David Asencio analiza lo sucedido durante la ronda británica del Campeonato del Mundo de Superbikes

Kawasaki Racing

Hemos dejado atrás una de las rondas del WSBK más movidas. Se ve que las vacaciones achuchan al personal para llevar los deberes bien hechos, por aquello de salir de los circuitos tranquilos. De todos los participantes de la categoría grande, hay tres que se van a encarar la última prueba antes de las vacaciones bien tranquilos y el primero de ellos ya sabéis quién es: Jonathan Rea.

La carita del Rea lo dice todo, está feliz porque las cosas vuelven a estar donde a él le gusta que estén, es decir, primero de la general y ganando con diferencias insultantes. La dinámica de los últimos años ha sido esa y el comienzo de esta temporada y la irrupción de Álvaro y su nueva Ducati rompieron los planes. Quejas, lamentos, peticiones al organizador y a la propia Kawasaki… Ahora todo es distinto, pero en realidad nada ha cambiado, salvo una cosa, la actitud. Ya dije en anteriores cámaras que lo que faltaba era que se pusieran las pilas, Rea y el resto, pilotos y equipos, porque en realidad lo que estaba marcando las diferencias era Álvaro, sobre una nueva moto, pero que en manos de otros pilotos no estaba resultando efectiva. Dicho y hecho, el campeonato ha ido cambiando de color y ahora incluso Razgatlioglu se asoma con verdadera consistencia a los puestos delanteros. Ahora seguirán llegando restricciones de rpm, pero en este caso será para las Kawasaki, que se han mostrado realmente intratables en tierra británica.

Puccetti Racing

Kawasaki ha prometido el desarrollo de una novedosa ZX (número indeterminado, he visto de todo) RR, como respuesta a la V4 de Ducati. No parece tan mala la actual ZX10R ni tan buena la Panigale, pero lo cierto es que los aires en el campeonato están cambiando y Rea ha sabido sacar partido a una situación que a priori era muy incómoda para él. Ver ganar a Álvaro lo estaba sacando de sus casillas; ahora todo es distinto. Se marcha a Laguna Seca líder de la general, habiendo hecho un triplete en la última prueba y con unas sensaciones brutales al ver que otros pilotos Kawa están siendo competitivos, por lo que pueden restar puntos a Álvaro.

El segundo de la lista es este último, Álvaro. Llegar a un campeonato nuevo al que, probablemente, llegó a regañadientes, montarse en una moto totalmente nueva y hacer lo que ha hecho, es para sentirse realmente satisfecho. Que los resultados de las dos últimas rondas no son los esperados por nosotros (quizás por ellos sí) es evidente, pero Álvaro está tranquilo y confiado en poder revertir la situación. Este no era el mejor circuito para explotar las virtudes de su moto, así que dentro de lo que cabe, salvando la caída en la primera carrera, con unas condiciones realmente complicadas, ha sabido minimizar daños. Quien ahora piense que Álvaro ha perdido sus opciones se equivoca, igual que se equivocaban al descartar a Rea al principio. Álvaro sigue siendo lo mismo que Rea, serio aspirante al título. Quizás Laguna Seca sirva para borrar el mal sabor de boca, antes de las vacaciones, que le han dejado las dos últimas rondas y poner de nuevo enfrente las buenas sensaciones y resultados de hace nada, porque recordad, hace bien poquito nadie tosía al piloto de Ducati y me temo que la alternancia será la constante hasta final de temporada, veremos con qué resultado final.

Ten Kate Racing

El tercero que se va a cruzar el charco con los deberes hechos es Loris Baz y Ten Kate. Hace nada que se han incorporado al campeonato, ¡pero vaya manera de entrar! Cuarto, quinto y sexto clasificado, mejor Yamaha del fin de semana y muy rápido tanto en seco como en mojado. El equipo holandés le ha cogido el aire muy rápido a la moto azul y el piloto está encantado. De seguir en esa progresión, no deberían tardar en tener un patrocinador que garantice la viabilidad del proyecto y les posibilite el mejor material y todo el apoyo de Yamaha. La sonrisa en el equipo es evidente y quién sabe qué hubiese pasado si hubiesen estado desde el principio del campeonato. La vida es así, de lamentarte por haber perdido las “maravillosas” CBR (prefiero el sarcasmo), a verte peleando por el podium con una moto que acaba de llegar a tu box y que empiezas a descubrir, con un piloto que ha hecho viaje de ida y vuelta y un reto muy grande sabiendo que hay dos estructuras muy fuertes con tu misma moto. De verdad, para quitarse el sombrero con ellos.

En Supersport, Krummenacher demuestra que está un paso por delante del resto. Ya sé, ha quedado cuarto, pero quien haya visto la carrera sabe por qué lo digo. Salir desde donde salió y marcarse esa remontada es signo de tener un nivel piloto/moto realmente alto. Mahias parece que se consolida en los puestos delanteros y como alternativa a las Yamaha. Es un espectáculo verle pilotar, aunque me dio la sensación de una ZX6R tremendamente rígida que permite muchas menos alegrías que las R6. Aún así, el bravo piloto francés pelea de lo lindo y es el único que puede romper, a día de hoy, el dominio de Yamaha en la categoría. Sorprendente el papel de Kennedy y Jones, pilotos BSB y compañeros de equipo que se marcaron un séptimo y noveno puestos.

Yamaha

Y en WSSP300… ¡vaya circo! Para empezar, Manu González no tuvo el visto bueno de la organización para correr por una luxación en el hombro fruto de una caída en entrenos. Esa misma lesión la han sufrido pilotos como Márquez, Quartararo… ¿os suenan? Pues bien, el piloto madrileño no tuvo oportunidad de salir a pista porque la organización no le dejaba al ser declarado “unfit” para sopresa del propio piloto. Esta situación brindaba una ocasión enorme para los pilotos que le siguen en el mundial, entre ellos Ana Carrasco. Las extrañezas continuaron antes de la salida, pues al poleman Kawakami y al segundo clasificado, Verdoia,los pasaban al final del pelotón por uso de presiones indebidas en los neumáticos. Esta situación aún ponía más fácil sacar resultados para acercarse en la general a Manu. Pero no, no ha sido así. Las caídas, unas propias y otras por acciones de otros pilotos, han permitido a Manu mantener la distancia con el segundo clasificado. Ahora hay tres pilotos que le siguen a 43 puntos, pero con una circunstancia nueva, queda una prueba menos, por lo que las opciones de proclamarse campeón han aumentado. A los que parece que les sigue mirando un tuerto son los chicos del Maranga Racing, Borja y Mika. Vaya pena lo que les está ocurriendo esta temporada, pues no se corresponde para nada con la calidad que tienen como pilotos. No sé qué es lo que se cuece en ese equipo, pero desde luego no han tenido la moto que merecen en ningún momento. Si se puede hablar de justicia en el campeonato, para ellos no está existiendo.

La semana que viene corren en EEUU, Laguna Seca. Se me antoja otro circuito propicio para las Kawasaki. Allí solo correrán las motos grandes y después habrá un parón veraniego hasta septiembre.



Suscríbete a nuestro boletín de noticias