WorldSBK Donington Park: A Cámara lenta

Son más de una.

Ana Carrasco en Donington ParkDS Junior Team

Que el mundial de Supersport será ganado por una Yamaha no se le escapa a nadie a estas alturas. Cortese, Cluzel, Mahias y Krummenacher parecen los llamados a ser el laureado, con más o menos opciones dependiendo del caso. Hay algunas singularidades exóticas, como la MV de Raffaele de Rosa, que parece haber vuelto para ser una alternativa, aunque sigue sin tener el punch final necesario para terminar de rematar la faena; puede que sea más pronto que tarde, pero de momento el podium es el objetivo, pero en sus versiones 2 y 3.

Sheridan Morais ha estado cumpliendo con un papel que le ha venido, al que no ha llegado y la papeleta no es fácil. Entretanto, Hikari Okubo ha dado un paso adelante y si bien no ha terminado la carrera, sigue su progresión dentro del campeonato.

Mucho ha progresado también la categoría reina, las Superbikes, en emoción y posibilidades. El doblete de Michael Van der Mark y la aparición de Lowes, afirman un cambio de tendencia. Rea sigue muy fuerte, pero el tiempo que va al límite se ha multiplicado por 60, mejor dicho, por el dorsal 60, que ha hecho de Rea en ambas mangas y se ha largado en el momento que ha querido. La Yamaha se ha mostrado muy efectiva, todo lo contrario que las Ducati. No diré mucho más de ellas, salvo que los tres pilotos fijos, pues Rinaldi no lo es, no se merecen algo así. Hace mucho que no recuerdo un desastre generalizado tan evidente y drástico como este.

Planteaba en Moto Race Nation (puedes escucharnos en ivoox y itunes) que prestaría atención a Toprak Razgatlioglu y vaya si ha confirmado mis expectativas. El turco ha dicho “aquí estoy” y se sube por primera vez al cajón, ante la ausencia de las Ducati (no me lo explico) y la caída del poleman Sykes, que perdía fuelle a medida que pasaba las vueltas. El resultado ha sido una segunda manga que es la mejor carrera en superbikes desde hace mucho tiempo. Si conseguimos ver, además, a Jordi junto con Camier y su Honda, ya sería tremendo; ¿imposible?, para nada, está a solo un paso.

Toprak Razgatlioglu en Donington ParlPrensa WorldSBK

De todas formas, quiero pararme sobre todo en la categoría pequeña, el WSSP300. Ya, ya sé que sabéis que Teledeporte ha empezado a retransmitir las carreras y que pensaríais que ya dejaría de opinar al respecto, pero la situación me parece extraña, muy extraña, tremendamente extraña; veamos. La cadena pública, que pagamos todos, tiene los derechos del WSBK. Al inicio del campeonato no es que no retransmitieran las carreras, es que apenas daban algún tipo de información. De pronto y casi por arte de magia, Ana empieza a barrer, barrer en una categoría en la que la igualdad es tremenda, barrer hasta el punto de conseguir ventajas muy, muy grandes. De pronto, casi por arte de magia, Teledeporte empieza a dar información de la categoría ensalzando la figura de una mujer, Ana, hasta el punto de anunciar a bombo y platillo que empiezan a retransmitir la categoría y el guión se repite, una mujer, Ana, vuelve a barrer.

He utilizado este orden, una mujer, Ana, para que veáis lo distinto que suena. Cuando se ensalza su figura en una tele pública, se hace no por su trayectoria o logros, no, lo primero que se menciona es que es una mujer. Pues esa mujer tiene un nombre propio y al margen de que sea mujer u hombre, cuando alguien se pone un mono y un casco para competir, nadie se percata del sexo y ningún aficionado pone en duda si vale o no por el hecho de ser mujer u hombre. Pero claro, vende y es aquí donde está el tema. Me hace gracia, pensad que criticara a una mujer, Ana. Diríais que estoy discriminando por el hecho de que sea mujer, machismo, pero si es en positivo no pasa nada.

Darren Loureiro, Koen Meuffels y Borja Sánchez en Donington ParkPrensa WorldSBK

Pues dejad que os diga que me alegro por Ana, sin entrar en sexos y que me cabrea esta dinámica en el trato de la categoría por parte de una tele pública porque en ella hay más pilotos, sin entrar en sexos, que merecen atención. Los hay que son muy, muy buenos, los hay que necesitan de ayuda para seguir en la categoría y apenas han hecho mención, los hay que tienen también dos poles, sí, como Ana y apenas se les menciona; los hay que son los primeros llevando una marca concreta de moto o los que han corrido después de tener un percance grande después de la carrera de Italia. Pero claro, estas otras cosas no venden, lo que vende es que una mujer, Ana, ha ganado. Y después quieren fomentar una sociedad donde el respeto y la igualdad sean puntos clave.

Con una diferencia enorme en una categoría diseñada, a priori, para que no las hubiese, una piloto, Ana Carrasco, ha vencido a otros pilotos. Cuando escuche esto, empezaré a creer lo que cuentan en la tele pública. Mientras tanto, con estos mimbres, me seguirá pareciendo un esperpento infumable, tanto como las diferencias.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias