twitter @HectorBarbera
La evacuación de Héctor Barberá tras su caída en el Gran Premio de Indianápolis ha levantado de nuevo la polémica sobre la seguridad en determinados circuitos a la hora de atender caídas graves.

Afortunadamente los análisis a Barberá no revelaron daño grave, pero las imágenes de las asistencias médicas retirando al piloto provocan escalofríos, teniendo en cuenta que en los primeros momentos de incertidumbre no se conocía el alcance de las lesiones y que Héctor estaba compitiendo, así mismo, lesionado.

Los medios de comunicación y las redes sociales han mostrado su indignación, a la cual nos sumamos, con una frase muy común en todas ellas, No se puede mover a un piloto herido como si fuera un saco de patatas.

Captura TV
No es Estados Unidos un país poco desarrollado tecnológicamente precisamente, ni Indianápolis un circuito recién inaugurado para la celebración de carreras, por lo que la dirección del campeonato tiene la obligación de tomar cartas en el asunto rápidamente para que estas escenas no se repitan.

 

Por su parte, el piloto ha ido comentando su estado a través de su perfil en twitter. Desde su ingreso en el hospital de Indianápolis, Barberá ha lanzado mensajes a sus seguidores: “En la resonancia se vera la magnitud de las lesiones. Estoy animado gracias a vosotros. Es duro esto,en 10 meses llevo 3 lesiones de fracturas, Pero dicen que lo que no mata hace mas fuerte. Espero que así sea. Quería que supierais, que no me quejo, en estos tiempos difíciles poder hacer lo que a uno le gusta, es un placer, y lo que yo he elegido hacer es peligroso. Estas cosas pueden pasar,el riesgo existe. Me volveré a poner a tope para seguir haciendo lo que mas me gusta y mejor se hacer, pilotar. Espero daros noticias pronto, y espero que buenas.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias