David Asencio analiza lo sucedido en Jerez durante el Campeonato del Mundo de Superbikes

Un “ápex detonante performante”

Vaya, vaya, vaya… lo que he aprendido esta semana… Resulta que la jerga moterocompetitiva (…y dale…) sigue creciendo y esta semana, gracias al gran Lucio López (ponte güeno pronto) he recuperado una palabra para el mundillo motero, ápex. Quien me conoce sabe que mi inglés mejora menos cuando no, así que gracias, Lucio, esta ya no se me olvida. La otra ha sido un palabro interesante que vino de la mano de Rubén Xaus, cuando intentaba explicar que un elemento es performante cuando mejora una situación, probablemente con su génesis también en el inglés “performance”. ¿Y lo de detonante? Veamos.

Ducati Press

Este fin de semana he seguido lo ocurrido en Jerez con mucho interés, con un montón de carreras, más aún después de la descafeinada ronda italiana. Sí, sí, sé que Rea tiró a Lowes, pero después el británico se encargó de tirarse a sí mismo y de cargarse totalmente todas sus opciones. En cualquier caso, zanjo el asunto con esto: si un tetracampeón del mundo, tras esa acción, se para en el box del equipo perjudicado, pide disculpas, se para en el pódium, afectado, hundido, sigue pidiendo disculpas y así durante todo el día… perdonadme, pero no creo que la intención de Rea al apurar la frenada fuese la de otros pilotos que hicieron lo mismo en esa curva que ahora se llama Jorge Lorenzo.

A lo que iba, que Jerez se ha situado como una cita importante por lo que significa. Resulta que el campeonato ha despertado y se está destapando con carreras cada vez más interesantes. ¿Y cuál es el motivo? Álvaro Bautista. El ápex detonante performante lleva una Ducati y ha puesto las pilas a todo el mundo. Rea va con el cuchillo para no perder comba, las Yamaha, con Lowes y sobre todo Van der Mark (le echaba de menos) están apareciendo cada vez más fuertes y si no hay cambios grandes, esa será la dinámica, afortunadamente. Ichiro Yoda, tras lamentarse amargamente, parece que prepara para 2020 una Kawa con la misma filosofía de Ducati, moto que se vende en la calle pero con un claro carácter de competición, Espera, espera, entonces ¿qué hemos tenido hasta ahora?… Pero no queda ahí la cosa, porque Honda, además de rumorearse una nueva CBR que también promete ser “la caña de España” (…a estas alturas, no me lo creo…), parece que tienta a Álvaro Bautista e incluso a Zarco.

Las reflexiones que hago van en dos sentidos. El primero es la simbiosis que el organizador está ejecutando entre los dos campeonatos, algo que, en cierta forma, beneficia a los pilotos, que empiezan a ver, de forma real y tangible, que hay vida más allá de MotoGP. La segunda va en relación al tipo de “producto” que hemos tenido hasta el momento. Si Ducati ha demostrado que es posible poner en el mercado una moto mucho más “racing” que el resto y con ello barrer al resto, ¿qué nivel de campeonato, hablando de mecánica, hemos tenido hasta ahora? Quizás, lo que estaba fallando, lo que provocaba el desinterés del aficionado, era ver motos que no decían nada, o decidme, ¿se os erizaba el vello al ver pasar una CBR 1000?… ¿quizás con una R1?… Personalmente, sigo enamorado de la ZX7R, de la 888, R7, Bimotas, VTR SP2, RC 30/45… por poner algunos ejemplos. Aquellas motos hacían girar la cabeza cuando las veías por la calle, te sentías afortunado, especial, estabas viendo una “flipada” y el que la tenía, realmente sabía que llevaba algo realmente especial.

Pirelli Press

El WSBK ha pasado unos años malos, muy malos, pero la llegada del ápex detonante performante llamado Álvaro Bautista ha puesto todo patas arriba. Parece que ahora, a todos, se les ha despertado el espíritu competitivo y las carreras, seamos honestos, ahora sí son interesantes, pasan cosas, te hacen mover el pié de un lado a otro por el nerviosismo al ver el transcurrir de las vueltas, hay competición. Para colmo, la transferencia de influencias entre MotoGP y el WSBK está revitalizando al segundo y volviendo menos dramático al primero. ¿Hay sitio para todos? Sí, se llama WSBK y poco a poco va ganando cuota de protagonismo. Es un motor al que le ha costado arrancar pero, en mi opinión, lo ha hecho y con un poco de suerte la línea será ascendente, todo para el gozo de quienes disfrutamos de este “otro” Campeonato del Mundo.

Para colmo, el WSSP600 está interesante, muy interesante. Ojalá y ocurra algo parecido con los fabricantes, aunque en este caso, por las tendencias del mercado, me temo que será más complicado. No tiene mucho sentido invertir en motos que después se han de vender a precios indecentes para no estar acompañadas por temas de contaminación y carnets. Aun así, sigo pensando que es la categoría comodín del campeonato, nunca falla. Donde sí se ha de trabajar a base de bien es en el WSSP300. Una parrilla que apenas soporta a los pilotos que compiten, debería ofrecer algún sistema que garantizara un mínimo de competición con un nivel de seguridad acorde. Me resulta demasiado peligrosa la configuración actual. Reconozco que las carreras han sido muy emocionantes, pero una caída en mitad del grupo puede ser una tragedia con la cantidad de pilotos que hay y el poco espacio que les separa. No estaría de más que trabajaran en esto. El organizador tiene en sus manos poder hacerlo, es más ahora tiene en su tejado la responsabilidad de gestionar un campeonato que se está viniendo arriba, algo que celebramos, y diría que lo ha hecho casi, casi accidentalmente. Hay que seguir apostando por el WSBK.

Pirelli Press

Dejad que dedique el último párrafo a los nuestros. Jordi Torres, María Herrera, Manu González, Marc García, Ana Carrasco, Borja Quero… vaya lo mucho que nos habéis hecho disfrutar este fin de semana en Jerez. Y al resto, espero que cambie la suerte para Mika Pérez y Borja Sánchez, a quienes no se les está dando una moto que esté, ni por asomo, al nivel de su pilotaje y mucho ánimo a Beatriz Neila, a los chicos del Box 77 que hicieron un buen trabajo y al resto de pilotos de esta categoría, que están lidiando con una parrilla que muerde en cada curva.

La próxima en Misano, otra vez pisando suelo italiano. Esta vez, sí estoy deseando que llegue. Nos vemos en dos semanas!

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias