David Asencio analiza la ronda norteamericana del Campeonato del Mundo de Superbike

Vacaciones infernales

Esta semana la Cámara llega un poco más tarde y es que si bien las carreras se han sucedido a una velocidad pasmosa en el último mes, este fin de semana ha sido especialmente “plomizo” debido a lo que ahora se conoce como “virus” y que te deja el cuerpo como si fuese una Honda CBR con poca gasolina y sin reglaje de válvulas… o sea, para el arrastre…

Kawasaki Press

Pero entremos en materia. Recuerdo cuando veía aquel maravilloso programa llamado “La Bola de Cristal” (sí, sí, uno tiene ya sus añitos) que en ocasiones emitían una canción que tengo grabada a fuego, interpretada por Alaska y que en el estribillo repetía su título, “Vacaciones infernales”. Parece que no termino de hablar de superbikes, pero veréis que sí. Estas vacaciones son las que más insatisfechos va a dejar, desde hace años, dentro del WSBK, aunque para nosotros es una bendita noticia, pues tras los paseos del tipo “touching balls” que se marcaba Rea en los últimos años, este está siendo diferente y espero, por nuestro bien y el de otros muchos, que lo siga siendo hasta el final.

Empecemos por el primerísimo, Jonathan Rea. La remontada ha sido de aúpa, ayudada por los resultados del resto de pilotos y hablo en plural porque bien podrían haber influido en ellos tipos como Haslam, Razgatlioglu o el mismísimo Baz. Pero no, Rea está en cabeza de la tabla y con muchas decenas de puntos de ventaja. La reacción del piloto y el equipo ha sido muy buena. Ahora la situación no tiene nada que ver con aquel piloto que se lamentaba sistemáticamente en las primeras rondas del campeonato. Va encaminado, de la mano de Kawasaki, a conseguir el quinto título, si nada o nadie lo impide.

Kawasaki Press

Esa figura que podría impedirlo es Álvaro Bautista. ¡Vaya cómo ha cambiado la situación!, ¿verdad? Los infiernos se han abierto directamente para el piloto y el equipo y puede estar vinculado con la situación que se vive en la madre de todas las Ducati Corse, me refiero al equipo de MotoGP. Que el equipo fuerte de Ducati, donde ponen toda la pasta y lucen una capacidad de gestión “envidiable”, no está pasando por uno de sus mejores momentos, es evidente. Las declaraciones de Dovizioso diciendo que con esa moto no van a ningún sitio (¿no será al contrario?), las de Petrucci advirtiendo que su línea de trabajo es la misma que dejó trazada Jorge, las especulaciones sobre la posible marcha de Gigi Dall´igna a KTM…. son demasiados asuntos por resolver como para pensar que las aguas discurren tranquilas en Ducati y siendo así, es relativamente fácil poder extrapolar la situación a Superbikes, donde empezaron con una moto/piloto que barrían, luego no había que hacer nada, pero sobre la que no sé, hasta qué punto, han seguido evolucionando para resolver los problemas que Álvaro señalaba desde prácticamente el principio.

Poco soy de dar las cosas por zanjado, o de hacer afirmaciones tan tajantes y menos aún quedando tanto campeonato. Ya dije al inicio de esta temporada que Rea y Kawasaki no se quedarían quietos, mientras que se lanzaban campanas al vuelo, casi celebrando ya la victoria final del español. Lo mismo hago ahora, no creo que Álvaro haya dicho su última palabra. Que la serie de resultados de las últimas rondas ha sido desastrosa, es evidente, pero también lo es que hay muchos más actores en este escenario y están más presentes que nunca.

Ducati Press

Davies parece que empieza a llegar, ya le vemos pilotando “a lo Álvaro”, Razgatlioglu quiere la Kawa de Haslam, que a su vez es el tercer actor. Baz lo está haciendo de vicio con la Yamaha de Ten Kate y raro sería que Mercado o Torres no dieran alguna sorpresa mayor que las que ya están dando (magnífica temporada la de ambos).

Los que deben estar que se los llevan los infiernos son los pilotos de Yamaha oficial. Van der Mark ha tenido la caída en el peor momento, justo cuando apuntaba a ganar carreras. Él podría ser otro de los actores, pues las vacaciones le pueden venir bien para terminar de reponerse y volver a sentirse competitivo en la R1, mientras que Lowes, por su parte, lleva “el gen Lowes”, lo que le hace estar muy, muy pendiente del estado del asfalto. Al GTM 94 no le van mucho mejor las cosas. Cortese aparece, desaparece y vuelve a desaparecer y Melandri ha anunciado su retirada, por lo que las ganas que pueda poner en las rondas faltantes son… todas las que pueda poner un tipo que ya no tiene que demostrar nada y que sabe que al acabar la temporada se irá con Manuela (una gran pérdida para todos… la de Melandri, digo…) ¡ay, Manuela!, de vacaciones y a vivir la vida, que ya les toca. Al final, va a resultar que la principal esperanza para Yamaha va a ser Ten Kate con Baz, a la espera de la recuperación de Van der Mark. Esperemos.

Pero para infiernos vacacionales eternos, como Mordor en sus mejores tiempos, pero con sonido de atracción de feria y música de fondo de Camela (pero de cassette, nada de CD, que esto último es demasiado moderno para Honda), el Moriwaki Althea, que tienen hasta website y todo, pero hasta con fotos, ojo, y digitales, nada de papel escaneado. Para la próxima prueba, prometen llevar una evolución del motor que permita quitar el pedal de arranque y puede que les dé tiempo a prescindir del freno de tambor en la rueda trasera, apostando por el disco (¿será de Chimo Bayo?). Qué coraje ver a Leon Camier, un pilotazo, lesionado por hacer correr una matraca que no va ni para atrás. Si lentas se ven las Honda en la TV (vamos, que no se ven…), más lentas se sienten en pista. Me temo que ni las alas salvarán a Honda de quemarse en los infiernos veraniegos…

Kawasaki Press

En fin, me despido hasta la próxima cámara. El virus este de los cojones sigue apretando y los calores, mezcla de la fiebre y Lorenzo (el de arriba, no el de MotoGP, que también lleva lo suyo el pobre), me tienen frito. Lo mismo me voy con los de Althea. Van a un gurú que han encontrado en las islas Fiyi a ver si les hace un buen exorcismo, de esos que te dejan el estómago limpio como la patena; veremos si nos hacen un 2×1. Aunque bueno, era para ver si hacían la CBR más competitiva… Ah, ya, que se trata de un exorcismo, no de un milagro… Al menos el infierno lo será menos allí.

¡Disfruten sus vacaciones con sentidiño! (No va por ti, Claudio, tú no tienes de eso…)

Suscríbete a nuestro boletín de noticias