Cara y cruz para Román Ramos en Portimao

Team Go Eleven

Román Ramos disputó el pasado fin de semana la ronda portuguesa del Campeonato del Mundo de Superbikes en el espectacular circuito de Portimao, que presentaba un asfalto deteriorado y bacheado.

Partiendo desde la decimoquinta posición en parrilla, Ramos luchó por el top-10 durante la primera manga, hasta que el deterioro de su goma trasera, mayor del esperado, le hizo conformarse con la décima posición, que es un gran resultado.

Durante el warm up previo a la segunda manga, el domingo, tanto el piloto como su equipo, Kawasaki Go Eleven, lograron una optimista puesta a punto que invitaba a un buen resultado, pero en la primera vuelta Ramos no pudo evitar la caída cuando otro piloto cayó delante de él.

El cántabro regresó a boxes a reparar la moto y, tras el gran trabajo de su equipo, pudo reincorporarse a pista, logrando el último punto en juego. Su ritmo posterior dejaba claro que estaba en condiciones de haber sumado un buen resultado.

Román Ramos: “Durante todo el fin de semana tuvimos que luchar contra los problemas de agarre, pero vi que en carrera otros pilotos tampoco iban bien y traté de apretar tanto como pude. Quise alcanzar a Forés, pero la goma trasera se vino abajo demasiado. En cualquier caso, es muy importante acabar en el top-10.
En la segunda, al regresar tras la caída, me di cuenta que éramos más fuertes de lo habitual, y es lo que más lamento. Creo que Russo (el piloto que cayó) se ha pasado, no se puede tirar todo en la primera vuelta. No se que quería hacer, iba demasiado rápido y al tocar el bordillo se ha caído y yo detrás. Lo siento mucho, el equipo ha hecho un gran trabajo y podría haber sido un gran domingo.”