Con la duda sobre qué tipo de neumático encarar la carrera, empezaba la prueba británica del Moto3. Arbolino, destacado en pole con un tiempo que lo situaba como uno de los dos únicos pilotos capaces de rodar en 2.11″, partía encabezando la primera línea, seguido de Dalla Porta y Raúl Fernández, excepcional en entrenos.

 

Nada más darse la salida, Arbolino intentaba abrir hueco, pero la Honda de Dalla Porta reducía la distancia a base de velocidad punta. Frustrado el intento, parecía que la carrera discurriría como en los últimos Grandes Premios, en un grupo muy numeroso y final incierto. Pasadas unas vueltas, aparecía McPhee, uno de los pocos pilotos que montaba blandos, pues la mayoría de la parrilla se había decantado por el duro. A falta de 15 vueltas, Canet y Albert Arenas se iban al suelo, por lo que la general del campeonato sufría un vuelco importante, más aún teniendo en cuenta que Dalla Porta estaba primero. Canet, que hasta el momento había puntuado en todas las carreras disputadas este año, quedaba último y retomaba la marcha con el objetivo de intentar rascar algún punto.

 

Dalla Porta seguía tirando primero del grupo, seguido de Arbolino, pero el grupo era de unos 20 pilotos. Las acciones empezaban a ser cada vez más agresivas y de seguir así el final de carrera iba a resultar infartante. A falta de 10, 13 pilotos conformaban el grupo delantero y entre ellos Binder, Ogura, Sasaki y Suzuki, de los más beligerantes en todo el campeonato. El grupo se rompía, quedando rezagado Marcos Ramírez, que conseguía poner un poco de orden y enlazar de nuevo con la cabeza. Hasta el momento, los que más tranquilos estaban llevando la carrera eran los tres primeros, Dalla Porta, McPhee y Arbolino. Entretanto, Fenati se iba al suelo y Masiá se colaba pero sin irse al suelo. Quedaban 5 vueltas y Marcos Ramírez conseguía colocarse tercero. Canet rodaba 23º; difícil lo tendría para puntuar. A falta de 4, Marcos se ponía primero, pero la jauría de pilotos que llevaba detrás provocaban cambios en cabeza constantemente.

 

A falta de 3, Canet tenía a poca distancia a un grupo numerosísimo. De ser capaz de contactar con ellos, quizás conseguiría sumar algún punto. Por delante Foggia se sumaba a la fiesta. Canet seguía su progresión, 20º, 19º… López encabezaba ese grupo en la 13º posición. Con todo esto, entrábamos en la última vuelta, con Dalla Porta, Arbolino y Ramírez en cabeza. Con el italiano primero, se colaba para propiciar que Marcos se pusiera primero. Arbolino le metía la moto a Dalla Porta, mientras que MArcos cogía unos metros.  Marcos se hacía con la victoria, seguido de Arbolino y Dalla Porta. Canet conseguía lo máximo a lo que podía aspirar tras la caída, 13º, dos puntitos que lo dejan segundo en el campeonato a 14 puntos de Dalla Porta.

 

Grandísima victoria de Marcos Ramírez, que se sitúa 5º en la general con 114 puntos.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias