Manolo Fernández aporta su visión de lo sucedido durante el Gran Premio de Aragón

Alfredo Prádanos

Mapping 93: estamos viendo como cita tras cita los pilotos que aspiran a luchar por el Título de MotoGP se van peleando con lo mejor y lo peor que les ofrece su moto y equipo. Vemos cómo las diversas marcas consiguen mejores o peores resultados según el tipo de pista y cómo la construcción de su prototipo se adapte a ella, vemos como los pilotos consiguen lo mejor de sus monturas, buscando siempre (según ellos) el máximo posible para conseguir el mejor resultado posible y así poder luchar por el Título.

Pero las características de los prototipos, cada vez más estandarizados por cierto (salvo KTM todos comparten suspensiones, todos comparten centralita y software base, todos son cuatro cilindros de 81 mm de diámetro, todos tienen el máximo número de motores permitidos y todos montan los mismos neumáticos), las pocas diferencias que pueda marcar cada prototipo sobre el resto son mundos insalvables en el extremo que supone competir en MotoGP, dónde cada décima cuesta sudor, lágrimas y horas de ingeniero que no son capaces de superar los hándicaps de sus distintas motocicletas en según qué circuitos, dejando a los protagonistas humanos de este deporte a merced del máximo que pueda ofrecer su moto, que según vamos viendo, va por circuitos, por fines de semana o por cómo me pille de cabreado con la novia, con mi manager o con el Luigi Dal’Igna de turno.

¿Y qué podemos pedirle a los pilotos entonces? Nada en absoluto. A no ser que quieran luchar por el Mundial de verdad y no de boquilla, porque entonces, hay que estar por encima de las posibilidades de la moto como sí lo está Marc Márquez y su ambición sin hasta el momento límite conocido. Y nos dejamos de que si el software, de que si no hay cuarto malo, de si luchar por el podio está bien y de si la moto no me gira. Pocas veces ha existido Campeón de Mundo que no estuviera por encima de estar circunstancias y no existe en la parrilla de MotoGP en la actualidad, piloto que sea capaz de sobreponerse a sus circunstancias y hándicaps como lo hace Márquez con los que le ofrece su moto para ganar y machacar.

Alfredo Prádanos

Y no digo que Marc no merezca liderar el Mundial y ganarlo, digo que igual el Mundial se merece alguien que no le deje 98 o más puntos de ventaja a falta de cinco carreras, digo que el deporte se merece que el tercer clasificado haya dejado de tener opciones matemáticas al título con casi un tercio de la temporada en juego. Y es que el único rival que ha querido (de verdad, no de boquilla) hacer frente a Márquez, el que más ha arriesgado en su política deportiva e integridad física es justo aquel el primero contra el que Marc compite cada vez que sale a pista y mira de reojo cada vez que se baja de la moto: sólo tiene que mirar al otro lado de su box.

El resto se contenta con ser los mejores de su marca o de esperar algo mejor para 2020… ¿¿dónde están los pilotos que pelean por el título??.

Ser el mejor de su equipo o marca no es propio de la élite del motociclismo, pero quizá sea lo propio de la forma en la que se ha frivolizado la élite del motociclismo, llenando la parrilla de pilotos rápidos pero inexpertos que no se han enfrentado a situaciones limite mientras le llegaban los contratos para llegar a MotoGP. No es ya es cuestión de que Marc esté dominando o no el Mundial, la cuestión es que sacando el 100% de la moto sin más casi nunca, repito, casi nunca se ha ganado el Mundial de MotoGP o 500. La excepción, años raros-raros-raros como el de Hayden o Roberts Jr., cosas que de media pasan una vez cada 30 temporadas. Así pues, carreras como la excesiva e inexplicablemente adrenalítica de Alex Rins en Aragón no le van a llevar muy lejos, y si hablamos del hipermegaconformista del copón Danilo Petrucci aún menos, y así, en mayor o menor medida con el resto de la parrila de MotoGP.

Alfredo Prádanos

Cuando Shuhei Nakamoto estaba al frente de HRC en MotoGP, se dice que decía que quería comprobar cúal sería el comportamiento de Marc con la presión real de ganar el Mundial de Moto2 en su segundo año, y me pregunto si ésta podría ser una buena prueba no como formación sino como filtro para distinguir los talentos de los talentos con ambición. Quitando a Lorenzo y Rossi, ninguno de los llamados a luchar por el título en MotoGP han pasado por una situación similar, y lo digo como lo pienso: ya pueden las distintas fábricas acertar mucho para que sus pilotos puedan sacar el 100 % de lo que les ofrece su moto por encima de Marc, o por el contrario, Honda cagarla en plan la NR500, porque de lo contrario y mientras Lorenzo o las lesiones no demuestren lo contrario tenemos, sin quitarle mérito, Marc para rato y el subcampeón no será el primero de los perdedores, será el primero de los que no luchaban por el Título.

Alex Marquez, Catalunya Moto2 race 2019 Archivo

Mapping 73: en esa pléyade elitista de pilotos que se paran a pensar antes de darle al mango sin pensar si tienen delante a Franco Morbidelli o a cualquier otro piloto está incluído Alex Márquez. Quizá no tenga nunca el genio ni la agresividad de los pilotos que están por encima de su moto como casi todos los Campeones de MotoGP pero tiene la calidad suficiente y necesaria para todo lo demás y para no dar pasos atrás sin sentido como, por ejemplo, los 10 pasos atrás del 10, Luca Marini, o la mala gestión de los recursos ante la falta de resultados iniciales en pista que quizá, quizá, esté matando a Xavi Vierge esta temporada. De todo este GP, el que más ha debido aprender es Augusto Fernández. Y si no lo ha hecho, ya tenemos un nombre más de los que terminarán dando el máximo que les permite la moto cuando las condiciones le son favorables.

Mapping Naranja: ¿¿a nadie le mosquea que no se haya oído ningún nombre para sustituir a Shyarin en MotoGP el próximo año?? ¿¿a nadie le mosquea que habiendo una MotoGP libre no esté el mercado loco o no se sepa quien aspira o no a esa moto?? ¿o es que se nos escapa algo y el mercado está bloqueado esperando algún movimientos de última hora en MotoGP?

KTM AJo

Mapping 41: Brad Binder (de quien se dice que tiene talento de sobra para estar por encima de su moto) fue el mejor de Aragón y la cagada de KTM en Moto2 sí ha estado a la altura de la Honda NR500 (buscad en la wikipedia ;p) terminando en la espantada que los austríacos hacen de la categoría. Un Mundial merece que los mejores pilotos como Binder compitan en él y no que nos los llevemos a otro lado.

Alfredo Prádanos | .

Mapping 44: con una KTM que corre menos que las Honda, en un circuito en el que en teoría es prácticamente escaparse por sus largas rectas consecutivas, va Arón Canet y demuestra que está, por fin, por encima de la moto y casi de la categoría. Que le ha costado, pero al final lo ha conseguido y quizá en el mejor momento, momento en el que Lorenzo Dalla Porta, que parecía el más sólido de la temporada, nos hizo el azucarillo en el que se vio inmerso todo el Leopard presente y futuro, por cierto. Arón sacó en Aragón, por fin, el nivel que se le esperaba sin preocuparse si su moto es la más rápida o no y luchando por el título en vez de esperar a verlas venir a circuitos favorables en plan Dovizioso, y de mantener esa actitud terminará llevándose el título de una categoría cuyo nivel está por debajo de la media de los últimos años (no hay más que mirar los tiempos de carrera) y de la que parecía haberse contagiado. Dalla Porta, que por fin estaba ofreciendo lo que prometía desde que Viñales corría en 125, debería ponerse los galones y demostrar que también está por encima de la categoría como ha hecho Canet en Aragón (por fin). O esperar a que Canet se le vuelva a olvidar que está por encima de la moto y categoría. Resultará interesante. Mientras tanto, a esperar que Ogura (joder qué clase tiene este tío) no se convierta en el juez del Mundial.

No olviden vitaminarse ni mineralizarse, nos vemos tras el GP del Karting de Tailandia, alias Chang International Circuit of Buriram, o algo así.

Manolo Fernández.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias