Foto: Repsol Media

Comunicado.- Las lluvias que durante el fin de semana impidieron entrenar con normalidad para preparar la carrera del pasado domingo, han dado paso a las buenas condiciones meteorológicas que han reinado en Estoril tanto el día de la carrera, como en los entrenamientos de ayer y hoy. Aprovechando el sol y las buenas temperaturas (22ºC), Marc Márquez ha podido completar hoy 80 vueltas, en las que el piloto Repsol ha buscado soluciones para los problemas de estabilidad que acusó durante el pasado fin de semana.

Rodando desde las diez de la mañana hasta que han cerrado la pista, Marc Márquez y su equipo han centrado los esfuerzos en encontrar la mejor puesta a punto del chasis y las suspensiones, con las que adaptar su Moto2 a las exigencias del circuito luso. Además, el piloto Repsol ha podido probar nuevas piezas de Suter con las que seguir analizando las reacciones de su moto y continuar con su adaptación a la categoría.

Marc Márquez realizará mañana una segunda jornada de pruebas antes de disponer de un merecido descanso previo a la siguiente prueba del Mundial, la semana que viene en Francia.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias