Racing Tolua
A la historia del presente Mundial de MotoGP solo le restan tres capítulos. Dos de ellos se resolverán en el plazo de siete días. A partir de mañana se desarrollará en el circuito de Philip Island el GP Australia, antepenúltima prueba del calendario. De ahí, el Continental Circus se trasladará la próxima semana a Malasia. Efrén Vázquez llega a esta doble cita competitiva con la intención de exponer el carácter combativo que le ha permitido hacerse un hueco entre los mejores pilotos de la categoría de 125cc. El de Rekalde sabe que el balance final de la temporada dependerá, en gran medida, de los resultados que obtenga en las tres carreras que faltan por disputarse. Por eso, el podio será de nuevo su objetivo.

Tras no poder concluir el GP Japón debido a un problema mecánico, el pupilo de Herri Torrontegui desea retomar el camino que le permitió estar en las primeras posiciones, tanto en Misano como en Motorland. Efrén volverá a trabajar con su habitual equipo técnico, lo que debe suponer una ventaja para sacar el máximo partido a su montura. “Durante los entrenamientos en Motegi la moto se comportó francamente bien y ese debe ser nuestro punto de partida”, afirma el piloto del equipo Ajo Motorsport. Vázquez describe Philip Island como un circuito muy atractivo que “me gusta mucho y en el que las cosas suelen salirme bastante bien. Sin ir más lejos, el año pasado terminé cuarto y esa es una buena referencia”.

El piloto del Motoclub Ráfagas considera que, pese a las dificultades que está encontrando esta temporada, la posibilidad de luchar por los puestos de honor es “real y factible”. Es consciente de que “son muchas las cosas que hay que encajar para completar un gran fin de semana y es cierto que a nosotros nos está costando algo más que a nuestros principales rivales hacerlo. Pero tengo claro que tenemos capacidad para conseguirlo”.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias