David Asencio estuvo en Motorland, y estas son sus sensaciones

Salir a la pista durante este fin de semana en Motorland puede parecer una acción sencilla, carente de contenido, o al menos no más del que se deduce de forma directa. Hacerlo ha significado muchas cosas, una suma de voluntades y me hace ver lo enorme que es este deporte y la cantidad de “almas” que mueve a los circuitos, todas ellas con diferentes objetivos, inquietudes y experiencias. Pero lo cierto es que, al fin y al cabo, el TODO que se crea no deja de ser singular, tremendamente singular.

David Asencio Padilla

Desde el primero de los que conforman el personal de seguridad hasta el último de los pilotos, construyen un muro ficticio con la vida cotidiana para conformar una historia, una porción de historia que dura apenas tres días y que se va tan rápido como sopla el viento en Motorland. Es una historia intensa, tremendamente densa y cargada de sensaciones, experiencias, emociones, hacia las que todos los que estamos allí reaccionamos, nos dejamos “afectar” por ellas y no hacen más que alimentar, aún más, la devoción que sentimos por la moto y todo lo que significa.

Este año las circunstancias son diferentes, hay nuevos factores que han hecho cambiar el “producto” y el campeonato parece que va encontrando otra deriva. Esas emociones, esas sensaciones, son la imagen que se refleja en el rostro y no es para menos, porque todos ponen lo mejor de sí mismos para conseguir dos objetivos, divertirse y ser el mejor. Tener el campeonato lejos te hace verlo de una forma más fría, pero adentrarte en él te permite percibir sensaciones que no tienes en otras circunstancias. Me apasiona la fotografía, me encanta y esa posición es ideal para observar analizar, tanto que a veces renuncias a situar el objetivo en la pista para que sean tus sentidos los que te llenen de información, de sensaciones que no se pueden captar con la cámara y que o vives en directo, o las pierdes.

noel | .

Los rostros en parrilla eran muy elocuentes, con Álvaro exultante, haciendo gala de su sonrisa, pero llevada a tal extremo que ahora está llena de vida; ya no es la sonrisa de MotoGP, ahora es la sonrisa de alguien que realmente es feliz. MotoGP es la “cumbre”, es el máximo, pero, ¿dónde queda la felicidad? Álvaro ahora es un piloto feliz, capaz de divertirse hasta el último metro de la última curva. Es igual de bueno que antes, pero ahora no se ve limitado por lo que el guion decía que era su papel, un piloto que ha sido Campeón del Mundo pero al que no le tocaba seguir ganando. Ahora está en otra historia y sí, ahora sí que recibe todo lo que su calidad como piloto le permite: ganar.

Al otro lado del espejo está Rea, serio, pensante, pero para nada rendido. Si lo ves en pista, lucha como antes, es más, mucho más que antes y estoy seguro que está haciendo todo para revertir la situación. Lo que ocurre es que no depende solo de él, tiene detrás una marca que ha de reaccionar o le será difícil, muy difícil entrar en lucha con Álvaro. Ducati ha puesto todo para hacer una moto que se comporta como una MotoGP y Álvaro ha sabido sacarle el máximo desde el principio. Davies parece que empieza a cogerle el hilo, de ahí la mejora, pero la consistencia del español es tal que no hay comparación. Ver a Álvaro entrar en el sacacorchos y salir de él era una muestra evidente de lo diferente que pilota al resto; es otra historia. La manera en la que afronta la entrada en curva, cómo tira la moto al suelo, abre gas y engrana marchas es… diferente, tanto que, como decía el bueno de Lucio López, “con que le de media décima en cada curva, ahí tienes casi el segundo que saca por vuelta”. Dicho y hecho.

Álvaro está poniendo todo en jaque, los promedios, los sistemas de trabajo, los recursos, las maneras, los conceptos… y lo hace él. Tanto es Álvaro el hacedor, que si lo eliminamos de las clasificaciones Rea sería el dominador absoluto, es decir, como el año pasado. Bienvenido, Álvaro.

Manolo Fernández | .

Supersport nos dejó una bonita lucha que se llevó el alemán Krummenacher, pero si he de destacar algo, es el retorno de MV. La copa Yamaha se ha visto inquietada por el tándem italiano y es buena noticia. MV lleva demasiado tiempo sin ganar, es más, llevaba demasiado tiempo sin pisar cajón, casi sin aparecer en TV y eso no es bueno para el campeonato. Su retorno le da color a las carreras del WSSP600, que son, sin duda, de lo mejorcito que tiene el WSBK en términos generales, así que podemos estar contentos. Y para rematar el cuadro, Manu Gonzalez, Manugass, como él se hace llamar, se llevó la victoria en Aragón, una victoria que no vieron los dos únicos campeones que tiene la categoría, pues Ana no pudo acabar la carrera y Marc García terminó vigesimoquinto, a 23” de la cabeza y corriendo en el ex equipo de Ana, el DS Junior Team de David Salom.

Manu se hizo con la victoria en una carrera que, para variar en el WSSP300, fue de locos, con muchísima lucha en el grupo de cabeza y con una maniobra que dice mucho de Manu, que a pesar de su juventud, demostró tener la cabeza muy bien amueblada. Lástima lo ocurrido en la escudería Maranga Racing, donde militan Mika Pérez y Borja Sánchez. Problemas que aún no saben determinar, impidieron al piloto gallego ni tan siquiera clasificarse para la carrera y Mika tiró de corazón para poder rascar un punto, tras poner en pista la mejor moto que el equipo pudo darle tras pasar toda la noche del sábado trabajando. Hablar con él nos dio muestras de la preocupación, tanto individual como colectiva, de todo el equipo, ante una situación en el que es, a mi juicio, el equipo que posee el tándem más potente en cuanto a pilotos de toda la categoría. Destacable la actuación de Guillem Erim, del equipo DEZA – Box 77 y Beatriz Neila, del BCD Yamaha MS Racing, que quedaron tan solo a 6” de la cabeza.

Este fin de semana vuelve el WSBK, pero esta vez en Assen. Estos días volvemos a la rutina, pero de nuevo el fin de semana nace otra historia, la que empieza el jueves por la tarde y acaba el domingo tras la última carrera. Cada cual invertirá estos días para poder reflexionar y mejorar lo hecho en Motorland, pero es evidente que la senda que va tomando el campeonato es diferente. Hacía tiempo que no deseaba tanto que empiece de nuevo la acción. Lo veremos la semana que viene a Cámara Lenta.

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias