Crónica de la primera prueba del BSB 2019
MCAMS Yamaha

Este fin de semana dio comienzo en el circuito de Silverstone la edición 2019 del British Superbike. La versión corta del trazado acogió el pistoletazo de salida en una edición marcada por la marcha del actual Campeón, Leon Haslam, al WorldSBK y la llegada de pilotos mundialistas de la talla de Scott Redding y Xavi Forés. La presencia de la nueva Ducati V4, en manos de dos pilotos de contrastada solvencia como Redding y el campeón en 2015 Josh Brookes, era otro de los alicientes.

Pero los protagonistas del fin de semana fueron dos. Tarran Mackenzie, hijo del ex piloto Niall, y Josh Elliot. El primero entró primero en meta en ambas carreras, pero fue penalizado con tres segundos al tiempo obtenido tras una controvertida maniobra en la que su compañero de equipo, el australiano Jason O’Halloran, acabó en el suelo en la última vuelta cuando ambos peleaban por la victoria.

De este modo, la victoria fue para Elliot, piloto de Suzuki, con la Ducati de Redding completando el pódium.

En la segunda, Mackenzie aguardó el momento de atacar para lograr, esta vez sí, los 25 puntos de la primera posición, por delante de Elliot y Danny Buchan.

Honda Racing BSB

Ambos lideran la clasificación con 45 puntos. Peor parado terminó el equipo Be Wiser Ducati. El podium inesperado de Redding maquilló un complicado fin de semana, en el que el británico sufrió una caída en la segunda carrera. Josh Brookes no pudo terminar ninguna de las dos carreras, y en la segunda, el aceite vertido por la rotura de su motor, provocó la aparición del Safety Car.

Xavi Forés debutó en el certamen británico con sensaciones positivas. En su primera aparición con la Fireblade tras la buena valoración de la pretemporada, el valenciano partió undécimo en la parrilla.

En la primera carrera finalizó décimo, mientras en la segunda, con un ritmo mucho mejor, en palabras del piloto, terminó en octava posición.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias