Primera carrera de la ronda argentina del WorldSBK

La seguridad y su tratamiento vuelve al primer plano en el mundo del motociclismo. A lo largo del fin de semana, las condiciones del asfalto del circuito de San Juan de Villicum, sede de la ronda argentina del Campeonato de Superbike, han condicionado en exceso el desarrollo de la competición.

Una pista, reasfaltada en un 70% del trazado tal y como indican en su comunicado Pirelli, sucia por exceso de polvo y con unas elevadas temperaturas, generaron una sensación de inseguridad en los boxes.

Prensa WorldSBK

Como muestra, dos datos. De ayer en los entrenamientos libres hasta el tercer libre, disputado durante la mañana del sábado, los tiempos se rebajaron en seis segundos en el caso de los pilotos de cabeza. Pero, lo realmente insólito en que ningún piloto logró rebajar sus tiempos durante la Superpole con el neumático de calificación.

Amenaza de plante, gabinete de crisis y plante de séis pilotos.

Posteriormente, prácticamente toda la parrilla, salvo dos pilotos (Bautista y Rinaldi, según Corsedimoto.com), no querían que la carrera se disputase, planteando como alternativa la disputa el domingo de dos carreras largas.

Dorna y la F.I.M reunieron a los implicados y convencieron a los equipos de llevar a cabo la carrera, en la que el asfalto se encontraba a una temperatura de 49º.

Pese a la decisión final de correr, los pilotos fueron llegando a parrilla a cuenta gotas y, a escasos minutos de la salida, Eugene Laverty, Chaz Davies, Marco Melandri, Sandro Cortese, Leon Camier y Ryuichi Kiyonari comunicaron su decisión final de no correr, dejando la parrilla en 12 pilotos.

La carrera

Pirelli

La desoladora imagen de la parrilla, ya de por sí escasa, con tan solo doce pilotos, fue el preludio de una nueva victoria de Álvaro Bautista, quien ya suma dieciséis.

Durante la mitad de las 20 vueltas de carrera sufrió la oposición de Jonathan Rea, pero un par de errores del ya Campeón del Mundo 2019 permitieron al manchego adquirir una cómoda ventaja para llegar en solitario a meta.

El norirlandés fue atosigado por el turco Razglatliogu, aunque conservó la segunda posición, con el piloto del equipo Puccetti tercero. Jordi Torres finalizó en octava posición.

Cierre

Afortunadamente no hubo caídas durante la carrera, en la disputa de la Superpole Loriz Baz se lesionó en un brazo y no tomó la salida, aunque este hecho no debe desviar un debate necesario y profundo acerca de la seguridad en las pistas, y el criterio a la hora de tomar decisiones, por impopulares que sean e independientemente de las consecuencias.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias