En la Cámara Lenta seguimos el WSBK desde hace ya bastante tiempo. Hemos visto en ella muchos detalles, muchos aspectos del campeonato que de otra forma hubiesen pasado un poco más desapercibidos, pero ahora eso no pasa, el Mundial ha vuelto a recobrar vida. Y es curioso, porque lo ha hecho con los mismos protagonistas de siempre.

Prensa WorldSBK

Aquí hemos hablado innumerables veces de lo monótono que era un campeonato en el que era el mismo el que ganaba (casi) siempre y en el que la duda era quién quedaría segundo. Rea, el ahora pentacampeón, ha dominado con mano de hierro y esta temporada no ha sido menos. Pero las cosas han cambiado, o decidme, ¿acaso no habéis disfrutado con las carreras de este fin de semana? Ha habido lo que le faltaba al campeonato desde hace años, emoción, velocidad, riesgo, todas las características que hacen de este deporte una disciplina maravillosa como pocas. Van der Mark y Razgatlioglu se confirman como alternativas y Ducati parece dispuesta, a pesar de su errónea política deportiva, siempre a mi juicio, claro está, a poner las cosas difíciles a Kawasaki.

Me alegra ver que hay publicaciones que recuperan parte de su espacio para dedicarlo al WSBK, eso es muestra de que el Campeonato interesa y si lo hace es porque las cosas están cambiando. A pesar de ello, ya dijimos al principio de la temporada, cuando Álvaro machacaba a base de bien, que Kawa y Rea no serían de rendición fácil y que esperábamos su reacción, como así ha sido; la historia posterior la conocéis. El campeonato de 2019 nos dejará la historia de un piloto con un hambre de victoria como tienen los auténticos fuera de serie, a un equipo que no baja brazos y cree en su trabajo y en el del piloto que llevan por bandera. La situación era complicada, pero ahí han estado, dando batalla y reaccionando a tiempo, aunque bien es cierto que han contado con la colaboración de Ducati y su innacción para atender las demandas de Álvaro cuando decía, con su eterna sonrisa, que esa moto no giraba.

Del futuro de Álvaro no hablo, me niego a dar una opinión sin saber pormenores, más aún sabiendo cómo se las gastan en Borgo Panigale. Honda siempre es Honda, Ducati siempre es Ducati y yo no soy quién para juzgar sin datos en la mano. Una cosa es segura, veremos a Álvaro la temporada que viene en el WSBK y eso me alegra mucho; esperemos que Honda sepa valorar lo que van a tener en casa. El que espero que siga es Leon Camier, tremendo piloto que por unas razones u otras no termina de destacar.

Pero es momento de reconocer al pentacampeón, los cinco campeonatos seguidos, toda una hazaña. Quién le iba a decir a Kawasaki que se iba a ver en estas. Después del fiasco que supuso el proyecto MotoGP, se decantaron por Superbikes, de la mano del equipo de los Roda y con Rea en sus filas. La marca ha crecido, tiene un plantel de motos de producción interesantísima y pueden fardar de ser campeones por marcas además de tener al pentacampeón en el seno del equipo. Es un proyecto tremendamente sólido y mucho van a tener que sudar para romper esa hegemonía. Rea maneja la ZX10R como quiere, la moto se lo permite y la combinación es explosiva.

Prensa WorldSBK

Mangy Cours ha visto cómo se coronaba Rea, pero también ha presenciado cómo un chaval de madrid, educado, humilde, con los pies en el suelo y tremendamente reflexivo a la par que rápido, ha sido capaz de llevarse uno de los campeonatos más difíciles y competidos de los que existan en el motociclismo, el WSSP300. Manu González, Manugas, ha sido el relevo de Ana Carrasco en el lugar más alto del podio, demostrando que no solo consiste en retorcer el puño o apurar frenadas, que también, pero el factor mental, estar bien dirigido y con la cabeza bien amueblada son herramientas perfectas para triunfar en este deporte. Las veces que he podido hablar con Manu siempre tengo la misma sensación, hay mucho, mucho trabajo personal detrás de un campeón, como es el caso del recién proclamado Campeón del Mundo del WSSP300. Le auguro buenas cosas a Manu, me transmite buenas sensaciones, tanto él como su entorno y ese es el mejor ambiente para que siga creciendo. No sé dónde estará el año próximo, me gustaría verlo en el WSSP600, pero imagino que dependerá de muchas cosas. En cualquier caso, espero y deseo que siga en la misma dinámica, paso a paso y sin pensar mucho más allá que en hacer bien lo que se trae entre manos en el momento justo, sin castillos en el aire.

Magny Cours ha coronado a dos Campeones, ha tenido la suerte de ver a toda una leyenda del WSBK y a un prometedor piloto que, quién sabe, puede que sea su relevo. Las cosas cambian en Superbikes, lo celebro enormemente, porque un campeonato con motos de calle debe ser y hacer sentir lo mismo que provocan nuestras motos cuando salimos con ellas, fortuna y felicidad por pertenecer a un mundo que solo nosotros entendemos, por eso es tan especial, por eso nuestros Campeones lo son al margen de banderas, por eso me gusta el motociclismo y decidí escribirlo para dejar constancia.

¡Enhorabuena, Campeones!

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias