David Asencio analiza lo sucedido en la ronda de Imola del Campeonato del Mundo de Superbike

Jonathan Rea en la parrilla en Imola
Provec Racing

Imola, un circuito a la par bonito y peligroso. Al final, diría que el protagonista este fin de semana no ha sido ninguno de los pilotos, al menos no tanto, sino el circuito. No es nuevo que correr en Imola es un riesgo elevado para los pilotos debido a esos muros tan cercanos que convierten una caída en un hecho de consecuencias dramáticas.

No entiendo cómo este circuito sigue estando en el calendario del mundial; tan exquisitos unas veces y tan “bueno, ya si eso…” en otras ocasiones. Imola ha mostrado las vergüenzas de un campeonato que parecía recobrar interés, pero que sigue teniendo tachones. En este momento debería empezar a hablar de Teledeporte, pero la verdad es que ya ni me acuerdo de ellos; la aparición en escena de Eurosport y DAZN ha sido mano de santo.

En este estado de cosas, resulta que nos quedamos sin la tercera manga del fin de semana, limitándonos a la carrera del sábado, la Superpole Race y la carrera de Supersport. Según Rea, este circuito es el que marca la diferencia entre pilotos… curiosamente el día en el que hace un doblete. Sería interesante saber, según él, cuáles son los circuitos, de los que restan, en los que el piloto marca la diferencia. No le he escuchado o leído, en cambio, que Pirelli se presentó en Italia con un nuevo neumático que le ha hecho mejorar considerablemente sus prestaciones en pista, desde el primer momento. ¿Necesidad por parte de todos?, ¿evolución puesta en pista por iniciativa de Pirelli?, ¿o petición expresa del pluricampeón? La sensación que me queda es que Rea ha perdido un poco los papeles (o un mucho), le hubiese bastado con decir que está contento de verse de nuevo ganando, que el equipo ha hecho un gran trabajo y que a pesar de todo y en ese todo me refiero a Álvaro, el valor de puntos que ha podido reducir no ha sido excesivamente alto. Pero no, ha dado un paso más allá, no sé si fruto de la rabieta por no haber podido correr. Su opción estaba clara, era el único de los pilotos que permanecía montado en la moto y con el casco puesto, mientras que el resto estaba hablando con Lavilla haciéndole comprender que el peligro de correr en esas condiciones en un circuito así era evidente. Nadie duda de la calidad del británico, pero este tipo de detalles, al menos a mí, me chirrían y mucho.

Ojalá y el resto del campeonato se desarrolle así, con alternancia, que no con tanto dominio, ojo, con un Davies que no se desvanezca como un grano de incienso sobre un carbón al rojo. Entre problemas mecánicos y sus “hard resets”, Davies se va perdiendo en el campeonato y estaba claro que tenía ritmo para pelear por la victoria, peeeeeero…

Tommy Bridewell
Team Go Eleven

El grupo trasero se anima, a costa de una fractura cada vez más acusada entre los dos primeros (cuando Davies quiera, serán tres) y el resto. Van der Mark, Razgatlioglu, Haslam y Lowes nos han brindado unas peleas muy entretenidas, pero no me pararé mucho en ellos. Dejad que ponga el foco en Jordi Torres. La sensación que me ha quedado tras esta ronda es que cada vez está más cerca, pero su trabajo va mucho más allá de lo que se ve en pista. Tras la conversación que mantuvimos con él los de Moto Race Nation en Aragón (buscad en www.motoracenation.com) y sobre todo, observando lo que sucedía y cómo sucedía mientras le esperábamos en el box, es evidente que la labor de Jordi está siendo de tal dimensión que es imposible ser apreciada desde fuera. No solo está adaptando su pilotaje a una nueva moto, está reconstruyendo un equipo y le está haciendo creer que es más competitivo de lo que era antes, está insuflando un ánimo y un espíritu de lucha que el Pedercini antes no tenía. Desde aquí mi admiración. Si antes lo estimaba como piloto (lo sigo desde el CEV) ahora más aún y en más facetas.

Hikari Okubo
Pucceti Racing

Otro que no quiero dejar pasar sin mencionar es Tommy Bridewell. Llegar del BSB para sustituir a Laverty y mojarle la oreja a Rinaldi en la segunda manga, situándose como tercera Ducati tras las oficiales, no es nada fácil. El piloto británico ha demostrado que el campeonato en el que compite Xavi Forés tiene nivel, mucho nivel y lo ha hecho en una moto, equipo y circuito desconocidos; ha hecho un grandísimo papel. Os recomiendo que sigáis el campeonato británico porque, de veras, es realmente entretenido.

En Supersport apostaba por la victoria de Caricasulo. Pareció tener un problema de falta de combustible, pero no poder verlo pelear con Krummenacher en la última vuelta me dejó muy planchado y a él realmente cabreado; que se lo digan a su cúpula. En este caso, Cluzel resultó decisivo, pues sus errores lo alejaron de la cabeza y propiciaron, probablemente, la caída de Mahias y Gradinger en segunda instancia. La parte positiva es que el piloto de Kawasaki parece que va encontrando el ritmo, aunque el que va sacando resultados para la marca de color verde es Okubo. Poco a poco se va consolidando en la general, donde actualmente es cuarto. Ojo con él en el futuro.

Muy bien María Herrera, que consigue otro puntito más. Clasificó muy bien en parrilla y tras una salida extraordinaria, llegando a rodar novena, terminó decimoquinta. Lo que nos comentaba en Aragón se va cumpliendo; es momento de ir aprendiendo, de seguir mejorando, ella y el equipo, pero la progresión está ahí.

Prensa WorldSBK

En cuanto a los chicos del WSSP300, muy mala suerte para Mika Pérez, que tras conseguir la pole y el récord del circuito, no pudo disputar la carrera que hubiese supuesto el inicio de su campeonato tras tantos infortunios, pero se ve que Imola iba en el paquete de “mala suerte”. La parte positiva es que han resuelto los problemas que han venido padeciendo desde el comienzo del campeonato, tanto él como su compañero Borja Sánchez. Así las cosas, Manu González sigue al frente de la clasificación y podría decirse que aumenta su ventaja, pues a un número escaso de pruebas que conforman el campeonato, ahora hay que restarle otra prueba, la de Imola. El circuito estaba realmente peligroso y ha sido la mejor decisión, la de los pilotos, no la de Dorna, aunque la mejor de todas hubiese sido correr en otro circuito.

Para la próxima, Jerez, habrá que escribir la “cámara lenta” con sombrero, cámara en mano y mucho protector solar… ¡Nos vemos en el circuito Ángel Nieto!

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias