Solo diez puntos separan al primero del cuarto en el ecuador del Campeonato del Mundo de MotoGP.

Marc Márquez tiene motivos para ser optimista tras el triunfo obtenido en el Gran Premio de Alemania, donde se puso como nuevo líder del Mundial, ya que, en los ocho últimos años, el piloto que ha llegado al ecuador de la temporada en lo más alto de la tabla ha acabado proclamándose campeón.

Sin embargo, la estadística tiene su doble filo, ya que al fin y al cabo no garantiza nada. Bien lo sabe su compañero Dani Pedrosa, quien completó la primera mitad del Mundial de 2008 como líder y no solo acabó la temporada en tercera posición por detrás de Valentino Rossi y Casey Stoner, sino que además se quedó a 124 puntos del italiano.

No obstante, lo que más debe poner en sobre aviso a Márquez es la igualdad que se está viviendo este años en MotoGP, con una rivalidad a múltiples bandas sin precedentes, ya que nunca antes los cuatro primeros de la tabla habían estado separados por diez puntos tras haberse disputado nueve carreras, lo que supone un importante aliciente para las apuestas deportivas.

Es cierto que hace dos años Jorge Lorenzo y Rossi llegaron separados por tres puntos y finalmente el mallorquín se proclamó campeón por un margen de cinco puntos, pero en aquella ocasión Yamaha dominó el Mundial al ganar 11 de las 18 carreras y Lorenzo ya le sacaba 35 puntos al tercero (Andrea Iannone) cuando el curso llegó al ecuador.

2004 también fue un año reñido, sobre todo en la primera parte, con Rossi y Max Biaggi separados por un punto tras la octava carrera (por entonces el Mundial tenía 16 carreras), mientras Sete Gibernau amenazaba a 13 puntos del liderato. No obstante, Rossi acabó fuerte ese año y se proclamó campeón con un margen de 47 puntos sobre Gibernau y de 87 sobre Biaggi.

En cambio, ahora a la Honda de Márquez le sigue la Yamaha de Maverick Viñales a cinco puntos y la Ducati de Andrea Dovizioso a seis, con la Yamaha de Rossi a diez puntos del liderato.

Márquez tiene asumido que esta es una temporada para sufrir y para ser lo más regular posible. Aunque se mostró contento por la victoria en Sachsenring, reconoció que el éxito en el circuito alemán era una obligación para Honda y se mostró cauteloso por lo ajustado del triunfo.

“Sabíamos que si no ganábamos aquí es que estábamos mal. Casi no ganamos, casi nos lo quita una Yamaha”, declaraba el leridano, sorprendido por el buen ritmo que mostró el novato Jonas Folger, quien cruzó la meta a tres segundos del de Cervera pese a que anteriormente en esta temporada no había concluido ninguna carrera entre los cinco primeros puestos. “Sé que llegarán otros circuitos donde tocará hacer quintos o sextos porque será así”, apunta Márquez.

Llama la atención que son cinco los pilotos que ya han obtenido al menos una victoria (Márquez, Viñales, Dovizioso, Rossi y Pedrosa) y que el líder tan solo ha obtenido dos triunfos, lo que supone que sus 129 puntos sea la cifra más baja de un piloto que llega al mitad del curso en el primer puesto de toda la era MotoGP.

También es muy llamativo el hecho de que hasta diez pilotos hayan subido al podio entre estas nueve primeras carreras. En ese sentido, a los cinco de cabeza se suman Cal Crutchlow (tercero en Argentina), Jorge Lorenzo (tercero en Jerez), Johann Zarco (segundo en Francia), Danilo Petrucci (tercero en Italia y segundo en Holanda) y el propio Folger con su segundo puesto en Alemania, donde llegó a liderar la carrera.

“Creo que la lucha está abierta”, ha reconocido Rossi, quinto en Sachsenring tras ganar en Assen, a donde llegó después de haber sido octavo en Montmeló. Ese abanico de posibilidades preocupa a su compañero, quien ha cedido el liderato tras haber sumado solo 19 puntos entre las tres últimas carreras (es decir, el que menos puntos ha sumado de entre los ocho primeros de la tabla). “Si miramos la situación del campeonato tras Assen, es positiva; si la miramos después de Mugello, no lo es: teníamos una ventaja mayor. Tenemos que trabajar un poco mejor, preparar mejor las carreras”, remarca Viñales.

De momento, el equipo Movistar Yamaha MotoGP se mantiene como líder del campeonato de constructores con 243 puntos, pero Repsol Honda ha recortado distancias y el margen ahora es de tan solo 11 puntos. En cambio, Ducati se está quedando fuera de la pelea debido a que Lorenzo no termina de poner a punto su Desmosedici GP17.

“Necesitamos modificaciones importantes en la moto para mi estilo. Podrían llegar este año, un chasis, algo de aerodinámica, para tener más agarre delante, para poder girar mejor”, ha reconocido el piloto mallorquín, quien se encuentra en la novena posición del Mundial con la mitad de puntos que Márquez, tras quedarse fuera de los diez primeros puestos en las dos últimas carreras.

De lo que no hay duda es que, aunque este mes supone un parón en la competición, será muy intenso para todos los equipos, trabajando a destajo para dar con la tecla adecuada de cara a la segunda mitad del curso. El Mundial se reanudará a principios de agosto con el Gran Premio de la República Checa, donde precisamente las cuatro últimas ediciones han acabado con un ganador distinto: Crutchlow en 2016, Lorenzo en 2015, Pedrosa en 2014 y Márquez en 2013.

Por otra parte, y al contrario de lo que se está viviendo en MotoGP, en las otras dos categorías ya se vislumbra un claro favorito al título. En Moto2, Franco Morbidelli supera por 34 puntos a Thomas Lüthi tras ganar en Holanda y Alemania para ponerse ya con seis victorias en siete carreras disputadas; mientras que la tabla de Moto 3 está liderada por un Joan Mir que le saca 37 puntos a Romano Fenati y que en Sachsenring obtuvo su quinto triunfo del año.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias