hizo amago de adelantar a Lorenzo en ningún momento, y por vueltas Lorenzo abría huecos con Dovizioso que se neutralizaban a la siguiente pero sin atisbo de ataque por parte de Dovizioso. Para mí estaba claro que Lorenzo estaba intentando remolcar a Dovi hasta las plazas de podio, pero no fue el día de la emboscada soñada por el Ingeniero Taglioni, no pudo ser. Me faltaba el análisis de MotorLunews.com para reafirmarme.

La sugerencia de utilizar el mapeado 8 fue el clavo ardiendo al que el box de Ducati intentó

agarrarse viendo como se desvanecía el sueño de volver a ser Campeones del Mundo, fue lo único que Dal’Igna podía hacer desde su silla y prefirió hacerlo a ver pasar las vueltas que quedaban para finalizar la carrera. Un sueño en el que no creían como Germán García Casanova nos ha recordado en sus Notas para Cheste. El mensaje a Lorenzo fue probablemente un error, probablemente fruto de la ansiedad del momento, y seguro la excusa que han utilizado para culpar a Lorenzo de la no consecución del Título por parte de Dovi. Porque no nos engañemos, la prensa italiana y una gran parte de la afición no perdonan ni perdonarán a Lorenzo su irrupción en Yamaha.

La lástima de todo esto es que se prefiera tirar piedras a una parte del equipo a reconocer que este equipo ya no sólo aspira a tender emboscadas a las marcas japonesas, algo muy latino y que hemos tenido oportunidad de ver en los últimos años en diferentes equipos. Y bueno, mejor hablar de gilipolleces que ni el mismo periodista se cree que hacer un mínimo análisis de lo mucho que aconteció en Moto2 (ojo 2018 Oliveira, Binder y Vierge) o en Moto3 y el pleno español del podio.

Igual hay que recuperar algunas costumbres en 2018. No olviden vitaminarse ni mineralizarse.

El abajo firmante: @mnlt15

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *