Manolo Fernández reflexiona acerca de la retirada de Jorge Lorenzo

David Asencio

Mapping 99: En una maniobra sorpresa que no ha sorprendido a nadie, tras repetidas declaraciones en las que el piloto se reafirmaba en su intención de completar su contrato con HRC y su ambición de ganar con ella, llegamos a Cheste y Jorge Lorenzo nos regala la ocasión de recordar los años que lo hemos estado disfrutando encima de la moto con su estilo tan sobrio, efectivo y peculiar que lo ha convertido en un piloto único.

Tan sorprendente ha sido el regalo que da la impresión que, como tantas otras cosas, lo han estado negociando a varias bandas para anunciarlo a última hora, en un acuerdo in extremis. Quizá, quizá, sea cierto aquello que Lorenzo y Honda han llegado a un acuerdo económico para que Jorge se baje de la moto, quizá Ezpeleta lo supiera y por eso se hiciera el listillo en su reciente entrevista “sugiriéndole” a Jorge la retirada (porque la gente que ocupa puestos como los de Ezpeleta no opina, “sugiere”), y quizá yo pase por un paranoico cuando hasta los periodistas que defendían que Honda quería bajar a Lorenzo de Honda ahora ni nombren algún tipo de acuerdo, no sea que Repsol de la imagen de haber despedido a Lorenzo, y nadie quiere esto. Pero como he apuntado, quizá yo sea un paranoico y quizá Alzamora no esté dándolo todo para llevar a su protegido Alex al sillín aún caliente de la moto de Lorenzo desde hace algún tiempo.

Lo que no podemos negar es que Jorge se ha quitado un peso de encima visto lo visto en su comparecencia, y aún mas visto lo cerca que ha visto la silla de ruedas en los últimos tiempos. Y no tiene que demostrar nada en este mundo (y si a alguien tiene que demostrarle algo es a alguien empeñado en no reconocerle, así que mejor ahorrar energías) y si Jorge se va contento, lejos de sentir nostalgia adelantada o decir que deja un hueco, diré que yo también estoy contento y me alegra mucho haberle seguido durante todos estos años, haber tenido la oportunidad de verle luchar para ganar y ganar luchando contra sí mismo y el resto del mundo, cosa que lejos de ser un hueco a rellenar es un gran ladrillo que construye ese invento llamado MotoGP, otrora conocido como Campeonato de Mundo de Velocidad.

Un gran ladrillo que se ha conseguido con victorias y palmarés, un palmarés que lejos de los fríos números de archivo público y visitable en motogp.com nos deja una serie de hitos por encima de los números y estadísticas que han convertido a Jorge Lorenzo en un Campeón y no en un gran piloto cualquiera.

Jorge Lorenzo

Jorge Lorenzo fue el primer español en ganar MotoGP, y el segundo en ganar un Mundial de la categoría reina, tras Alex Crivillé, resarciendo y cicatrizando las cicatrices abiertas que dejaron Pedrosa y Gibernau (y quizá, si no lo viviste sin haber vivido la época pre Crivillé no entiendas lo que quiero decir y lo que significó aquel 10 de Octubre de 2010).

Dentro de la categoría reina, Lorenzo ha sido el único piloto que ha vencido a Stoner, Rossi y Marc Márquez.

Lorenzo es el piloto menos querido por las aficiones de otros pilotos, y es que ganar a tu piloto favorito repetidamente no suele generar simpatía, al menos mientras uno de los dos está en activo .

Lorenzo fue el piloto que dio tanto miedo a Rossi que éste obligó a Ezpeleta a convencer a Bridgestone y Michelin a compartir box, confirmándose los miedos a la primera que ambos pilotos gozaron del mismo material y Lorenzo se coronaba por primera vez en MotoGP.

Lorenzo ha sido el único piloto capaz de vencer a Rossi fuera de la pista, no una sino dos veces. El gran órdago de Rossi a Yamaha pidiendo que no renovaran a Lorenzo terminó con el italiano en Ducati demostrándonos lo bueno que era Stoner, y en el innombrable 2015 ningún TAS fue incapaz de quitarle a Jorge lo que se ganó en pista, lo que terminó con Lorenzo en Ducati y Yamaha lamentándolo aún (¿o no?).

Lorenzo fue el piloto capaz de ridiculizar, sólo con su pilotaje y tozudez, al CEO de Ducati.

Lorenzo ha sido el único piloto al que su marca le ha pedido que no gane para favorecer a otro piloto, sabedores de la incapacidad del otro piloto para ganarle.

Y sobre todo, Jorge Lorenzo ha sido el único piloto que ha tenido la voluntad de ganar (por segunda vez) un Mundial con Marc Márquez en pista, lo que le llevó a Ducati, lo que le llevó a Honda y lo que le ha llevado a la retirada por sus últimas lesiones “y quién sabe qué más tejemanejes interesantes”, tan interesantes como para que Ezpeleta “sugiera”.

Y esto ha sido lo que ha retirado a Lorenzo, su voluntad e intento de ganar a Márquez mientras Domenicali prefería tener en sus filas a Petrucci. Así que mientras que Lorenzo nos ha regalado su retirada, mientras Lorenzo nos ha regalado su carrera deportiva, el resto de pilotos seguirán luchando por ser el mejor de su equipo y quejarse de las motos con las que Lorenzo ganaba.

El 14 de noviembre es y será la celebración de la carrera deportiva de Jorge Lorenzo.

Al tiempo.

Manolo Fernández.

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias