Gran Premio de Australia: La contra-crónica de Josonen

¡Muy buenas a todos!

Aquí estamos una vez más para comentar lo acontecido en uno de esos circuitos que hacen GRANDE un Campeonato del Mundo: Philip Island.

Una prueba esta, marcada una vez más por el manido tema de los neumáticos, como si la vergonzosa experiencia del año pasado, hubiese servido de bien poco.

En cuanto a la lucha por los Mundiales que siguen vivos, los de MOTO3 y MOTO2, tuvimos un poco de todo.

RossiYamaha MotoGp
El “aussie loco” ganó en casa, aunque Márquez le hizo un buen marcaje con lo que sigue al frente de la tabla, y en la categoría intermedia, vimos que TERMINATOR de tanto juntarse con el resto de los humanos, también tiene sentimientos y le afectan cosas tan mundanas para una máquina como la presión y el jugarse un Mundial por primera vez en su carrera deportiva.

En cuanto a MOTOGP, los integrantes de la parrilla jugaron a un juego muy peligroso patrocinado por Bridgestone llamado “A ver quién es el guapo que NO se cae hoy…”

Dicha ruleta deparó resultados de lo más llamativos, como el podio de Bradley y sobretodo la quinta posición de Barberá que es lo más raro que he visto yo en la categoría Reina en mucho, pero que mucho tiempo…

Aunque será mejor que pasemos a desglosar, como siempre, lo que dio de sí la decimosexta prueba del Mundial.

Rossi-Lorenzo-PIYamaha MotoGp
MOTOGP.

Márquez sin presión es como Márquez sin presión… No sé si me explico…

Vamos, que este tipo ya dejó bien clara su intención de pasárselo bomba en las restantes carreras del Mundial cuando se hizo con el Título en Motegi.

Ahora a disfrutar dijo. Y a eso iba en Australia. A disfrutar.

¿Y como se lo pasa teta el Animal de Cervera? Pues está claro, retorciendo el puño del gas como si no hubiese mañana.

Conclusión: pole y al ataque. Pole que le emparejaba, una vez más, con Mick Doohan y con un pescador ilustre, el otro aussie Casey Stoner.

En carrera, pues ya se vio. Marc tirando como una bestia, sacando un trecho bastante considerable a sus dos perseguidores, el dúo YAMAHA, y yéndose al suelo de una forma de lo más misteriosa, lo mismo y en el mismo sitio que le pasó a un Crutchlow desatado en Philip Island, y un Pol que llegaba como un obús a la posición de Jorge.

Un Jorge hasta los mismísimos de la otra ruleta que suele poner en marcha Bridgsteone en casi todos los Grandes Premios, y que ya conocemos en estas líneas como “a quién le toca la china en esta carrera…”

Vamos, que la carrera se la llevó Rossi en una prueba, marcada y CONDICIONADA en su totalidad, por el rendimiento de los neumáticos.

Parece que las probaturas del fabricante japonés este año, y la experiencia del año pasado en este mismo circuito, no sirvieron de mucho, incluso trayendo gomas diseñadas ex profeso para Philip Island.

Ver a tíos cayendo a plomo como si les hubiese pegado un tiro un francotirador y arruinando carreras como la de Cal, que debe estar que jura en arameo, es un espectáculo lamentable a todas luces para un Campeonato que se supone que es “lo más” en cuanto a tecnología y componentes en esto del Motociclismo de Velocidad.

 

Pero vamos, que nada nuevo bajo el Sol.

Dorna dirá que Bridgestone hizo las pruebas que debía hacer para garantizar la seguridad de los pilotos, y estos japos que fabrican ruedas, dirán aquello de “pero si Rossi montaba el mismo que Marc y ha ganado sin problemas, ¿qué coño me estáis reclamando?”

En fin.

Casi mejor analicemos el rendimiento de los principales equipos de la Categoría Reina, y dejemos para más adelante batallas que tenemos perdidas de antemano.

 

HONDA-REPSOL.

Pues vaya finde, ¿qué no?

El Campeón que se las prometía muy felices después de unos entrenos en los que dejó claro que eso de aflojar una vez conseguido el Título, no va con él.

Y, en el mismo box, este Dani tan triste de segunda mitad de Temporada, con mil y un problemas simplemente para meterse en parrilla con una posición medianamente acorde a su potencial y el de su montura.

Una vez en carrera, pues los 2 KO

Eso sí, con una diferencia abismal en el rendimiento de ambos.

Mientras el Campeón se cayó cuando lideraba la prueba, y , seguramente “ayudado” por el asimétrico este tan chupindilerendi que se trajeron los de Bridgestone a tierras australianas, el de Castellar del Vallés, hizo una salida de esas que no dicen nada, para en menos de media vuelta, ver como el resto de los pilotos le pasaban como obuses.

Fijaos que viendo el follón que se ha montado con el rendimiento tan desigual de las gomas en Philip Island, he buscado y rebuscado declaraciones de Pedrosa para saber si a principio de carrera tuvo algún problema con los neumáticos.

Pues parece ser que no. Que se bastó él solito para meterse en el grupo de los “marchosos” que se formó tras Marc, Vale y los TECH3 que iban desatados tras la salida.

Claro que luego dice aquello de “en un grupo rodeado de tanta gente, puede pasar de todo”.

Obviamente, y cuando el calendario llega al 25 de Diciembre es NAVIDAD, no te jode.

En fin, que muy triste lo de Pedrosa, de verdad. Yo le veo como que ya no le importa un carajo el Subcampeonato, cuestión esta que a mí con todos los que tiene, también me daría igual, pero, coño, UN POCO DE ESPIRITÚ INCONFORMISTA Y COMPETITIVO no vendría mal.

¡Que estás en HRC, no en la Escudería del Tío Ambrosio!

 

YAMAHA-FACTORY.

Valentino Rossi, ese tipo que se lo pasa tan bien montando en moto, que tiene la misma cara de adolescente zumbao cuando le entrevistan en el parque cerrado,  que cuando empezó en esto allá por el año 1996.

Ese amor por la competición, que a mí personalmente, me parece el legado más importante que dejará cuando abandone esto de las motos, allá por el año 2136 más o menos.

Porque cuando a uno le gusta tanto lo que hace, se lo pasa tan bien enfrentándose a nuevos retos y nuevos competidores, y demuestra que todavía puede luchar de tú a tú con los mejores del Mundo, ¿qué prisa va a tener para irse?.

Toda una lección casi de vida la que nos deja Vale carrera tras carrera.

En fin, que victoria diez años después y además en un circuito donde se prima el pilotaje y el coraje por encima de todo.

 

¡CUMPLIMENTI VALENTINO!

En el otro lado del box azul, cara de mosqueo de los buenos en el semblante de Jorge después de la carrera.

Dijo que un neumático delantero defectuoso le había arruinado la carrera, y que es el segundo puesto logrado con más suerte casi desde que entró en el Mundial.

Y todos sabemos que así fue, por la prisa que se dieron en tapar con una lona dicho neumático.

¿Consecuencias de esto para Bridgestone?. Ninguna, eso sí a Jorge ya le jodieron la carrera. Y menos mal que pudo salvarla con su saber hacer para firmar un podio, que si Cal y Pol no llegan a caer, ni le huele.

Y Dorna como el que ve llover.

Yo me pregunto. Si tu tienes una empresa y un proveedor tuyo falla en el suministro de componentes, puedes meterle un puro de los buenos, ¿no?

¿Y porque coño en MOTOGP no pasa?. Que un fabricante de neumáticos pueda hasta “jugar” con la integridad física de los pilotos, ¿no conlleva ninguna sanción, aunque sea económica?

Pues a mí que me lo expliquen.

O mejor, que se lo expliquen a Lorenzo, que seguro que de buena gana le hubiese metido un par de yoyas al primer japo con camisa de Bridgestone que hubiese visto después de la prueba.

¡Gran carrera Jorge!

 

DUCATI.

O la resurrección de Cal. Segundo en parrilla, y con la moto “vieja”. Si eso no es una resurrección, que baje Dios y lo vea.

Y en carrera, reponiéndose rápidamente de un toque con “Huracán Iannone”, que a estas alturas de la película se empieza a parecer peligrosamente al de MOTO2 y su lucha contra todo y contra todos.

Una vez superado el ecuador de la carrera, y con ritmo constante y muy rápido, (parecía ir en una marcha más que cualquier otro piloto), demostrando que lo de llevar una MOTOGP no se le ha olvidado, y que a poco que se encuentre cómodo con la Honda de Cecchinello el año que viene, será, otra vez, un gran animador de la parrilla .

Creo que la última vez que alguien le vio por los boxes de Philip Island, iba con su gran amigo Lorenzo armados ambos con sendas llaves inglesas, preguntando si alguien había visto al Jefe de Desarrollo de Bridgestone.,

Otro damnificado más.

Además cruelmente en el caso del británico, que estaba a punto de firmar un podio impensable para él a mitad de Temporada.

En cuanto a los Andreas, hubo de todo un poco como en botica.

Dovi ya avisaba que no está especialmente cómodo en Philip Island, y así lo demostró en entrenos con un décimo en parrilla.  Claro que en carrera, la escabechina que se produjo en las posiciones delanteras, le valió un cuarto ficticio totalmente vistos sus tiempos y rendimiento en Australia.

El otro Andrea, Iannone, estuvo como el perejil: en todas las salsas. Con Cal en la salida y con Dani más adelante, acción esta que le valdrá lo más seguro, algún punto en su carné en Malasia, ya que Dirección de Carrera pospone cualquier decisión sobre el piloto de PRAMAC hasta la llegada a Sepang.

Más le vale que se calme, o puede dejar un sabor amargo en este final de Mundial, con lo bien que lo ha estado haciendo durante el año.

 

LOS QUE SE MANTUVIERON DE PIE

La categoría “el resto de los mortales”, muta en este Gran Premio al titular que corona estas líneas, ya que pilotos MUY destacados por sus prestaciones tanto en entrenos como en carrera, se fueron al suelo.

Especialmente sangrantes los casos de los Espargaro Brothers, con grandes actuaciones en pista que acabaron en nada, por culpa de los neumáticos en el caso de Pol, y por la embestida de un Bradl que nadie sabe a donde coño iba en la acción en la que se llevó puesto a Aleix.

Vamos, que a río revuelto, podio de Bradley Smith.

Un Smith al que se le ha visto aparecer y desaparecer varias veces a lo largo de la Temporada, y que, por fin, aunque en circunstancias de los más especiales, firma un podio en la Categoría Reina, que no es moco de pavo.

Dicho lo cual, y con tantas bajas en carrera, vemos un quinto de Barberá, que junto con la segunda posición en parrilla de Cal, conforman los dos sorpresones del fin de semana, y una sexta posición para Bati en su Gran Premio número 200, al que si le dices que se acaba el Mundial mañana mismo, igual le haces un favor.

Vinales-PITeam Pons
MOTO2

TERMINATOR también es humano.

Dos Grandes Premios llevamos en los que Tito hace ver bien a las claras que nota la presión. Que esto de luchar por un Mundial, le afecta.

Si nos remontamos a un pasado muy reciente, podemos observar que Rabat no es un piloto que viene arrasando y llevándose Campeonatos como aquel que cose y canta.

Lo de Tito es la historia de un piloto forjado a base de curro, un piloto de esos de los de pico y pala con el suficiente talento, como para estar a un paso de proclamarse Campeón del Mundo.

No tiene un CEV en su currículo, ni es un tipo que venga de resultados asombrosos desde su más tierna infancia, como es el caso de Marc, Jorge o Dani.

Lo de Rabat es el tajo. Y claro, no es lo mismo dar más vueltas que un ventilador en entrenos, o comenzar ganado carreras en un Mundial con todo por disputar, que jugarse los cuartos en carreras donde sabes que tienes mucho más que perder que ganar.

Ya lo vimos en Motegi, y lo hemos vuelto a ver en Philip Island. Afortunadamente para él se las ve con Kallio, que aunque buen piloto, tampoco es que sea un superclase. Si esto le estuviese ocurriendo con un Viñales por ejemplo, la situación estaría mucho mas complicada.

Ojo, esto no es una crítica a Tito. Es la constatación de un hecho. Y es un peaje obligatorio para todos los pilotos que sueñan con ser Campeones alguna vez.

Les ha pasado a todos y afecta en mayor o menor medida dependiendo de múltiples factores como pueden ser: ventaja al frente de la tabla, rendimiento de tu moto y de la de los rivales, nivel competitivo en parrilla, etc..

Lo bueno de una carrera como la de Australia en la que vimos a Rabat colándose varias veces y remando sin cesar para recuperar el terreno perdido, es que en Malasia lo tiene a huevo.

Y una vez que lo consiga, y sabiendo que el año que viene se queda en MOTO2, ya tendrá el suficiente bagaje y la suficiente experiencia para que a futuro sea un hueso muy duro de roer, independientemente de la categoría a la que se enfrente.

Por otra parte vemos a un Viñales que sí es Campeón del Mundo, y que sí es un piloto en el que el talento sobresale por encima de sus otras cualidades.

Es un tipo que iría rápido hasta con la cortadora de césped de tu casa…

Pena que su salto a MOTOGP nos prive de un duelo a muerte entre estos dos grandes pilotos que representan las múltiples vías que hay para alcanzar el éxito: desde el trabajo sin descanso, o desde el talento innato..

Por lo demás, carrera bastante entretenida, sobretodo al inicio, con un Sam Lowes que por fin, pudo acabar una carrera, bastante cerca del podio, y que fue uno de los animadores del comienzo de la misma.

También vimos a Zarco en una de las suyas, de esas de aquí estoy y aquí la pifio, y un Luthi que está de vuelta como en Motegi, y que parece reclamar por derecho propio, el lugar de privilegio del que nunca debió desaparecer en MOTO2.

En cuanto al resto de los nuestros, mala jornada, salvo la actuación de Jordi Torres batallando en un grupo bastante cañero con los Agerter, Simeon, Nakagami (COÑO, ¡¡¡NAKAGAMI!!!), Rossi, Morbidelli, etc…

Vamos, que se habrán dado estopa pero bien…

En fin, que contando las horas para que RABAT se haga con el Título y de mientras, nos deleitamos con estas carreras que nos está ofreciendo Maverick que son como el manual del piloto con clase.

Por cierto, seguimos sin rastro de Luis Salom…(decimoséptimo)

Moto3-PIAJO Motorsport
MOTO3

Y con ellos llegó el escándalo.

Creo que he empezado con esta frase más de una vez las crónicas de MOTO3, pero es que le va como anillo al dedo..

¡Vaya carrerón! Y ya van unos cuanto este año. Sólo que estábamos en casa del “aussie loco”, y Milller dejó bien claro desde el principio que se iba a dejar todo en la pista con tal de contentar a los suyos.

Lucha de grupo, al principio con hasta once integrantes en el pelotón, haciendo de la recta de Phlip Island, todo un muestrario de pasadas, repasadas y coraje a la hora de enfrentar Mick Doohan, la curva 1 de este ESPECTACULAR CIRCUITO.

Lo bueno de MOTO3 es que en sitios del circuito donde con una MOTO2 te lo piensas, y con una MOTOGP, directamente no entras, en la categoría de menor cilindrada (me niego a llamarla pequeña), entran uno, dos y hasta tres pilotos, con lo que la emoción está más que asegurada.

Además en Australia no hubo concesiones.. Ni Efrén las tuvo con Fenati, que cayó cuando la rueda del vasco tocó la moto del italiano, ni Miller las tuvo en el incidente entre Binder y Kent.

Parece que Jack ya sabe jugar a esto del pelotón de los chiflados de MOTO3, en el que si te quedas lamentando que uno te ha metido un hachazo no muy elegante que digamos, te quedas para vestir santos el último del grupo.

Se le vio especialmente fogoso al aussie y con ganas de darlo todo en pista para deleite de sus paisanos.

Por cierto, paisanos que no acudieron en masa ni mucho menos a este Gran Premio. 32.000 espectadores se hacen muy pocos para un pista tan emblemática, y demuestran bien a las claras, que a este gente lo que les “pone” es la CATEGORÍA REINA.

Hombre, teniendo los referentes de Gardner, Doohan y Stoner, que queréis que os diga, no es que lo comparta, pero tampoco les culpo.

En cuanto a los nuestros, bien los Estrella Galicia en una carrera que se decidió casi a cara o cruz. Me gustó mucho Márquez, que en un momento puntual de la carrera se fue hasta casi la novena posición, y no cometió ningún fallo en su lucha por volver a las posiciones delanteras de la misma.

 

Está de dulce y gestionando muy bien situaciones complicadas para sus intereses, con maestría y cabeza fría.

Bien también Efrén, en constante lucha por firmar un resultado de podio que se le escapó por 12 milésimas de segundo, y otra jornada decepcionante para Juanfran Guevara, que por h o por b, le cuesta horrores trasladar sus buenas actuaciones en entrenos, por resultados dignos en carrera.

Conclusión.

Veinte puntos separan al pequeño de la saga del fogoso Jack,

Ahora llega Sepang, un circuito largo como una semana sin pan, y con un ancho de pista tipo F1 que, a buen seguro, nos deparará otra carrera de MOTO3 de las de infarto y triple bypass…

 

¡Contando las horas amigos!

¡Nos vemos en Malasia!

¡Saludos!!

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Un comentario

  • Rectitas

    De acuerdo, como siempre, con tu resumen del fin de semana.
    Impresentable la actitud de Dani: para hacérselo mirar por parte de Suppo.
    Gran actuación también de Román Ramos; esperemos que consiga moto para 2015.
    Impresionante moto3. El propio Miller se encargó de quitarse de en medio a Kent, para que no se la lie como en Japón.
    Y un sólo apunte/corrección: Cal y Pol se cayeron en la curva 4, Márquez en la 10.